Connect with us

¡Qué espectáculo…!

La polémica iniciativa sobre doblaje

Foto: Especial

Hace un par de semanas comenzó a darse un debate respecto a una nueva Ley de Doblaje que se quiere impulsar desde el Senado de la República por parte del legislador morenista Martí Batres, quien a iniciativa de los propios actores del ramo y escrita por ellos, la presentó a la Comisión Permanente.

Su servidor tuvo la oportunidad de platicar con Marco Treviño, secretario del Interior y Exterior de la Asociación nacional de Actores (ANDA), el histrión Humberto Vélez y el propio Batres Guadarrama, quienes coinciden en que se trata de un documento que busca dar certeza a los profesionales del ramo quienes han estado desprotegidos desde que, a principios de los años cuarenta del siglo pasado, comenzaron a doblarse las películas al español y no otras acciones como muchos lo han supuesto sin leer la ley propuesta.

He aquí lo que argumentaron:

MARCO TREVIÑO

“Es cierto, hay una iniciativa que presentó el senador Martí Batres hecha y a propuesta por actores, donde se dice que todas las películas que están en otro idioma que no sea el español se tienen que doblar, pero de ninguna manera pretendemos obligar al público a que las vea en una sala de exhibición en nuestro idioma, eso sería absurdo”, dijo.

Menciono que el documento fue trabajado por actores de doblaje desde hace un año, prácticamente desde que Jesús Ochoa tomó posesión como secretario general de dicha organización sindical de histriones.

“Nosotros la formamos y se conforma con 10 puntos, pero lamentablemente quienes han hablado de manera negativa sólo se quedaron con que estábamos obligando a los grandes estudios a doblar películas al español o a algún idioma indígena de nuestro país, y no es así, sino para darle certeza laboral a quien lo hace”.

Dichos puntos, mencionó, son los que desde hace décadas han faltado al doblaje en nuestro país y que sin ellos, quienes se dedican a ello jamás alcanzarán el reconocimiento de los patrones y la actividad seguirá malbaratándose y realizada por improvisados.

“Son 10 mil familias las que dependen de esta actividad. Hay aproximadamente 80 empresas de doblaje y sólo 15 están dadas de alta en la ANDA, así que lo que queremos es que por fin se voltee a ver a estos compañeros con la Ley Federal del Trabajo, pues ahora que llegamos a la Secretaría General de la ANDA, hablamos con la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) y lamentablemente sólo nos ignoraron”.

Los puntos, dijo, son regular la competencia entre las empresas, garantizando precios que permitan el crecimiento de la industria y eviten la competencia desleal, “porque por un Loop (25 palabras de doblaje) un actor podría llegar a cobrar 30 pesos, pero hay inexpertos que cobran 17 pesos, lo hacen mal y eso repercute en todo el doblaje mexicano”.

También buscan prevenir la creación de empresas ilegales e irregulares; incluir en la Ley Federal de Derecho de Autor al actor o actriz de doblaje y a la voz dentro de la definición de artista, intérprete o ejecutante y de los medios de expresión del folclor, respectivamente; proteger y garantizar los derechos laborales de las y los trabajadores de la industria del doblaje mexicano, de manera independiente de la pertenencia de éstos a sindicato alguno.

Asimismo, estandarizar salarios dignos y justos para todos los involucrados en la realización del doblaje mexicano, que no dependan de la pertenencia de éstos a sindicato alguno y que sean además proporcionales a la comercialización de cada producto audiovisual doblado, tomando en cuenta la existencia de diferentes formatos para la exhibición del doblaje de modo que no se sobre explote el trabajo sin una justa compensación económica, que sea equivalente al uso del doblaje en los distintos formatos de exhibición del doblaje mexicano: cines, digitales plataformas, televisión, DVD, autobuses y aviones, etcétera.

“Queremos fortalecer, en conjunto con el Servicio Nacional de Empleo y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, las funciones de capacitación y certificación en la actividad del doblaje de voz para establecer calidad, certificación y profesionalización; garantizar, como herramienta de competencia económica que regule la calidad del doblaje mexicano, la libre elección del espectador para que acuda a ver una versión doblada o en idioma original con subtítulos.

Para fortalecer el producto interno bruto aumentando la derrama económica en el rubro del doblaje, la economía, el acceso de débiles visuales, analfabetas y grupos minoritarios de habla indígena a los productos audiovisuales tanto nacionales como internacionales, entre otras”.

El punto ocho busca garantizar que el material exhibido en salas, cuyo idioma original sea distinto al español, cuente siempre con una opción doblada a éste y otra a lenguas indígenas mexicanas, que se exhiban en salas al mismo tiempo que la versión en su idioma original, siempre respetando el porcentaje de exhibición en salas de cine nacional y posibilitando la libre elección del espectador a disfrutar del cine en el idioma de su preferencia. Además, se ampliará con esto la inclusión de las minorías hablantes de lenguas indígenas, en atención a lo dispuesto por el artículo 7 fracciones II y III, de la Ley General de Cultura y Derechos Culturales.

“No queremos ser como en España donde todo material se dobla a su español y así se exhibe, aquí queremos simplemente que haya capacidad de elección, como hoy acurre, sólo que protegiendo el trabajo de los actores de doblaje”.

Los últimos dos puntos tratan de garantizar que el material cuyo idioma original sea distinto al español, que sea transmitido en los sistemas de televisión, cuente con una opción doblada a éste que sea transmitida o bien simultáneamente (mediante SAP) o bien en un horario accesible para el público interesado; y que los productores, distribuidores y exhibidores de películas cinematográficas cumplan con las condiciones de trabajo que la Ley establece, ello permitirá asegurar el control legal de los diferentes agentes de exhibición en México de los productos doblados dentro del territorio nacional, que son: Brockers, Plataformas, Distribuidores y Exhibidores.

Te puede interesar: Triunfa ‘Parasite’ en la entrega de los Premios Oscar 2020

MARTÍ BATRES

En tanto, el senador por Morena, Martí Batres, dijo que esta iniciativa de ley que presentó en la Comisión Permanente el pasado 28 de enero en la última sesión y se mandó a Comisiones, que empezarán el análisis y se trate el tema en el próximo Periodo Ordinario de Sesiones, pero que quizá lleve tiempo. Es de los actores, dijo, “yo la firmé y le dimos un tratamiento legal pero va en adjunto con la firma de actores y actrices de la especialidad quienes son los interesados”.

Dijo que esto no se dará en automático, por el contrario “se escuchan todas las voces “actores, productores, distribuidores pequeños medianos y grandes, a la Academia de las Artes Cinematográficas, a todos los involucrados porque se trata de mantener nuestras raíces, pero no de legislar con una ocurrencia sino ponernos de acuerdo en beneficio de nuestro cine e indentidad”.

HUMBERTO VÉLEZ

Por su parte, Humberto Vélez, actor a quien se le conoce por la voz de Homero Simpson y más reciente, prestándosela a Joe Pesci en El Irlandés (Martin Scorsese), comentó que esta es la iniciativa que se necesita porque muchos estudio de doblaje tienen malas instalaciones, pero además, como actores no tienen ningún derecho laboral, “por eso nos pagan lo que desean, al grado tal que un director de doblaje gana menos que un actor con la voz principal y más si se trata de actores conocidos, ello sí pudieran vivir del doblaje, pero nosotros no”.

De hecho señaló que para podar pagar sus contribuciones a Hacienda debe reportar como reportero o locutor, porque esas figuras sí existen de manera fiscal y no el actor de doblaje pues son prestadores de servicios, no empleados, y eso es lo que busca esta ley y no lo que han dicho o publicado, desaparecer la obra original. Los doblajes ya se hacen pero no está legislado, estamos desprotegidos”, concluyó.

Esta es la iniciativa que ha puesto a todos en las redes, incluso actores, en contra de Martí Batres, lamentablemente sin leerla, lo que significa que quieren seguir malbaratando su trabajo, les importa un bledo la chamba de sus compañeros de doblaje.

Podría ser también que la ignorancia es tanta como la del dirigente de la Asociación Nacional de Intérpretes (ANDI), José Elías Moreno, quien en un comunicado dice textual: “LA INICIATIVA DE DOBLAJE presentada por el Senador Martí Batres representa un atraso en perjuicio de los derechos de todos los artistas intérpretes de México, ya que pretende modificar diversas leyes como es la Ley Federal del Trabajo y la Ley Federal del Derecho de Autor, confundiendo derechos laborales con derechos de propiedad intelectual, entre otros aspectos inaceptables…” o de plano están en contra por tener color moreno, ¡alguien tiene que, aunque sea, ler…!

—-000—-

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones