Connect with us

A Fuego Lento

Provocación y daño a la vida académica

vida académica
Foto: Twitter

Es inadmisible que un grupo de apenas una decena de jóvenes paralice la vida y las actividades académicas de una comunidad de más de 12 mil integrantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.

Este viernes 6 de septiembre un grupo de presuntos alumnos encapuchados cerraron las instalaciones de la FCPyS. Lo lamentable es que con la toma de dicha facultad se pasa por encima de los derechos de miles de jóvenes que deben hacer traslados en transportes públicos de hasta dos e incluso tres horas para llegar a clases, además de los gastos económicos y de energía y tiempo que ello implica.

Las autoridades de Rectoría deberían instruir al cuerpo de vigilancia para evitar que sean bloqueados los accesos a los planteles universitarios, porque tal parecería que quienes toman instalaciones y causan destrozos cuentan con la complacencia del personal que está allí para resguardar no solo a la comunidad, sino las instalaciones de Ciudad Universitaria.

Los inconformes con el diplomado que impartiría Ricardo Anaya, excandidato del PAN a la Presidencia, supuestamente decidirán en ¡¿asamblea?! si continúa la toma del plantel, mientras ya afectaron a miles de jóvenes que quedaron sin clases.

La FCPyS fijó su postura en un comunicado en el que refiere que Ricardo Anaya no se presentará en el diplomado este viernes, además de defender que la facultad es un espacio para múltiples manifestaciones de la política y cultura nacionales, por lo que hay una comunidad plural y en la que colaboran “individuos de todo el espectro político mexicano”.

Las autoridades de la facultad también señalaron estar abiertas al diálogo, por lo cual invitaron a los inconformes a reconsiderar su posición y buscar juntos una solución.

Este hecho se suma a los actos vandálicos del martes pasado, donde hubo destrozos en Rectoría y agresiones a periodistas luego de la marcha para conmemorar los hechos violentos de hace un año en ese mismo lugar.

¿A quién o quiénes convienen estos hechos en vísperas del relevo en la Rectoría?

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones