Connect with us

Internacional

Policía del Vaticano confisca bandera de Cuba a fieles y ellos protestan

Cubanos protestan en el Vaticano tras el retiro de la bandera cubana a uno de sus compatriota
Foto: Twitter

Durante la homilía de este domingo que ofició el papa Francisco, un ciudadano cubano permanecía hincado en el atrio de la Plaza de San Pedro con la bandera de su país extendida cuando llegaron cuatro elementos de la policía para despojarlo de su símbolo patrio.

Cientos de cubanos radicados en Italia se concentraron este domingo en las puertas del Vaticano como muestra de respaldo a la convocatoria de movilización contra el régimen castrista que está prevista para el próximo 15 de noviembre en Cuba.

Del total de los cubanos apostados a las puertas de la Catedral de San Pedro, se permitió el acceso únicamente a 50 de ellos, pero con la advertencia de que no podían portar banderas ni emitir consignas. “Sin consignas ni carteles, sin banderas y solo cincuenta personas pueden entrar”.

Te puede interesar: De la pandemia salimos mejor o salimos peor, pero no iguales: papa Francisco

Por ello, los ciudadanos de la isla que no pudieron ingresar protestaron, detrás de las barreras de metal que puso la policía del Vaticano para impedir su paso, envolviéndose en su bandera mientras permanecían acostados en el piso.

Los cubanos pedían que el papa Francisco se pronunciara “en contra las violaciones de los derechos humanos que han sufrido sus compatriotas en la isla por parte del régimen castrista”, al mismo tiempo que aclaraban que no intentaban manifestarse, sino “simplemente mostrar las banderas durante la misa para hacer visible la situación de la isla”, se escucha en las transmisiones a través de Twitter.

“Nuestra fe no merece ser escuchada según la iglesia católica, así nos segregan y dividen a quiénes pacíficamente queremos libertad y derechos humanos para nuestro pueblo”, dijo Lázaro Mireles, activista cubano del movimiento Acciones por la Democracia.

Durante la protesta, denunciaron que más de 500 de sus compatriotas que salieron a manifestarse el pasado 11 de julio en su país, aún siguen encarcelados y a algunos de ellos les han impuesto una pena de hasta 10 años de prisión por desacato y desorden público.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones