Connect with us

Nación

El PRD es la izquierda; AMLO, el “autoritarismo personificado”: Ángel Ávila

El ‘tsunami’ Andrés Manuel López Obrador y el Movimiento Regeneración Nacional redefinió el plano político de México en las elecciones del primero de julio. Dejando en el Partido de la Revolución Democrática uno de los mayores afectados.

Definiendo a López Obrador como el “autoritarismo personificado” Ángel Ávila, secretario general del PRD, habla en La Hoguera sobre el papel del partido ante el nuevo gobierno y el lugar de la izquierda en este nuevo escenario. De paso, responde a las duras sentencias de uno de los fundadores del Sol Azteca.

Porfirio Muñoz Ledo, fundador del partido, los da por muertos. Asegura que el PRD va camino a desaparecer y que es merecido.

Porfirio Muñoz Ledo es un ‘saltimbanqui’ de la política, que es lo que muchas veces la gente critica. Él va a llegar ahí no porque hizo campaña con Morena sino por lo que hizo López Obrador. Porfirio ha sido presidente del PRI, del PRD, del PARM, se fue con Vicente Fox a trabajar al PAN, luego regresó con López Obrador, y ahora está en Morena. Si Porfirio Muñoz Ledo viviera otros 10 años seguramente estaría en otro partido político.

Es de esos personajes que pudiera ser muy inteligente pero ha pasado por todos los partidos en busca de cargos. Fue presidente y senador del PRI. Como presidente del PRI le robó el primer triunfo a la izquierda en Nayarit con Alejandro Gascón Mercado. Hoy no lo quiere decir pero él negoció que la izquierda no llegara a gobernar.

Después se fue con el ingeniero Cárdenas, se peleó con él, quería ser candidato presidencial en 2000. Se fue al PARM, partido satélite, luego con Vicente Fox y Martha Sahagún a cobrar como embajador de México ante la Unión Europea. Luego regresó con López Obrador, luego se fue al PT, me faltó, fue diputado federal por el PT hace 6 años. Hoy está en Morena.

Si mañana hay un partido nuevo, ahí va a estar. Cuando buscas cargos políticos evidentemente tienes que hablar mal del partido que dejaste. Diría el propio Muñoz Ledo “para tener la lengua larga hay que tener la cola corta” y Porfirio tiene una gran cola, mucha.

Tú dijiste que el PRD podría cambiar de nombre por haber cumplido su “misión histórica”, pero la principal crítica al próximo gobierno son sus posturas similares al priismo previo a que surgiera el PRD. ¿Entonces se cumplió?

Exacto, es parte del proceso de reflexión. El PRD luchó por que hubiera elecciones libres, limpias, democráticas, sin intervención del gobierno, con órganos autónomos para organizarlas y calificarlas.

¿Dónde nos coloca? A la vuelta de la esquina. Morena vuelve como el viejo PRI. Gana la Presidencia de la República y tenemos un presidente que no se puede distinguir si es presidente del partido o Presidente de la República.

Cuando a López Obrador le preguntan del fideicomiso fraudulento de Morena, donde ingresaron más de 40 millones de pesos en efectivo, en lugar de decir “que lo vea mi partido y su presidenta Yeidckol Polevnski”, sale a defender el fideicomiso.

No sabemos si López Obrador habla como el “primer morenista del país” o como el Presidente de la República. Como en los tiempos del PRI en los que el Presidente de la República era el “primer priista del país”. El Presidente hablaba también a nombre del PRI. Con López Obrador vamos a volver al mismo autoritarismo y centralismo, lo vemos con las coordinaciones estatales.

Por eso es importante valorar si el PRD ha cumplido su misión histórica, o si debe renacer como esta oposición que se oponga a las visiones autoritarias que propone Morena. Como la descentralización de las secretarías de Estados donde pueden perder su empleo miles de trabajadores. Decisiones que puede tomar el Presidente y que pueden afectar a la ciudadanía.

El cambio de nombre tiene que ver con eso. Si el PRD cumplió su misión histórica o si es el mismo de hace 30 años. O si, a lo mejor, no tiene que cambiar de nombre y siglas, pero sí hay que reagendar un nuevo programa de gobierno con redes sociales, E-Gobernment, políticas públicas más abiertas. Temas que hace 30 años no estaban en la plataforma del PRD.

Es la discusión que tenemos de dar de aquí a que termine el año sobre qué oposición queremos que sea el PRD. Una oposición inteligente y responsable pero siempre combatiendo el autoritarismo.

También se ha hablado de un relevo generacional. ¿En qué consiste esta idea? ¿Qué perfiles se están buscando?

A veces se escucha que en el PRD ya no están sus líderes históricos o sus candidatos presidenciales, que sus fundadores tal vez están en Morena. Hoy el PRD se visualiza de manera distinta. Hay jóvenes como puedo ser yo o más jóvenes todavía. Compañeros que van a ser diputados, que son dirigentes, pero que tal vez no son tan conocidos.

Te puedo mencionar a compañeros como Víctor Hugo Lobo, Julio César Moreno, Beatriz Mujica. Personajes jóvenes que le pueden dar al PRD una visión diferente, entender el tema de las redes sociales y las nuevas tecnologías. El relevo generacional es un relevo de ideas pero también de personajes que la gente tiene que ir conociendo en este nuevo PRD.

Hace unos días Yeidckol Polevnski describe a Morena como partido y no dice que es de izquierda, tú estuviste de acuerdo. Pero otras figuras como Gerardo Fernández Noroña acusan que el PRD tampoco es de izquierda por aliarse con el PAN y “marchar con un yunque al cuello”.

Al contrario, hay que decirle a Fernández Noroña que el yunque lo llevan ellos. Hoy en su partido político está Manuel Espino Barrientos, el dirigente histórico de El Yunque. Está José María Martínez, senador de Jalisco, también dirigente de El Yunque.

Están aliados con el Partido Encuentro Social, un partido evangélico, que no reconoce los derechos de tercera generación. No reconoce los matrimonios igualitarios, para el PES el único matrimonio es el que Dios dice, entre un hombre y una mujer.

Hoy con Noroña están Manuel Espino, el Partido Encuentro Social, Gabriela Cuevas, Germán Martínez Cázares, Fadlala Akabani. Todo el PAN está ahí. Con Noroña está uno de los principales impulsores del neoliberalismo que se llama Alfonso Romo, que fue beneficiario del Fobaproa y que va a ser jefe de la oficina de López Obrador.

Entonces Yeidckol Polevnski tuvo que decir la verdad y no tuvo cara para decir que Morena es un partido de izquierda con todos estos personajes. Está Manuel Bartlett, el que le robó la elección a Cuauhtémoc Cárdenas, hoy está en Morena.

Por supuesto que cuando le preguntan a Yeickol si Morena es de izquierda dice “no bueno, Morena es un partido donde caben todas las ideologías”. Claro, porque finalmente Morena aspira a ser el nuevo PRI. Antes en el PRI había un Presidente fuerte y estaban todas las visiones ideológicas. La izquierda con el cardenismo, Cuauhtémoc Cárdenas y los que salieron de la Corriente Democrática. Estaba el centro y estaban los neoliberales que eran los pro-empresariales.

Fernández Noroña no tiene cara para decir que el PRD no es de izquierda. El PRD es de izquierda porque su programa promueve los valores de la izquierda y tiene políticas progresistas de izquierda. Las ha hecho en sus gobiernos.

Espero que Fernández Noroña proponga, por ejemplo, revertir todas las reformas que dicen que se aprobaron en el Pacto por México que dice que son dañinas para el país. Si fueran tan malas López Obrador estaría promoviendo quitarlas. ¿Por qué no las quita? Porque Alfonso Romo las aplaude y otros más.

Dice que solamente quiere quitar la Educativa porque hizo un pacto con el SNTE y Elba Esther Gordillo. Si son tan malas que eche atrás la Reforma Energética. Que eche atrás la Reforma Fiscal que es la que le da recursos al Estado y que por primera vez en la historia los empresarios pagan. Que eche atrás la Reforma en Telecomunicaciones que genera competencia en medios electrónicos y que no pague roaming la gente.

Quiero ver a Noroña y a Paco Ignacio Taibo II que hagan las expropiaciones que dijeron que iban a hacer. Hoy no hay cara en Morena para decir que son de izquierda. Son una mescolanza de muchos personajes que se fueron a Morena por ambiciones personales, ya tienen un cargo. Pero no hay una ideología de partido político.

La única ideología que cuenta es la de López Obrador, esa es la que vale, el presidencialismo nato, 32 coordinadores en las entidades que él va a gobernar. Si hoy López Obrador dice que se va a hacer el aeropuerto se hace, pero si tiene una mala noche mañana va a decir que se haga en Santa Lucía, o que se concesione, o que se cancele. Nadie sabe.

No hay una ideología clara sobre que quieren López Obrador y Morena para el país. Hoy en el PRD están claros los valores de la izquierda como en otras partes del mundo. La centro izquierda, como la socialdemocracia, puede hacer alianzas con la centro derecha.

Hoy en Alemania el Partido Socialdemócrata tiene una alianza con Angela Merkel y al país le ha ido muy bien sin perder sus identidades. En Chile la centro izquierda y la centro derecha hicieron una alianza para combatir al dictador Augusto Pinochet. Eso no quiere decir que la izquierda se pierda. Yo no sé en Morena como le van a hacer con toda esta mescolanza de personajes.

Ante el futuro gobierno de López Obrador-Morena y por como quedaron PRI, PAN, PRD y los demás partidos ¿dónde queda la izquierda en México?

El PRI se transformó en Morena. Por eso muchos priistas se fueron a Morena y muchos gobernadores apoyaron a López Obrador. El PAN queda como el partido de la centro derecha que históricamente ha sido en este país. El Partido Encuentro Social es la ultraderecha que se alía con Morena.

Morena, que aspiraba a ser de izquierda o ultraizquierda con Noroña, Taibo II y lo que tú quieras, hoy es el partido de la mescolanza ideológica por cargos de poder. La izquierda real queda en el PRD donde, con políticas progresistas, vamos a impulsar las banderas que le dieron origen al PRD.

Lo más importante: esta izquierda va a luchar contra el autoritarismo y contra la concentración del poder en una sola persona. El PRD luchó contra el presidencialismo muchos años para que el presidente no decidiera sobre la vida política del país, que hubiera división de poderes. Lo que quiere López Obrador es, tipo Donald Trump, el autoritarismo vertical.

Si el INE dice que el financiamiento al fideicomiso fue ilegal y Morena tiene que pagar una multa, López Obrador va contra ellos. Como Donald Trump, agarra su Twitter y desde ahí empieza a fustigar a las instituciones y les dice “a mí no me estén diciendo eso porque aquí el que manda soy yo. Entonces INE tienes que salir a pedirme una disculpa”.

Si no le gusta alguna publicación en algún medio de comunicación como el Reforma sale con su Twitter, como Donald Trump contra The New York Times o Washington Post, y dice que son prensa fifí. Si él quiere imponer a su fiscal carnal no le importa el Congreso ni la sociedad civil porque para él la sociedad civil son los pirrurris.

Estás viendo al autoritarismo personificado. El PRD es la izquierda porque va a luchar contra ese personalismo político, esa reedición del presidencialismo que va a ser Andrés Manuel López Obrador y que fueron las causas de la fundación del PRD.

“No supimos comunicarle a la gente qué vendía el PRD”: Ángel Ávila

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones