Connect with us

Nación

”La respetuosa fui yo”, revira Poniatowska a familia de Juan José Arreola

”La respetuosa fui yo”, revira Poniatowska a familia de Juan José Arreola

Tras la respuesta de la familia del escritor Juan José Arreola en la que se declararon tristes y molestos por los comentarios iniciales de Elena Poniatowska y Tita Valencia, quienes aseguraron haber sostenido una relación turbulenta con el escritor durante su juventud, la autora de La noche de Tlatelolco reviró a los comentarios de los descendientes de Arreola.

La autora envió una carta al diario Reforma en el que hizo uso de su derecho réplica y expresó que leyó estupefacta la carta de la familia y aseveró que “jamás, en 64 años, he hecho declaración alguna acerca de Arreola y su entorno”.

“Mi hijo nació en un convento de monjas en Monte Mario, Roma, el 7 de julio de 1955. Cuando conocí a Arreola en 1954 (nací en 1932 y cumpliré 88 años el 19 de mayo del 2020), era una jovencita totalmente dispuesta al deslumbramiento. En esa época, las niñas que se educaban en colegio de monjas salían del convento igual que entraban, más niñas que nunca, páginas en blanco, sin ninguna preparación para la vida”, expuso la escritora.

“Mi relación no fue una de las “relaciones sentimentales” del “padre y abuelo Arreola”, sino un suceso fundamental en mi vida que habría de cambiar no sólo mi destino, sino el de mi hijo; fue la relación de un adulto casado que sabía lo que hacía con una joven inexperta e ingenua en todos los sentidos”. “Arreola era un adulto, un hombre casado, con tres hijos, 20 años mayor que yo”, abundó.

Elena Poniatowska refirió que aunque la familia de Juan José Arreola habló de respeto en su carta, la escritora afirmó que la respetuosa fue ella pues nunca le pidió nada, no volvió a verlo nunca, “la que guardó silencio fui yo”.

“Arreola jamás vio a mi hijo, jamás lo conoció, jamás lo mantuvo. Pudo enviarle un libro, jamás lo hizo. En cambio, si mi hijo hubiera manifestado el deseo de conocerlo, por respeto, habría cumplido su voluntad. Ya adulto, Mane jamás buscó verlo. Los verdaderos padres de mi hijo, doctor Emmanuel Haro Poniatowski, son su abuelo Juan. E. Poniatowski y el astrofísico Guillermo Haro”, escribió la autora.

Asimismo, la también periodista declaró que el padre y abuelo de los Arreola siempre presumió de sus conquistas y que también lo hizo frente a su familia quienes ahora le festejan, no obstante, la escritora de Rondas de la Niña Mala indicó que en la carta escrita a máquina en 1955 la cual fue reproducida el pasado 8 de diciembre, se preocupó por los hijos del autor de Confabulario, “a diferencia suya que jamás lo hizo por mí o por mi hijo. El silencio y el respeto del que habla la familia Arreola han sido de mi familia y míos durante 64 años”, aseveró.

“¿En qué se basa el silencio y el respeto de la familia Arreola si ahora trae a la luz un asunto del que nunca hablé?”, preguntó Poniatowska en su derecho de réplica y afirmó que intentó proteger al escritor puesto que en 1955 jamás podría viajar a Italia, ni mucho menos cruzar una calle en la Ciudad de México. “Cuando uno es joven, protege o camina al borde del abismo”, detalló.

Donald Trump asegura tener la presidencia más exitosa de la historia

“¿Alguna vez fue Arreola responsable de sí mismo? Su talento y su inteligencia lo enseñaron a usar a los demás. Arreola nunca fue capaz de poner en orden su vida y eso lo sabe su familia. Sólo pudo ‘echar a perder quien sabe qué de muy bello que tenía”, asintió la activista.

“Es desafortunado el caso de Tita Valencia que destapa una situación distinta a la mía, aunque tenga en común al mismo personaje”, escribió Poniatowska sobre el caso de la poeta quien expresó haber sufrido maltrato psicológico y verbal.

“Mi vida no se reduce a la frase final del capítulo 20 de El amante polaco, página 333 (la única vez en que expongo la acción de “el maestro”), y nada tiene que ver con “una injusta narrativa de falsedades imposible de soslayar”. A lo largo de 405 páginas, jamás aparece el nombre del ‘querido padre y abuelo”, finalizó la escritora.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones