Connect with us

¡Qué espectáculo…!

La Escuela de Música del Rock a la Palabra, palomazo y certificación

Foto: Especial

Guillermo Briseño ahora no es únicamente uno de los mejores exponentes musicales, también es el encargado de que aquellos que sientan el llamado de “las musas” busquen su futuro en el pautado.

Enclavada en Avenida de La Paz, en la colonia Chimalistac, con vista al Parque de La Bombilla, está la Escuela de Música del Rock a la Palabra, perteneciente a la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México y que el también poeta dirige para que de ahí salgan músicos y compositores especializados.

El proyecto que inició Guillermo Briseño, junto a los músicos Federico Luna, Alfonso Rosas, Cristian Rodríguez, Estela Miller, Alejandro Echenique, Alan Rubio, Ricardo Bello, Jesús Antonio Rodríguez “Frino”, Juan Carlos Novelo,  Felipe Sousa, Juan Carlos Márquez, Fredy López, José Antonio Morán y el maestro de canto Ricardo Robledo Salinas, hoy logró que la carrera de Técnico Profesional en Música de Rock sea avalada por la Dirección General de Profesiones de la Secretaría de Educación Pública.

Esta certificación alcanza cinco dominios con cédula y título: guitarra eléctrica, bajo eléctrico, batería, piano y voz. Poderlo realizar implicó el trabajo de pedagogos, historiadores, sociólogos e investigadores, quienes sistematizaron el método de esta escuela.

Te puede interesar: Regresa Juego de Tronos con La Casa del Dragón

“En 1979 el Museo Universitario del Chopo realizó un concurso de rock. Mis compañeros y yo ganamos y de ahí nació la idea de iniciar el primer taller de este género musical. Afortunadamente en 2006 pudimos crear esta escuela», refirió Briseño.

De hecho, aclaró que la Escuela de Música del Rock a la Palabra convoca a tocar, a componer bien y sobre todo a pensar bien, “no como nosotros. Queremos que los jóvenes piensen, reflexionen, se informen”.
Apuntó: “buscamos la palabra precisa para decir lo que les pasa, lo que les duele o de lo que se alegran y están orgullosos”.

Reiteró que el propósito de este colegio musical es mantener al rock como género musical que ha marcado la vida cultural, social, política y económica de nuestro tiempo, en una institución pública y gratuita que alcance la excelencia.

Guillermo Briseño, el nuevo encargado de guiar a los nuevos profesionistas del rock. Foto: Especial

Guillermo Briseño, el nuevo encargado de guiar a los nuevos profesionistas del rock. Foto: Especial

“Nuestro propósito es formar músicos creativos capaces de elaborar textos y música, preparados para la ejecución de un instrumento, el uso de la voz y la formación de ensambles; músicos aptos para leer, escribir e interpretar este género musical y al mismo tiempo analizar, promover, criticar y reflexionar alrededor del fenómeno social que representa”, dijo.

Advirtió que la certificación de cinco dominios es una gran arma pues “para los músicos y cantantes el talento es su principal carta de recomendación, sin embargo, contar con el reconocimiento a su trayectoria académica les permitirá abarcar otros ámbitos del ejercicio profesional, lo que modificará radicalmente la historia que en nuestro país llevó al rock de ser algo prohibido a convertirse en un instrumento de expresión social y conocimiento, añadió.

—000—

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones