Connect with us

Cultura

INAH restaura cristo usado para evangelización en México, tras la Conquista

Foto: Twitter/INAH

En medio de la discusión sobre las concepciones de la conquista de América por parte de los gobiernos de México y España y en vísperas de la “Semana Santa”, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) anunció que ha restaurado una escultura de un Cristo que data de hace más de 400 años

La restauración se trata de una escultura perteneciente al templo de San Juan Bautista, en el municipio de Ixtapantepec Nieves, Oaxaca. Esta pieza está siendo considerada como una de las primeras representaciones hechas para lograr la evangelización en la entonces Nueva España, la cual fue elaborada con materiales derivados del maíz y el agave, además de tener unas dimensiones aproximadas de 2.14 metros de largo y 2.8 extendiendo los brazos.

El proceso forma parte de los proyectos de conservación de bienes culturales de uso devocional del INAH ante anteriores intervenciones mal hechas a la escultura que habían causado un deterioro en ella. Mitzi Vania García Toribio, restauradora que encabeza el equipo de trabajo, comentó que esta escultura data de finales del siglo XVIII y que encabeza algunas de las antigüedades principales de la iglesia que la alberga, junto a una pila bautismal de 1560 y una campana de 1618.

Podría interesarte: “Las conquistas no se hacen repartiendo pasteles”: historiador Pérez Vejo

De acuerdo con el INAH, en 2015 se denunció una mala intervención, dado que quienes trabajaban en ella no contaban con la autorización y se estaba haciendo un uso inadecuado de los materiales y técnicas, por lo que fueron suspendidas las labores por personal del Centro INAH Oaxaca y fueron retomadas en 2018. Entre los daños encontrados se encontraban el lijado o raspado de algunas capas de siglos anteriores para resanar la talla con “blanco de España”.

Posteriormente, los trabajos pasaron a ser la reposición de un brazo y mano hecha a través de manos de madera de oyamel, las cuales fueron retiradas después de una fumigación a la escultura renovándolos con el uso de quiote y cañas de maíz que habían sido saneados previamente, resanando, además, los orificios realizados por insectos en otras partes de la pieza, cuidando la técnica de secado según la humedad del lugar para evitar la generación de grietas.

Te puede interesar: “Cataluña inicia debate sobre disculpas con México por la conquista”

En cuanto al rostro, se aclaró que su tamaño había sido modificado en la restauración del 2015, colocándole una nueva cara fabricada posiblemente de carbonato de calcio, de aproximadamente 4 centímetros de grosor, lo que causaba que esta parte pareciera fuera de dimensiones en relación con el resto del cuerpo y haciendo cambios a detalles como la barba, la cual originalmente era lisa, colocando ahora una rizada.

Con el permiso de la Hermandad de Cristo y una serie de tomas radiográficas realizadas por el antropólogo físico del Laboratorio de Radiología de Bienes Culturales de la CNCPC del INAH, Guillermo Rodríguez Tlachi, se decidió retirar la capa que cubría el rostro original para devolverle su proporción y apariencia.

Los trabajos aún no están concluidos, Mitzi Vania García dio a conocer que en una próxima temporada serán resanadas algunas partes faltantes como las áreas de contacto entre brazos y torso, para posteriormente elaborar unos nuevos pies en madera de colorín y sustituir los anteriores puesto que cuentan con un daño realizado por los insectos.

Finalmente, consideran que se hará una reintegración cromática, es decir, completar la capa de pintura que se ha perdido con el paso del tiempo y las intervenciones, concluyendo con la limpieza y aplicación de color a la cruz.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones