Connect with us

Nación

Movimientos estudiantiles de la UNAM, semilleros de la política mexicana

Foto: Especial

La primera semana del mes de septiembre finalizó con una nueva protesta en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM alentada por al menos por un par de decenas de personas encapuchadas que se identificaron como estudiantes.

Por este tipo de protestas, facultades como esta o la Facultad de Filosofía y Letras se han hecho famosas al interior de la universidad e incluso fuera de la misma. En esta ocasión, los encapuchados que lideran la movilización para evitar que Ricardo Anaya participe en un diplomado de la FCPyS-UNAM señalan que cubren sus rostros para evitar posibles “represiones” ante ello.

Hoy desde el gobierno y partidos políticos, algunos se han opuesto a esta acción apelando a la pluralidad que debe mantener la casa de estudios acusándolos de que detrás de ellos se encuentran patrocinadores.

Fernando Belaunzarán, integrante de la dirección colegiada del PRD, por ejemplo, señaló que el movimiento estudiantil democrático “siempre da la cara”, contrario a la ausencia de nombres y apellidos de alumnos que se estarían oponiendo a la participación de Anaya en la UNAM.

Y es que este ha sido una figura pública desde su paso por esa universidad siendo parte del Consejo Estudiantil Universitario (CEU) en la década de 1990, participante y convocante del Movimiento de Excluidos de la Educación Media Superior en 1995 y participante del “ala moderada” del Consejo General de Huelga de 1999.

Este no es el único caso de políticos vigentes que han forjado algunos de los movimientos estudiantiles. Quizá el caso más vigente es el de la Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Shienbaum. Esta también forjó sus primeros pasos de lucha política en el CEU a partir de 1986, que en su tiempo fue parte del ala juvenil que dio fuerza al perredismo capitalino.

Te puede interesar: Pocos deciden “paro activo” en Ciencias Políticas de la UNAM

Tanto influyó su participación en el mismo que fue ahí donde conoció a quien posteriormente fuera su esposo, Carlos Imaz, quien entonces jugaba el papel de líder estudiantil y con quien se casaría un año después. Hoy, Carlos Imaz se desempeña como profesor en la mencionada Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Dicho movimiento también tuvo entre sus filas a la hoy famosa y presa Rosario Robles, quien desde la Facultad de Economía se integró al movimiento en el ala de profesores y posteriormente se unió a la campaña presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas en el proceso electoral que culminó en 1988 con el triunfo de Carlos Salinas de Gortari.

Finalmente, quizá el caso emblemático de un político actual proveniente de las luchas estudiantiles sea el del diputado de Morena, Pablo Gómez. Su activismo político inició oficialmente a sus 17 años, cuando se unió al Partido Comunista Mexicano (1963) y se consumó con su participación en el movimiento estudiantil de 1968.

La tarde del 2 de octubre vio caer en la Plaza de las Tres Culturas a varios de sus compañeros de lucha alcanzados por las balas o por los militares que custodiaban el movimiento aquella tarde, siendo él parte del saldo de detenidos, motivo por el que permaneció hasta 1971 en la desaparecida cárcel de Lecumberri en donde hoy reposa gran parte del acervo histórico documental de México continuando su lucha en partidos ubicados en el espectro de la “izquierda mexicana” como el PSUM, PRD, PT y Morena tras la amarga y trágica experiencia del Halconazo efectuado el 10 de junio de 1971.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones