Connect with us

Cultura

“Invaluables”, las pérdidas en el Museo Nacional de Brasil

Museo Brasil incendio
Foto: Twitter

La noche del domingo, un incendio que comenzó cerca de las 19:30 horas arrasó con el acervo cultural e histórico que contenía el Museo Nacional de Brasil, un edificio de más de 200 años de antigüedad.

Las causas del fuego son aún desconocidas, empero, hasta el momento no se reportan víctimas, sólo pérdidas materiales invaluables.

El Palacio de Sao Cristovao albergaba cerca de 20 millones de artículos de diferentes periodos de la historia de Brasil y del mundo, y acorde con medios locales el siniestro ha sido calificado como “una catástrofe” para la historia cultural del continente. Cabe mencionar que sólo el uno por ciento de los objetos ahí almacenados estaban expuestos para el público, el resto se encontraban resguardados.

Según la Agencia Brasil, en el reporte preliminar se indicaba que las llamas habían afectado la mayor parte del edificio, en especial las áreas donde se encontraban las colecciones y las exposiciones, además de la zona administrativa.

Por su parte, Michel Temer, el presidente brasileño, lamentó que con el incendio se perdieran “200 años de trabajo, investigación y conocimiento”, y describió la pérdida como algo “incalculable para Brasil”.

Sin embargo, de acuerdo con reportes de expertos la catástrofe se veía venir debido a la falta de atención al inmueble, el cual recibía desde hace tres años tan solo el 60 por ciento de los 550 mil reales (2 millones 564 mil 446 pesos mexicanos) necesarios para su mantenimiento. Es decir, su mantenimiento no era el óptimo para un edificio de su tamaño y antigüedad.

¿Qué se perdió?

Dentro del acervo del museo existían piezas únicas en su tipo, como huesos de dinosaurio, utensilios producidos en civilizaciones amerindias e incluso momias egipcias. Sin mencionar que en sus instalaciones se encontraba la mayor biblioteca científica de Río de Janeiro.

No obstante una de las pérdidas más significativas es el esqueleto de Luzia, la “primera habitante” de América. Sus restos fueron encontrados en 1975 por un grupo de científicos franco-brasileños en la cueva de Lapa Vermelha en el estado de Minas Gerais.

Cráneo Luzia

Los pruebas de radiocarbono datan los huesos en al menos 11 mil 400 años, lo que lo convertía en el esqueleto humano más antiguo del continente.

Otra de las piezas invaluables que albergaba el museo es el meteorito de Bendegó, el cual fue encontrado en 1784 y llevado al museo en 1888. Se desconoce su estado actual. Su peso era de 5 mil 260 kilogramos, por lo que se trataba del segundo más grande encontrado en el mundo.

El museo también albergaba la colección arqueológica egipcia más grande de América Latina, compuesta por 700 piezas. Algunas de ellas parte de la colección de antigüedades del explorador italiano Giovanni Battista Belzoni, quien excavó la Necrópolis de Tebas y el Templo de Karnak. Dentro de las momias que conformaban la colección se encontraban también restos de animales momificados, como gatos, peces y cachorros de cocodrilo.

Por su parte, en los catálogos del museo aparecían un total de 56 mil ejemplares registrados en los acervos paleontológicos de América Latina y cerca de 750 piezas de las civilizaciones griega, romana y etrusca.

Arde el Museo Nacional de Brasil, el más antiguo del país

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones