Connect with us

Internacional

Sacerdote «nazi» se mete cocaína en video 

¡Cocaína! Fue lo que se le vio inhalar a un sacerdote en una fiesta en un video revelado por el diario británico The Sun. En una investigación periodística realizada por la institución, también se documentaron prácticas relacionadas con el nazismo, aunque no se especificó la fecha en la que fueron practicadas.

El padre Stephen Crossan, de 37 años, es grabado por la cámara mientras enrolla un billete y se acerca a la mesa: «No debería», le dice a sus acompañantes antes de esnifar una línea blanca. En la habitación había «recuerdos nazis», según The Sun.

Iglesia llama al Estado Mexicano a colaborar contra ilegalidad

La publicación explica que la fiesta duró dos días, en los que el sacerdote llamó a sus amigos a la casa de su parroquia, ubicada en Banbridge, en Irlanda del Norte. En entrevista, el sacerdote negó tener problemas con las drogas: «Fue solo una noche y eso fue todo, no tengo problemas con las drogas».

The Sun dijo que «una fuente» narró que los amigos del párroco llegaron a la fiesta y se quedaron «atónitos al ver objetos de recuerdo nazis, como banderas, sombreros y un águila con una cruz gamada sobre un pedestal en la repisa de la chimenea».

Según otros invitados a la fiesta, el padre les dijo que era un «trabajador social», hasta que se dieron cuenta de que era sacerdote al ver que vivía en los terrenos de la iglesia. «Había estado bebiendo cervezas y Jack Daniel, además de tomar coca».

Las actitudes del padre empezaron a ser más extremas, narraron más invitados, sobre todo respecto a su contenido fascista: «La casa era encantadora, pero nos quedamos pasmados de ver lo nazi. Estaba por toda la casa. En un momento, Stephen se puso una gorra e hizo el saludo nazi».

Externa Iglesia Católica “vergüenza y dolor” ante abusos sexuales de sacerdotes

El sacerdote negó a la publicación la presunta simpatía con el régimen de Adolfo Hitler: «No soy nazi. Colecciono cosas históricas. Hay cosas allí desde todos los países».

También justificó su comportamiento: dijo que en ese momento sufría depresión y que se había ido de la iglesia pero que estaba siendo apoyado por la parroquia.

El obispo de la comunidad, John McAreavey, aclaró que estas acciones no eran de su conocimiento, pero afirmó que el polémico sacerdote se mantendrá «alejado» del sacerdocio.

“Rezaré en su apoyo y el de su familia, independiente de la crisis que esté atravesando”, apuntó.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones