Connect with us

Internacional

Sueñan los Trump ser dinastía en Casa Blanca

Foto: Especial

El periodista Michael Wolff publicó ayer “Fire and Fury”, el libro que documenta la vida al interior de la Casa Blanca a casi un año de que Donald Trump tomara posesión como presidente de Estados Unidos.

La publicación del libro desató la polémica desde su anuncio. Aunque Wolff sostiene que todo en el libro es producto de los meses que pasó al interior de la Casa Blanca y de entrevistas con Trump, la administración ha hecho todo lo posible por señalar que él en ningún momento tuvo acceso a las instalaciones y el magnate ha twitteado que nunca tuvieron contacto. Pese a un gran número de testigos que confirman la presencia del periodista.

“Fire and Fury” retrata el día a día de Trump y sus allegados desde su llegada al inmueble de la Avenida Pennsylvania. Si bien los medios estadounidenses le han dado mucha importancia a los datos picantes, como las reacciones de sorpresa la noche de la elección o a su particular régimen de comida rápida y televisión, la administración que retrata el libro está lejos de la estabilidad.

Sumida en una lucha de poderes y marcada por los arranques del Presidente, la Administración Trump es descrita como caótica, empezando por su cabeza. Donald Trump se encierra antes de las 7 de la tarde en su habitación, donde mandó instalar dos televisiones además del que se encontraba ahí, y a conversar por teléfono con su círculo cercano. Gente ajena a la política con la que el magnate mantenía relaciones desde antes de anunciar sus aspiraciones en 2015.

Además de su distancia con el staff de la Casa Blanca, el Partido Republicano e incluso la ciudadanía estadounidense, Trump se ve en medio de la lucha de poderes que encierra su mandato. Entre el llamado ‘establishment’ del partido que ha tomado a Mike Pence y John Kelly como sus hombres cercanos al Presidente, el movimiento «nacional-populista» comandado por Steve Bannon e, incluso, su propia familia.

En un capítulo del libro dedicado a Ivanka Trump y Jared Kushner, Wolff relata la dinámica de la pareja, quienes tomaron la decisión de unirse al gobierno de su padre y suegro, respectivamente, pese a opiniones adversas de sus allegados. De igual manera, habla de que, si llegara el momento oportuno, sería la hija del magnate quien buscaría ser «la primera Presidente de EU, no Hillary Clinton, Ivanka Trump».

Por otro lado, una figura constante en “Fire and Fury” es Steve Bannon, el ex-jefe de estrategia política de la Casa Blanca, quien desde la campaña de 2016 se ha visto como alguien con demasiada influencia sobre Trump y que cada vez se colocaba más y más como la cabeza del movimiento nacional-populista que le ayudó a ganar la elección presidencial.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones