Connect with us

A Fuego Lento

Joaquín López-Dóriga, Federico Arreola y Enrique Krauze, los consentidos de Peña

Por medio de sus empresas, Joaquín López-Dóriga, Federico Arreola y Enrique Krauze recibieron casi 550 millones de pesos en publicidad oficial y pagos por ‘otros servicios’ durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.
Foto: Cuartoscuro

Por medio de sus empresas, Joaquín López-Dóriga, Federico Arreola y Enrique Krauze recibieron casi 550 millones de pesos en publicidad oficial y pagos por ‘otros servicios’ durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. Esto de acuerdo con la información que el presidente Andrés Manuel López Obrador envió al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, el cual apenas realizaba las evaluaciones pertinentes sobre el caso.

El diario Reforma, al que el mismo López Obrador ha pedido dar a conocer sus fuentes en el pasado, tuvo acceso a la lista de los 36 periodistas, columnistas y líderes de opinión que recibieron “apoyos del gobierno por servicios prestados y por la información que difundían”, según comentó el primer mandatario durante su conferencia de prensa matutina del día de hoy desde Palacio Nacional.

Encabezando la lista se encuentra López-Dóriga quien, por medio de sus empresas; Plataforma Digital Joaquín López Dóriga, Ankla Comunicación, Astron Publicidad y Premium Digital Group; recibió 251 millones 482 mil pesos de 2013 al 2018. Aunque el mismo Reforma aclara que las cifras presentadas sobre el último año de la administración de Peña Nieto siguen siendo aproximados por confirmar, de acuerdo con aclaraciones hechas por la Presidencia de la República.

Le sigue Arreola, constante crítico del mandato de Peña Nieto y quien no esconde una tendencia favorable hacia el hoy presidente, cuyo Periódico Digital Sendero recibió 153 millones 578 mil 482 pesos durante el sexenio. Mientras que a la Editorial Clío y la revista Letras Libres del historiados Enrique Krauze, señalado de encabezar la llamada ‘Operación Berlín’ para evitar la elección de López Obrador el año pasado, se les pagó 144 millones 80 mil 995 pesos.

Continúan con la lista Óscar Mario Beteta, con 74 millones 571 mil; Beatriz Pagés, 57 millones 204 mil; Callo de Hacha, 47 millones 389 mil; Raymundo Rivapalacio, 31 millones 138 mil; Ricardo Alemán, 25 millones 851 mil; Adela Micha, 24 millones 365 mil; Luis Soto, 23 millones 631 mil; Pablo Hiriart, 22 millones 149 mil; Jorge Fernández Menéndez, 19 millones 776 mil; Rafael Cardona, 15 millones 814 mil.

También se nombra a Roberto Rock, 15 millones 819 mil; Francisco García Davish, 14 millones 369 mil;Eunice Ortega, 10 millones 607 mil; Maru Rojas, 9 millones 554 mil; Guillermo Ochoa, 8 millones 178 mil; Francisco Cárdenas, 7 millones 853 mil; ‘Animal Político’, 7 millones 753 mil; Eduardo Ruiz Healy, 4 millones 242 mil; y Nino Canún con 1 millón 636 mil pesos.

Apenas esta tarde, el INAI dio a conocer, por medio de un comunicado de prensa, que había recibido la información por parte de la Unidad de Enlace de Transparencia de la Oficina de la Presidencia de la República. Poniendo un plazo de 5 días para evaluar si la información cumple con los requerimientos solicitados, y 5 días más para pronunciarse sobre el resultado de la verificación. En caso de haberse satisfecho la solicitud de información realizada, la lista completa se publicará en la Plataforma Nacional de Transparencia del instituto.

Por fin, Sheinbaum va por transporte público obsoleto… pero despacio

Una de las mayores preocupaciones para los expertos en medio ambiente es el transporte público muy viejo y obsoleto. Cuando la jefa de Gobierno presentó su nuevo programa contra contingencias ambientales enfiló batería contra los autos particulares, dejando de lado a dichas chatarras.

Las críticas no se hicieron esperar. Este jueves organizaciones civiles dijeron que no estaban siendo escuchados y tenían muchas cosas que aportar, pero simplemente son ignoradas. No solo eso. El premio Nobel de química Mario Molina también le ha hecho observaciones en ese sentido.

Pues parece que la jefa de Gobierno por fin escuchó las críticas a su programa y a pregunta de La Hoguera, la mandataria afirmó que su plan a largo plazo también va por las unidades viejas del transporte público. La morenista apeló a que eso se haría gradualmente con la “sustitución” de los vehículos.

“Va a haber regulación, pero sobre todo, estamos trabajando en la Ciudad de México en un programa que permita el financiamiento para la sustitución. No sirve de nada volver a decir “vamos a cambiar todos los microbuses”, como lo han dicho los anteriores, sino generar los incentivos y el financiamiento necesario para que realmente se puedan sustituir”.

¿Logrará Sheinbaum sacar de circulación esas chatarras andantes o entrará en el saco de “los anteriores”? Vamos a verlo. Al final, como ella dijo, todo es “perfectible”.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones