Connect with us

Cultura

Sally Field da cátedra de actuación en Todos mis hijos, un drama de Arthur Miller

Sally Field da cátedra de actuación en Todos mis hijos, un drama de Arthur Miller

La actualidad de Todos mis hijos (All my sons) se constata en cada tragedia que ocurre en el mundo o en México: una buena dosis de negligencia, de desdén, de irresponsabilidad, de culpa y de mentiras hacen del drama escrito por Arthur Miller y estrenado en Broadway, en el Coronet Theatre, en 1947, una pieza en la que cualquiera puede reconocerse en sus personajes.
 
La cuarta entrega de la temporada 2019-2020 del National Theatre Live, que desde Londres trae lo  mejor de la escena inglesa al Lunario del Auditorio Nacional, es quizás la más humana de la obras hasta ahora representadas, pues sus personajes no son reyes, ni actores o actrices de cine, sino gente común cuyos dramas domésticos pueden derivar en tragedias llenas de metáforas.
 
La actriz californiana Sally Field vuelve a la pantalla mexicana, pero ya no del cine, cuyas actuaciones en Norma Rae (1979) y Places in The Heart (1984) le redituaron sendos Oscares. A ella se suma otra figura, Bill Pullman, y un grupo de jóvenes y talentosos actores jóvenes.

Field es Kate, la matriarca de una familia estadounidense, en el elenco de la obra de Miller producida por The Old Vic Theatre y la compañía independiente Headlong, con la dirección de Jeremy Herrin, que se transmite este lunes 2 de diciembre, a las 20 horas, en el Lunario.
 
Aunque en México es desconocida su participación en teatro, Sally Field sin duda da una cátedra de actuación con su interpretación de Kate, una mujer donde convergen todos los dramas y cuya aparente obstinación por mantener vivo el recuerdo de un hijo desaparecido no es otra cosa sino una máscara para proteger a su familia de la culpa y el escarnio.
 
El drama se sitúa en Estados Unidos, en 1947. A pesar de las decisiones difíciles, Joe y Kate Keller son un matrimonio con una historia de éxito empresarial. Juntos construyeron una casa, criaron dos hijos y establecieron un negocio próspero, pero nada dura para siempre y sus vidas felices, ya ensombrecidas por la pérdida de su hijo mayor en la guerra, están a punto de colapsar. Con el regreso de una figura del pasado, verdades enterradas hace tiempo saldrán a la superficie y el precio de su sueño americano quedará al descubierto.
 
La nueva puesta en escena de esta historia basada en hechos reales es una coproducción del National Theatre con el teatro independiente londinense The Old Vic y Headlong, compañía caracterizada por producciones innovadoras que echan mano de la tecnología y alejadas del teatro clásico.
 
El escritor estadounidense Arthur Miller es una de las figuras más poderosas dentro de la dramaturgia mundial. Sus obras se caracterizaron por la crítica social y la primera que destacó fue justamente Todos mis hijos, cuyo estreno sucedió en enero de 1947 en el Coronet Theatre de Nueva York, donde consiguió más de 328 representaciones en 10 meses.

También es el autor de clásicos como Muerte de un viajante (Death of a Salesman, 1949), Las brujas de Salem (The Crucible, 1952), Panorama desde el puente (A View from the Bridge, 1955) y Después de la caída (After the Fall, 1964).
 
El argumento de Todos mis hijos se centra en la ética y los conflictos económicos y políticos que se pueden enfrentar desde el núcleo familiar. La puesta en escena fue muy bien recibida durante su estreno, debido a la cercanía temporal con los conflictos bélicos que afectaron a todo el mundo tras la segunda guerra mundial.
 
La obra fue adaptada para el cine en 1948 por Irving Reis y en 1987 por Jack O’Brien, y cuenta con algunas versiones para radio y televisión. En esta producción del National Theatre Joe Keller será interpretado por Bill Pullman, actor estadounidense con más de 50 años de trayectoria, quien en los años 80 y 90 participó en películas como El día de la Independencia, Mientras dormías y El quinto hombre. Recientemente participó en producciones televisivas como 1600 Penn y en el rol principal en la aclamada serie The Sinner, por la cual fue nominado a los Screen Actors Guild Awars (2019).

Crédito indispensable:
NT Live. Foto: Johan Persson

La multipremiada Sally Field encarnará a Kate Keller. La actriz estadounidense se ha desarrollado en diferentes ámbitos actorales y es una de las mujeres más respetadas del cine hollywoodense. Es ganadora de dos premios Óscar y dos Globos de Oro, por las películas Norma Rae (1980) y En un lugar del corazón (1985), además de tres premios Emmy y un SAG.
 
Esta versión en la que también participan Jenna Coleman, Colin Morgan, Bessie Carter, Oliver Johnstone, Kayla Meikle y Sule Rimi ha tenido una gran recepción por parte de la crítica.
Por ejemplo, para el diario británico The Independent, Ed Cumming realza el talento actoral de los participantes y los describe como “un elenco de estrellas que te sumerge en la trágica maquinaria del clásico de Arthur Miller”.

Crédito indispensable:
NT Live. Foto: Johan Persson

Asimismo, el crítico Michael Billington de The Guardian aplaudió la producción y la obra del dramaturgo estadounidense: “En una era de noticias falsas e incertidumbre moral, esta excelente producción de la obra de Arthur Miller suena tan cierta como siempre”.
 
La familia Keller vive en Estados Unidos en el año de 1947. Sus dos hijos varones fueron enviados a combatir en la Segunda Guerra Mundial, mientras los padres mantienen su exitoso negocio de venta de armamento militar.
 
El sueño americano se rompe cuando el hijo mayor, Larry, desaparece en la guerra. Dos años después, su ex novia Anne comienza una relación con Chris, el hermano menor, ante la negativa de Kate, la madre, quien se rehúsa a verlos como una pareja a pesar de la ausencia de su otro hijo.
 
Un fraude al gobierno de Estados Unidos en medio de la Segunda Guerra Mundial deja expuesta a la cabeza de la familia Keller y el suicidio de Larry tras la decepción que le causa su padre al traicionar a su mejor amigo, el padre de Anne.
 
La obra es fiel a la época en que fue escrita y, aunque sólo transcurre en el pórtico y jardín de la casa Keller, se puede apreciar la moda, tradiciones y formas de vivir de los últimos años de la década de los 40 del siglo XX, gracias a la participación de Max Jones en el diseño del set, Richard Howell como diseñador de iluminación y Carolyn Downing en el diseño sonoro.
 
Jeremy Herrin, quien dirige esta puesta en escena, trabajó en conjunto con The Old Vic y la compañía Headlong, bajo su dirección artística desde 2013. Herrin también ha trabajado en el Teatro Royal Court del Reino Unido y participado en más de una treintena de obras de teatro en países como Irlanda, Francia y Reino Unido.
 
Los boletos en la taquilla del Lunario cuestan 220 pesos.

Crédito indispensable:
NT Live. Foto: Johan Persson

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones