Connect with us

Cámara de Diputados

Cámara de Diputados celebra 45 aniversario de la UAM

Cámara de Diputados celebra 45 aniversario de la UAM
Foto: Twitter

Este martes la Cámara de Diputados realizó una sesión solemne para conmemorar el 45 aniversario de la creación de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Durante la misma, los diputados recordaron algunos de los pasajes históricos de la institución educativa, no obstante, también se criticó cómo la educación ha apostado por la copia de modelos educativos y tecnológicos en lugar de impulsar los propios.

Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la UAM, inició la sesión dando un panorama actual de la Universidad, afirmando que después de 45 años hoy se busca la aportación de alumnos que sean elementos de emprendimiento social formándolos a través de 843 aulas, 591 laboratorios de investigación, 92 talleres, 5 bibliotecas para ofrecer 82 programas de licenciatura y 111 de posgrado con 3088 profesores investigadores de los cuales el 87% cuentan con un grado de maestro o doctor.

Pese al avance de las últimas 4 décadas y media, el rector aceptó que actualmente se tienen desafíos de alcance nacional y global como lo son el garantizar los derechos universitario, promover la equidad, la atención a los problemas de género, la atención urgente a las amenazas a la sustentabilidad y la inclusión educativa como atención a una justa demanda social.

Ricardo de la Peña Marshall, diputado del PES, celebró este aniversario de la universidad, sin embargo, criticó que durante las últimas décadas se dejó de lado la idea de López Portillo de intentar fortalecer Pemex y otras empresas paraestatales con tecnología mexicana. Por el contrario, dijo, no se ha seguido el ejemplo de esta escuela de estudios superiores que, como otras, han apostado a la autonomía tecnológica pasando a depender del extranjero, economizando mediante la implementación de modelos probados, pero “perdiendo la brújula” al querer imitar a sociedades “que nada tienen que ver con la nuestra”-

Por su parte, fue Gerardo Fernández Noroña, del PT, quien relató la

llegó como hijo de trabajadores, prejuicios con sueños y sin ideas y ahí le recibieron como uno más, un festival cultural que de entrada aportaba al pensamiento crítico y festivo de la universidad, hí enseñaron a leer, al ser por trimestres periodos entrabas y ya tenías un periodo de evaluación formación marxista sólida.

A inicios de la década de 1970, la explosión demográfica estuvo a su vez acompañada de la demanda de educación medio superior y superior en la zona metropolitana. Esta fue sustentada por la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), la cual entregó en mayo 1973 al entonces presidente de la República, Luis Echeverría Álvarez, un proyecto de la creación de la Universidad Autónoma Metropolitana esperando atender así dicho problema.

Ejemplo de ese problema fue lo reportado en la prensa el 28 de mayo de 1973, cuando se relataba que durante una asamblea de rechazados para ingresar a la Facultad de Medicina de la UNAM se propuso que si el director de dicha escuela no resolvía la admisión de los estudiantes “rechazados” entonces se debía constituir un consejo interno de gobierno y desconocer José Laguna como tal y acusar al rector Guillermo Soberón de apoyar una grave actitud antidemocrática limitando el cupo de aspirantes de primer ingreso en beneficio de “su grupo burgués”.

Ese mismo año, el 29 de noviembre, el doctor Guillermo Ortiz Garduño tomó posesión del recién creado Colegio de Bachilleres opinando que “a fin de promover un desarrollo homogéneo en todo el territorio nacional, evitando “el macrocefalismo educativo”” era “indispensable descentralizar la educación abriendo el número de escuelas necesarias en todo el país” para poder beneficiar a una mayor población juvenil

Por ello, creía que la creación del Colegio de Bachilleres y la UAM a iniciativa del presidente Luis Echeverría ayudaría a la solución de los problemas educativos en el nivel medio y superior de la enseñanza en todo el país ante la falta de técnicos en el interior de la república que propiciara el desarrollo.

Fue tan solo 18 días después, el 17 de diciembre, cuando el Diario Oficial de la Federación vio impreso en sus páginas. En el primer artículo, se establecía su creación como organismo descentralizado del Estado, con personalidad jurídica y patrimonio propio, mientras que el segundo correspondería como cumplir con el impartir educación superior de licenciatura, maestría y doctorado, organizar y desarrollar actividades de investigación humanística y científica con atención a problemas nacionales y preservar y difundir la cultura.

El histórico documento que daba origen y orden a la nueva casa de estudios estaba firmado por el presidente de la República, el secretario de Educación, Víctor Bravo Ahuja; el secretario de Gobernación, Mario Moya Palencia; el secretario de Hacienda y Crédito Público y sucesor de Echeverría Álvarez, José López Portillo, y el entonces secretario del Trabajo y Previsión Social, posterior creador de la escisión del PRI y hoy longevo líder de la derecha oficialista de “izquierda”, Porfirio Muñoz Ledo.

La vigencia del mismo comenzó 15 días después, por lo que el 1974 inició oficialmente con una nueva universidad que 45 años después sería uno de los íconos de la educación pública y una de las opciones educativas más importantes de la zona centro del país. Por ello, se instaló el Patronato, para que posteriormente el secretario de Educación diera posesión a la Junta Directiva y se nombrara el 10 de enero al arquitecto Pedro Ramírez Vázquez como el primer rector de la UAM.

Finalmente, esperando atender a la comunidad de distintas zonas de la ciudad se nombraron a los doctores Juan Casillas García de León, Alfonso Fernández y Ramón Villareal para ser los titulares de las unidades Azcapotzalco (arquitectura), Iztapalapa (investigación científica), Xochimilco (salud).

También en La Hoguera:

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones