Connect with us

Cultura

Patricia Aridjis: vivir a través de la fotografía

Foto: Patricia Aridjis

Patricia Aridjis tiene más de 30 años de experiencia en la fotografía, y a pesar de sonar mucho tiempo, ella no se imagina un día que no tenga que ver con su profesión, o realizando algo diferente.

“Me encanta dar clases de fotografía, es una de las actividades que más gozo y la fotografía es una de mis principales pasiones”, dice, en entrevista con La Hoguera, la renombrada fotógrafa quien también puede amanecer bailando todos los días, por su otro amor: la danza.

Patricia Aridjis, originaria de Michoacán, estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma Metropolitana, campus Xochimilco, y desde 1992 se dedica profesionalmente a la fotografía.

A lo largo de su trayectoria ha ganado un sinnúmero de reconocimientos y premios, entre los que destaca la Medalla al Mérito Fotográfico 2020 otorgada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Fototeca Nacional. Además de participar en 26 exposiciones individuales y 63 de manera colectiva tanto nacional como internacionalmente.

La experta en la materia, quien ha fotografiado a cientos de personas en circunstancias diferentes, ahora muestra su lado más íntimo y habla a detalle de quién es ella y su amor por la naturaleza, así como por las emociones que pasa un fotógrafo en medio de esta pandemia pues, como muchas otras cosas, la fotografía no ha parado.

Foto: Patricia Aridjis

“Tengo varias actividades que me gustan mucho, me gusta el cine, escribir y leer, de hecho estoy en un taller de narrativa, me gusta bailar, y tengo un amor profundo por la naturaleza y los animales, a todos los seres vivos”, sonríe convencida.

El amor a los animales la llevó adoptar a quien ahora es su mejor amigo de compañía y emprender una iniciativa propia con el fin de ayudar a los animales, muchos de ellos abandonados o maltratados.

“Me entró una ansiedad por salvar a perros; me entró una obsesión por ayudar a los animales y ahora ya lo tomo como una misión de vida; es algo que no pude dejar pasar por alto… Un día me dije a mí misma que debía hacer algo por ellos en mi entorno y dentro de mis posibilidades”.

En seguida, Patricia Aridjis empezó a dedicarse de manera comprometida, con el objetivo de asegurar una casa a los mejores amigos de las personas.

Te puede interesar: Arrasa ‘Adú’ con 13 nominaciones a los premios Goya 2021

Destaca que quisiera hacer más y el anhelo de poner un albergue en un futuro, pero mientras llega ese escenario, hace todo lo que está en sus posibilidades. “Cada vez que puedo rescatar a un perro y encontrarle un lugar donde vivir adecuadamente me siento muy bien”, dice la fotógrafa que ha rescatado y colocado en casas, desde 2016, a cerca de 30 animales, entre perros y gatos

Una fotógrafa de carne y hueso

Patricia Aridjis tuvo la oportunidad de acudir al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán con el fin de dar testimonio de la pandemia del Covid-19; sin embargo, nunca se imaginó que lo que vería a través de su lente la dejaría en shock.

La artista visual menciona que fueron dos meses seguidos de tomar placa tras placa, con todos los cuidados, pues la fotografía no se detiene por ser este un testimonio, ya que lo que estamos viviendo es inusitado.

Foto: Patricia Aridjis

“Yo llegaba abatida, porque veía a veces gente joven, porque se tiene la creencia de que solamente afecta a la gente mayor pero la verdad es que había gente joven que estaba grave”, cuenta a La Hoguera.

Menciona que la pandemia le afecta mucho a México porque tiene muy mala alimentación y el sistema inmunológico, de la mayoría de la población, no es muy fuerte. Muestra de ello son las personas que tienen comorbolidades como obesidad, hipertensión y diabetes.

“Sí me tocó ver gente muy grave, en situaciones que ya casi estaban a punto de morir, y la verdad yo no estoy acostumbrada a fijar este tipo de imágenes. Fue muy duro y creo que sí es importante dejar un testimonio de esto que estamos viviendo y que nos cambió la vida”, señala.

Entre sus próximos trabajos está Sangre de mi Sangre, que es un proyecto que trata de plasmar a las mujeres en duelo, “que comencé desde hace un año y ahora con lo de la pandemia no realicé tanto como hubiera querido”.

Se refiere a mujeres que por diferentes circunstancias han perdido a sus hijos. Entonces estuve yendo con las mamás de la Guardería ABC, así como mamás de desaparecidos.

“Quiero seguir; me ha constado mucho trabajo porque es muy doloroso y delicado. Además, creo que se necesita mucho respeto para tratarlo”, concluye.

Te puede interesar: Documental muestra a Zihuatanejo en blanco y negro

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones