Connect with us

¡Qué espectáculo…!

Entre Chumel, Brozo y ‘Palillo’ | ¡Qué Espectáculo…!

Foto: Especial

Hasta hace una semana Chumel Torres se convirtió en el enemigo de muchos y el héroe de otro tanto, pero lo verdaderamente lamentable es que para un número no menor de “periodistas” fue el claro ejemplo de la censura ejercida desde el poder, es decir, el hombre que representaba la libertad de expresión.

Así es, por lo menos una docena de columnistas colocó a este personaje graduado de la peor escuela para la propia comunicación que podría tener: YouTube, como el paladín del humor irreverente en contra de un gobierno al que, a dos años de asumido, aún hay quienes no aceptan, y no aceptan su derrota. Y lo peor, estos creen tener la verdad absoluta para lograr un “mejor país”, aunque cuando tuvieron la presidencia no pudieron.

El caso es que estos columnistas llegaron al extremo de comparar a este youtuber venido a menos con don Jesús Martínez ‘Palillo’, porque, aseguran, ni en tiempos del peor priismo había tal censura.

Sólo para recordar, este excelso actor, ‘Palillo’, decía las cosas de manera directa y jamás utilizó a la familia de los políticos atacados para decirle: “¡Pulpos chupeteadores, cómo no les meten un paraguas y se los abren adentro!”.

Foto: Especial

En cambio, este tal Chumel se vanaglorió de utilizar al menor de los hijos del presidente Andrés Manuel López Obrador para hablar mal de éste.

Resulta increíble que “periodistas” que gozan de mediano prestigio se preguntaran ¿dónde quedó la libertad de expresión?, además de que cuando HBO suspendió el programita de Chumelito, aseguraran que fue el propio tabasqueño quien obligó a la cadena televisiva, con presencia en el 75 por ciento del planeta, ¡a dejarlo fuera del aire! (no se ría, plis).

Cuantos de esos “periodistas” defenderían a su familia, como lo hizo Beatriz Gutiérrez Müller, de cualquier apodo que les pusieran a sus hijos, ¿usted lo haría, amable lector?

La libertad de expresión no es sinónimo de “miéntale la madre a su familia”, “ataca a los hijos, sobre todo si son menores de edad, de ese wey para que sienta que soy intocable”, etcétera. La libertad de expresión es redactar sin autocensurarse, con pruebas de lo que se dice, directo al personaje en turno y sobre todo, JAMÁS atacar a los familiares de esa mujer u hombre que por su trabajo sean figuras públicas, porque de ser así, no se puede llamar comunicador, sino cobarde por usar a quien nada tiene que ver con el trabajo de sus padres, hermanos, primos, abuelos, tíos, etcétera. Pregunten a las actrices y actores cómo les va con eso.

Hoy, y tras una disculpa en Twitter, Chumel se ha dedicado a criticar al régimen de manera directa, lo cual me parece muy bien pues hace valer su derecho; pero, y que quede muy claro, de ser un ciudadano que no está de acuerdo con quien lleva la política mexicana a ser un “comunicador” hay mucho tramo. Es como decir que Brozo es “periodista” cuando se trata de un personaje que creó Víctor Trujillo en 1988 en el programa “La Caravana” el cual se transmitía por Imevisión, hoy TV Azteca, y que de contar “cuentos escabrosos”, cuando se cambió a Televisa le hicieron creer que era analista político y periodista lo cual ejerce disfrazado de payaso pues sólo así puede lazar vituperios a quien guste sin bronca pues como tal no es un ciudadano.
Y aunque don Jesús Martínez ‘Palillo’ también criticaba a los políticos con pintura en la cara, el sí utilizaba su nombre real para llevarlo a cabo, motivo por el cual traía siempre su amparo pues no sabía si al salir del Blanquita o Carpa México lo subirían a la “Julia”.

Te puede interesar: 3 series para permanecer en casa
 
                                            —000—

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones