Connect with us

Internacional

Chalecos amarillos salen a la calle de nuevo; Macron los acusa de querer “derrocarlo”

Chalecos Amarillos vuelven a salir a las calles en Francia el gobierno francés afirma que quieren derrocarlo
Foto: Twitter

Alrededor de 50 mil «chalecos amarillos» salieron este sábado a las calles para manifestarse en contra del gobierno de Emmanuel Macron en Francia. El «Acto VIII» reunió alrededor de 4 mil personas en la ciudad de París, habiendo movilizaciones simultáneas en ciudades como Rouen (1000-2000 asistentes), Burdeos (1000 asistentes) y Nancy.

El saldo de detenidos ascendió a 103 en la octava jornada de protesta del país galo. Pese a que el número de manifestantes ha disminuido respecto al inicio del movimiento, este se ha comenzado a radicalizar. Además de enfrentamientos entre policías o gendarmes y manifestantes, de acuerdo con medios locales, Benjamin Griveaux, portavoz del gobierno francés, fue desalojado de su oficina ubicada en el Ministerio de Relaciones después de que un grupo de 15 personas tomaran un vehículo de obras para abrir la puerta del recinto, accediendo al patio del inmueble, dañando vehículos y varios cristales.

Sobre el hecho, Griveaux señaló en Twitter que agradecía a los oficiales del Ministerio por haber intervenido en dicho suceso, señalando que ese no fue un ataque contra un ministerio sino en contra de la República y calificando a este grupo de «enemigos de la democracia».

El portavoz del gobierno de Francia se ha visto envuelto en polémicas durante los últimos días. Apenas unas antes de este ataque a su lugar de trabajo, este se había burlado de Eric Drouet, uno de los «chalecos amarillos» más conocidos, acusando que este solo consideraba a RT France como el único medio «libre», insinuando que esta era la razón por la que manifestantes habían intentado bloquear las instalaciones del diario L’Est Républicain.

🔥 Te puede interesar:
Macron llama al orden en Francia; promete “respuesta severa”

También, el día de ayer, había expresado ante medios de comunicación que los que continuaban movilizándose eran «agitadores que quieren la insurrección y […] derrocar al Gobierno». Esta declaración se dio después de que en una página de Facebook, en donde se publican posicionamientos «generales» del movimiento de los #GiletsJaunes, se diera a conocer una carta titulada «Francia en cólera», en la que señalaban que tanto el presidente Macron, como el resto de los integrantes del gobierno, ya habían perdido su credibilidad, emplazándolo a cambiar su actitud y darles la bienvenida para sostener una mesa de diálogo. Negaron su apoyo a la realización de la «Gran consulta nacional» prometida por Macron en la primera quincena del mes de diciembre en 2018, cuando indicó que se someterían a este mecanismo algunas cuestiones en temas electorales, de inmigración, fiscales y ecología:

«Consideramos que es una trampa política para tratar de ahogar el tema que usted le aterroriza: restituir la soberanía al pueblo de Francia mediante la creación del «Referéndum de la Iniciativa Ciudadana» en todos los asuntos, pero también en el establecimiento de una disminución significativa en todos los impuestos sobre los productos primarios necesarios y finalmente, una disminución significativa en todas las pensiones, salarios, privilegios y retiros actuales y futuros de funcionarios estatales electos y de alto rango».

Mientras tanto, tras las protestas, el presidente Emmanuel Macron ha expresado que la violencia extrema ha atacado a la República a través del daño provocado a «sus guardianes, sus representantes y sus símbolos», acusando que quienes raelizan este tipo de actividades «olvidan el corazón de nuestro pacto cívico». Frente a estos hechos, prometió que se hará justicia y que todo el mundo debe guardar calma para poder debatir y dialogar.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones