Connect with us

Nación

Romero Deschamps: de chofer a “jeque” petrolero

Romero Deschamps: de chofer a “jeque” petrolero

Carlos Romero Deschamps se mantuvo en el poder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) durante 26 años. En ese periodo el líder ha sido conocido por gustar relojes caros, yates de millones de pesos y, del mismo modo, su familia ha disfrutado de las mieles de la riqueza; sin embargo, se sabe que Carlos Romero provino de una familia humilde que estaba muy lejos de poseer miles de millones de pesos.

Nacido en 1944 en Tampico, Tamaulipas, se presume que “El Güero Guacamaya”, como solían conocerlo, pues su rostro se coloraba debido al sol, trabajó como vendedor ambulante, cargador y chofer. Entre los muchos oficios que desempeñó, Deschamps cortó leña para una señora, esposa de un superintendente de Petróleos Mexicanos (Pemex) quien tras conocerlo, lo invitaría a trabajar con él en la refinería ubicada en Salamanca, Guanajuato.

En aquella época, el STPRM era liderado por Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”, quien tras serle presentado “El Güero Guacamaya”, vio alguien en quien podía confiar pues se mostraba apasionado de las ideas sindicales.

Tras conseguir el trabajo de planta de Pemex en el área de operación de la Ciudad de México y unirse al sindicato, Romero Deschamps fungía constantemente como chofer de “La Quina”.

Para los primeros 5 años de la década de los 70, con una mayor cercanía al líder, Carlos Romero comenzó a ser apoyado para que fuera conocido y representara a la sección 35 de Azcapotzalco. El puesto lo ocupó en 1980 por mandato de “La Quina”, luego de que Héctor Martínez, cabecilla de la sección, regresara de Brasil tras irse de fiesta.

Con todo el respaldo de Hernández Galicia, Deschamps fue impulsado en 1985 para que la sección 35 creciera con la incorporación de los miembros de Tula, Hidalgo. Posteriormente, a finales de la década y con las recientes campañas electorales en las cuales Manuel Clouthier, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Rosario Ibarra y Carlos Salinas de Gortari competían por la presidencia, el joven representante se pronunció para que el STPRM se desligara del Partido Revolucionario Institucional (PRI), insistiéndole a Hernández Galicia para que ejecutara la decisión.

Más en LaHoguera:

Existe la versión de que “La Quina” habría advertido al PRI que no apoyaría ninguna maniobra contra el hijo del general Lázaro Cárdenas, lo cual a la postre lo enemistaría con Carlos Salinas.

Posteriormente “La Quina” fue detenido en 1989, en el mandato de Salinas y entregado a la PGR por el delito de evasión fiscal de 3 mill millones de pesos, introducción ilegal de aeronaves con un costo superior a los 10 millones de dólares, homicidio calificado por el asesinato del líder Óscar Torres Pancardo y acopio de armas exclusivas del ejército.

El líder sindical acusó a Romero Deschamps de traidor pues supuso que él lo entregó al gobierno desde 1985 cuando no acudió a una reunión. Para “La Quina”, su antiguo chofer era un espía.

Romero Deschamps lidera el sindicato

Los próximos 4 años, el gobierno impuso a Sebastián Guzmán Cabrera como líder sindical; sin embargo, éste saqueó los recursos del STPRM, despidió a más de 10 mil trabajadores por orden del gobierno, además de vender y rematar patrimonio sindical.

En 1993 Carlos Romero Deschamps, simpatizante del PRI, es designado como el líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana. En su mandato se vio envuelto en distintos escándalos, el primero de ellos en el 2000, conocido como el ‘Pemexgate’, cuando en las elecciones presidenciales desvió 500 millones de pesos para apoyar la campaña presidencial del candidato Francisco Labastida. Ese año las elecciones fueron ganadas por Vicente Fox Quesada, del Partido Acción Nacional (PAN).

También estuvo en la mira de los medios pues desde su asenso a la dirigencia, Deschamps compró departamentos de lujos y yates con un valor estimado de un millón de dólares. Asimismo, porta consigo relojes boutique que tienen un costo entre 40 mil y 200 mil dólares, como el de la marca Audemars Piguet.

Su carrera no se ha desarrollado sólo dentro del Sindicato, pues también se desempeñó como diputado en tres ocasiones y dos veces como senador por la vía plurinominal. Esto causó polémica por su vida fastuosa ya que su salario no superaba los 30 mil pesos.

Además de la vida de lujos que llevan sus hijos, las apuestas de más de 20 mil pesos en carreras de caballos realizadas por su chofer, el supuesto préstamo de 500 millones de pesos solicitado a Pemex para la construcción de viviendas, y la construcción de una casa en Acapulco con un costo mayor a los 6 millones de dólares, Romero Deschamps es investigado en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador por la Fiscalía General de la República.

Al igual que su predecesor, “La Quina”, Deschamps fue denunciado por lavado de dinero de 76 millones de pesos y por enriquecerse ilícitamente con 36 millones de pesos. Tras ello, supuestamente sus cuentas fueron congeladas el pasado 14 de octubre; sin embargo, el mandatario desmintió el hecho, pero continúan las pesquisas hacia él y su familia.

Actualmente, personas cercanas al sindicalista especulan su salida del STPRM pese a que en 2017 haya sido reelecto para mantenerse en el puesto hasta 2024. Ante la posibilidad, el jefe del ejecutivo asegura que no intervendrá en la designación de un nuevo representante. Carlos Romero, “El Güero Guacamaya” podría correr la misma suerte que su padrino “La Quina” e ir a la cárcel.

Según el presidente hay dos expedientes abiertos en la FGR contra el líder petrolero por ingresos y obtención de recursos, originados por avisos de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda.

No obstante, nadie sabe el paradero de Carlos Romero Deschamps. Líderes se encuentran reunidos en la sede del STPRM en la Ciudad de México, pero no se ha visto al tampiqueño.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones