Connect with us

A Fuego Lento

Hasta en Palacio ya están hartos de las mañaneras

Foto: Cuartoscuro

El fenómeno de las mañaneras está llegando a un punto de clímax a poco más de medio año de iniciar, y es que hasta en Palacio Nacional ya no saben qué hacer cada vez que Andrés Manuel da la palabra en uno de sus “diálogos circulares”. Ya sea porque cualquier detalle puede detonar una nueva confrontación contra los medios de comunicación o porque, improvisados al fin, los paleros de las conferencias suelen causar más de un estrago y ya no solo a la oposición.

Hoy fue un caso particular ya que Jesús Ramírez sudó frío por partida doble gracias a estos personajes. En primer lugar, al enviado de René Bejarano se le hizo fácil decir que Arturo Alcalde, padre de la secretaria del Trabajo, es el abogado personal de Carlos Romero Deschamps desde hace más de 25 años. Luisa María Alcalde lo negó de inmediato, pero el vocero igual tuvo que apechugar y aclararle al autoproclamado palero que su información, una vez más, es falsa.

Minutos después, ocurrió algo similar cuando ‘Lady Hiperbárica’, la emisaria de Ricardo Monreal, preguntó si, como parte de la estrategia contra las adicciones Andrés Manuel planea realizar exámenes antidoping en las escuelas, así como pidió saber qué se hará con los ‘indigentes’ —poco les faltó para llamarlos estorbos—. Una vaga respuesta del presidente después, pasando la bolita a su yo del futuro, Ramírez Cuevas también tuvo que aclarar que eso sería violatorio a los derechos de niños y jóvenes, o sea, todo lo contrario a lo que buscan con la campaña. Pero lo que se dice en las mañaneras, si no mancha tizna.

Pareciera que Ramírez ya no sabe qué hacer con esos figurines a los que él y su portera Nohemí Veraund permiten el acceso todos los días, y quienes se ufanan de ser sus grandes amigos. Como lo demostró el viernes, cuando otro de los paleros, enviado específicamente para atacar a Isabel Miranda de Wallace, acusó que se le censuró durante su magistral exposición de teorías de la conspiración. A lo que harto, el vocero reclamó que no fue un acto de censura, sino un apagón que afectó a todas las transmisiones por igual, no solo la pérdida de tiempo de su ‘pregunta’.

Y hablando de la mañanera del viernes, ya apodada el ‘Sanjuanazo’, la exhibición de la directora de Notimex no agradó en algunas de las voces del círculo cercano de Andrés Manuel. Particularmente al acusar de chayoteros a todos los despedidos, hacerse francamente güey ante los cuestionamientos de nepotismo y llevar a sus propios porros al más puro estilo priísta. Uno de los cuales, incluso señalado por nexos con el narco, logró entrar y estar a escasos 30 metros del presidente durante una hora solo porque Sanjuana lo metió en su lista de acompañantes.

¿Qué decir de ayer con el round entre el presidente y Proceso? Andrés Manuel cruzó una línea al evocar el espíritu de don Julio Scherer García, decano del periodismo crítico en México, para argumentar que la revista debía ‘tratarlo bien’ y tomar partido por la 4T. Más de una poderosa ceja con oficina en Palacio se alzó en ese momento y lo más lindo que tuvo para calificar las últimas mañaneras fue la palabra ‘porquería’.

Ya como un cruel chiste del destino, la mañanera de hoy cerró con un porrista que de inmediato aclaró que no es reportero, sino contador público. Alguien que toda la semana anterior pidió apoyo a los paleros para poder entrar, sin mucho éxito, pero que hoy se situó en la segunda fila con su gafete de invitado, los que reparte la mencionada señorita Veraund. Ante el absurdo cuadro que se dibujó frente a él, Ramírez Cuevas no pudo más que reír de manera cansada.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones