Connect with us

A Fuego Lento

Marcelo: si falla, se rezaga en la carrera

Marcelo: si falla, se rezaga en la carrera
Foto: Cuartoscuro

Situaciones extremas requieren medidas extremas, razón por la que Andrés Manuel tuvo que echar mano de su carta más fuerte, Marcelo Ebrard, para enfrentar la crisis arancelaria provocada por Donald Trump y las cuestiones migratorias. Siendo que el canciller, único presidenciable nato en el gabinete, tendrá que jugarse sus aspiraciones y buscar una solución a una amenaza que se ve indetenible en estos momentos.

Con el peso de la frágil economía nacional en las espaldas, Marcelo y su equipo llegarán a Washington con la consigna de negociar, a cualquier precio, con la siempre volátil administración Trump. Por si las presiones fueran insuficientes, el presidente, porque organigrama mata póker, dio una orden explícita: atrincherarse en la embajada hasta lograr el diálogo necesario y, en el mejor de los casos, la desaparición de la medida punitiva.

Esta instrucción, discretamente radical, sólo puede responder a que Andrés Manuel y Marcelo saben que en Washington se decidirá si el canciller tiene lo suficiente para disputar la Presidencia en 2024 y ser el segundo líder de la 4T. Una derrota no solo afectaría el efecto AMLO, sino que debilitaría el capital político que el canciller está reconstruyendo tras regresar del exilio y ayudar a la victoria del primero de julio de 2018.

Por si los factores fueran pocos, Trump confirmó lo que ya todos sabíamos y a mediados de junio inicará su larga campaña de reelección que culminará hasta el primer martes de noviembre de 2020 cuando los estadounidenses vuelvan a las urnas. Entonces, ambas partes cruzarán caminos con las miradas puestas en las próximas elecciones en ambos países, con la alta probabilidad de que Trump gane y Andrés Manuel deba lidiar con él todo su sexenio.

Marcelo es hábil, capaz, astuto y cuenta con la suficiente malicia para que Andrés Manuel le dé un voto de confianza de esta magnitud. Sin embargo, tiene la consigna de triunfar donde líderes y representantes de potencias mundiales han fallado: medirse con Trump, el hombre que puso de rodillas al peñismo y que ha sorteado enfrentamientos lo mismo con China que con Europa.

Todo se reduce a que Marcelo regresa en calidad de general campeador, esperando para asumir el trono, o no regresa. Lo sabe, las condiciones lo han obligado a jugarse el próximo sexenio antes de que Andrés Manuel dé su informe del 1 de julio, a un año de triunfo. Por eso, irá preparado para todo. Por cierto, gran ‘selfie’ del canciller antes de partir a su misión, tomada frente a un promocional de Huawei.

Sheinbaum mete en cintura a los desarrolladores inmobiliarios

El tema de los desarrolladores inmobiliarios no ha sido fácil. La misma Claudia Sheinbaum se las ha visto duras, porque aquéllos “estaban acostumbrados a la corrupción”, dijo. Sin embargo, la jefa de Gobierno afirmó que varios de ellos ya se están alineando.

La razón primera para esto, dijo, fue el no celebrar ningún contrato, venta y/o permiso hasta no revisar todos lo otorgado por la “corrupta” administración anterior: “Es natural que frente al abuso que hubo en la ciudad, de muchas ilegalidades y mucha corrupción, pues hubiera un tiempo de revisión de lo que se había autorizado”, dijo.

Esto, evidentemente, no le cayó nada bien a esas inmobiliarias que ya tenían contratos celebrados con la administración Mancera. Pero eso a Sheinbaum ni le va ni le viene.

Eso sí, Sheinbaum ha distinguido entre los voraces y los moderados. “Muchos en cuanto supieron que no correspondía a lo que deberían hacer se acercaron. Se están rediseñando (los proyectos), se están replanteando y en el momento en que estén listos se van a autorizar; pero dentro de la ley de los usos de suelo”.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones