Connect with us

Internacional

Elecciones en España: lo que está en juego

Elecciones de España Pedro Sánchez Podemos Vox
Foto: Twitter

Este domingo 28 de abril, millones de españoles acudirán a una cita histórica con las urnas para elegir, por decimocuarta ocasión desde 1977, al nuevo presidente del Gobierno.

En las boletas aparecerán los nombres de Pedro Sánchez, por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el de Pablo Iglesias por Podemos, el de Albert Rivera del partido Ciudadanos (Cs) y el de Pablo Casado, que preside el Partido Popular (PP).

Además, serán votados 350 diputados y 208 senadores en los que se consideran los comicios más cerrados en la historia de la democracia española, mismos que marcarán el fin del histórico bipartidismo presidido por los dos partidos más antiguos de España: el PSOE y el PP.

La incertidumbre en torno al futuro del sistema de pensiones que aqueja a más de 9 millones de españoles, cifra que representa cerca del 20% sobre el total de la población, será una de las circunstancias más valoradas a la hora de votar.

Asimismo, se presume que la cuestión catalana fungirá como uno de los mayores puntos de inflexión dentro de la coyuntura electoral.

Pedro Sánchez Pérez-Castejón, de 47 años, buscará reelegirse para el cargo que ocupa desde el 2 de junio de 2018, un día después de que se aprobara la moción de censura ingresada por el Partido Socialista y que derivó en la deposición del entonces presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

El también secretario general del PSOE, que encabeza junto a su presidenta Cristina Narbona, lidera las encuestas de preferencia del voto.

Sin embargo, esto no bastará a Pedro Sánchez para hacerse de una segunda investidura presidencial, y se prevé que el PSOE apueste por un gobierno de coalición por medio del apoyo externo de partidos como el progresista Podemos, que lidera su oponente Pablo Iglesias.

Sánchez tampoco descarta la colaboración de su partido con los secesionistas catalanes y los nacionalistas vascos, de tal suerte que el voto potencial de los más conservadores se encuentra en grave riesgo de caer en las urnas de Vox, órgano político que se perfila en el extremoderecho de la contienda, y que ha sumado adeptos a la sombra del PP.

Te puede interesar: PSOE, derecha y ultraderecha descalifican petición de perdón de AMLO

De acuerdo con la firma londinense de asesoría financiera Capital Economics, el socialista será el partido más votado en los comicios de este 28 de abril, seguido por el PP, pero los de Sánchez no alcanzarán la mayoría en el Congreso, lo que abre una posible brecha de acción para el frente derechista. Se destacó además el alto porcentaje de votantes indecisos en los últimos sondeos.

“El presidente Pedro Sánchez ha estado más dispuesto que otros líderes a dialogar con los separatistas. Pero el respaldo de éstos a los socialistas no está garantizado”, señaló Capital Economics respecto a la cercanía del PSOE con los nacionalistas vascos y catalanes.

Por su parte, una encuesta publicada por el diario de circulación global _El País_, ubica al candidato socialista como favorito para residir un cuatrienio más en el Palacio de La Moncloa, sede de la Presidencia del Gobierno de España desde que, en 1977, se celebró el primer proceso democrático tras 36 años de dictadura franquista.

*COYUNTURAS EN JUEGO: EL SISTEMA DE PENSIONES Y EL FIN DEL BIPARTIDISMO*

Han sido precisamente las dos coaliciones con mayor tradición en la Península las que han entablado durante dos debates la disputa por el voto de los pensionistas, que se estima en al menos 9,7 millones de papeletas.

Mientras que los socialistas advierten sobre el presunto recorte al sistema de pensiones que implicaría la victoria del PP, el presidente de este último, Daniel Casado, afirmó que un nuevo mandato de Sánchez podría traer severas consecuencias económicas que golpearían con particular crudeza a las pensiones.

Por otra parte, desde que en 1977 se llevaron a cabo las primeras elecciones durante la llamada ‘transición española’, los españoles no contaban con más opciones que el PP y el PSOE.

En este sentido, una de las circunstancias más distintivas de las elecciones de este domingo, es que los votantes españoles pondrán punto final al tradicional bipartidismo con la inclusión de dos candidatos más, provenientes de partidos hasta entonces de menor envergadura de la del PP y el PSOE: Ciudadanos y Podemos.

No obstante, la prensa española e internacional ha reprochado que se trata de cuatro candidatos jóvenes que, a excepción del socialista Sánchez (que, no obstante contaba con apenas cinco años de edad cuando las primeras elecciones), no vivieron la transición democrática y que ahora deberán enfrentarse a un nuevo modelo electoral.

Así lo asumió el candidato podemista Pablo Iglesias cuando, durante el segundo debate presidencial llevado a cabo el pasado martes 23 de febrero, declaró que “se acabaron los gobiernos de partido único. Lo están diciendo los ciudadanos. Las elecciones no van sólo de vencer sino también de convencer”.

*VOX: EL ASCENSO DE LA ULTRADERECHA Y LA CUESTIÓN CATALANA*

Durante 2017, el secesionismo catalán encabezado por el expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, protagonizó uno de los episodios más polémicos de la historia reciente de España.

Un conflicto de varios siglos de antigüedad estalló con la organización del referéndum de independencia de Cataluña, celebrado el 1 de octubre de 2017, y cuyo saldo, más allá de la efervescencia del nacionalismo catalán, fue la separación de Puigdemont de su cargo y su orden de aprehensión por los delitos de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos, mismos que a la fecha no han podido ser llevados a proceso.

Otro efecto colateral del separatismo catalán fue la polarización de los nacionalismos emergentes, incluidas algunas alas radicales.

En este contexto, el partido ultraconservador Vox surgió con la potencia emanada del conflicto secesionista que, alimentado por la ola neofascista y de extremaderecha que impera en la política europea desde hace algunos años.

Te puede interesar: Vox propone en España “abaratar” el despido y menor gasto público

El voto oculto, su alcance y la incertidumbre que gravita en torno a Vox, hacen que los resultados de la elección sean por demás impredecibles, pese al liderazgo del PSOE en los últimos sondeos.

El candidato socialista rechazó la presunta dependencia del secesionismo catalán y el nacionalismo vasco para ganar en las urnas, pero sí sugirió que estaba “dispuesto a colaborar” con ellos en aras de “frenar a la derecha y los ultras”, refiriéndose a Vox y a su fortalecido rival, el Partido Popular de Casado Blanco.

Al cierre de su campaña, Sánchez llamó a los podemistas de Iglesias Turrión, que comparte orientación política con el PSOE, a sumarse a la iniciativa de su partido para lograr “una mayoría clara” frente a la derecha.

“El PSOE no facilitará, ni por acción ni por omisión, un gobierno de extremaderecha en España”, dijo el mandatario que admitió la posibilidad de que el bloque derechista integrado por Vox y el PP alcancen la mayoría absoluta.

No obstante, Capital Economics apuntó que, si bien la irrupción de Vox en el Congreso español y el potencial espacio para una coalición de centro-derecha es una realidad muy próxima, resulta “poco probable” que Vox tenga una influencia considerable en las decisiones políticas del país, particularmente en materia de inmigración, nicho sobre el que la derecha española ha concentrado su atención durante los últimos años.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones