Connect with us

Cultura

‘Huapango’ y ‘Danzón número 2’, emblemas latinoamericanos, nuestro ADN: Gustavo Dudamel

El director Gustavo Dudamel reconoce la conexión e importancia de México en su desarrollo y crecimiento profesional, no sólo por la influencia de gente como Eduardo Mata, Carlos Chávez y Arturo Márquez en el Sistema de Orquestas de Venezuela, en el que se formó, sino también por cómo desde niño interpretaba con su violín la música mexicana clásica como Huapango, de José Pablo Moncayo, y Danzón número 2, de Arturo Márquez, y que ahora dirige con instituciones con las filarmónicas de Berlín o Los Ángeles (Phil LA), con la que vuelve al país.
 
“El Huapango y el Danzón los toqué desde muy niño, fueron obras que me enamoraron a mí, tocando en las filas de los primeros violines en la Orquesta Infantil de Venezuela. El Huapango es un emblema, no solamente mexicano, sino latinoamericano, y lo mismo sucede con el Danzón número 2 del maestro Arturo Márquez; se han convertido en emblemas de nuestra música, nos identifican, muestran nuestro ADN, nuestra alma, nuestra cultura. Y siempre hacerlo para mí es un privilegio, con una orquesta juvenil o con la Filarmónica de Los Ángeles o con la Filarmónica de Berlín, en distintas condiciones siempre, para mí es llevar un pedazo de mi alma, de mi cultura”, contestó Dudamel a por qué le gusta tanto tocar ambas obras en sus conciertos, como el que ofrecerá en el Auditorio Nacional el próximo jueves 14 de noviembre.
 
Sobre la obra de Gabriela Ortiz Téenek-Invenciones de Territorio, Dudamel contó que la mexicana, la escribió para un festival donde la Phil LA celebró a México. En ese contexto recordó también la reciente gira que hizo con la Phil LA en EU con Natalia Lafourcade.
 
“Se llama Invenciones de Teritorio, es una obra maravillosa, la habilidad que tiene Gabriela de crear unos hermosos colores, con ritmos autóctonos y con un espíritu; esta obra de Gabriela tiene un espíritu tan maravilloso que es perfecta para conectar de manera inmediata con el público. Además de que es un reto porque no es una obra fácil de tocar, técnicamente tiene muchas dificultades para la orquesta, pero a la orquesta le encanta y la asume y la llevamos de gira, pero no solamente a México, sino que esto forma parte de una gira que  la vamos a llevar a Nueva York, en Londres y siempre es un privilegio hacer su música”, expresó el venezolano.
 
En videoconferencia desde el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles, sede de la Phil LA, transmitida al Auditorio Nacional, Dudamel recordó su primer concierto en México, como niño.

“México siempre ha significado muchísimo para mí porque desde muy niño tuve la oportunidad de visitar México, tocando con la orquesta infantil de Venezuela, creo que fue en 1996 que estuve yo por primera vez aquí, y toqué en el Palacio de Bellas Artes. México siempre ha significado mucho en el crecimiento personal, por supuesto en mi desarrollo artístico. Maestros que tuvieron la conexión con el programa de donde yo vengo, el Sistema de Orquestas de Venezuela, los maestros Eduardo Mata, Carlos Chávez y, por supuesto, Arturo Márquez, hacen que siempre sienta a México como mi país”, dijo Dudamel.
 
A año y medio de su debut en el Palacio de Bellas Artes y en el Auditorio Nacional con la Filarmónica de Viena, el venezolano Gustavo Dudamel volverá a ambos escenarios en noviembre próximo para ofrecer otros tres conciertos, pero ahora con la Filarmónica de Los Ángeles (LA Phil), de la que es director artístico, y la pianista china Yuja Wang de invitada.
 
El martes 12 y el miércoles 13 de noviembre, la agrupación interpretará en Bellas Artes piezas de Anton Bruckner, Ígor Stravinski, John Adams, Andrew Norman y de la mexicana Gabriela Ortiz. La obra de Adams fue compuesta especialmente para Yuja Wang, solista invitada.
 
La sala principal del Palacio de Bellas Artes volverá a recibir, después de dos décadas, a la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles (LA Phil) que presentará dos repertorios especiales para celebrar el centenario de esta agrupación artística estadounidense y el 85 aniversario del recinto de mármol. Dudamel ya se había presentado el marzo de 2018 en dos conciertos en Bellas Artes, con dos conciertos de la Filarmónica de Viena y con otro más en el Auditorio Nacional.

El martes 12 y el miércoles 13 de noviembre, el repertorio va desde el siglo XIX, con el austriaco Anton Bruckner, heredero de Wagner, hasta las expresiones más contemporáneas del estadounidense Andrew Norman.
 
El programa incluye la Sinfonía núm. 4 de Anton Bruckner y La consagración de la primavera de Ígor Stravinski, así como de los estrenos regionales de Téenek – Invenciones de territorio de la mexicana Gabriela Ortiz; Sustain, de Andrew Norman, y Must the Devil Have all the Good Tunes?, de John Adams, comisionadas ex profeso por la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles.
 
Por su parte, John Adams compuso su concierto para piano especialmente para la intérprete china Yuja Wang, quien justo hace dos años, en octubre de 2017, también ya estuvo en Bellas Artes, en concierto con la Sinfónica Nacional.
 
El jueves 14 de noviembre, la LA Phil y Dudamel tendrán un tercer concierto, pero ahora en el Auditorio Nacional, con un programa de música para cine de John Williams, con piezas de las sagas de Harry Potter y Star Wars, y los temas de Parque Jurásico y ET. Además, en una primera parte interpretarán Fuga con pajarillo, de Aldemaro Romero, Guasamacabra, de Paul Desenne y el Huapango, de José Pablo Moncayo.
 
Sobre la música de Williams, Dudamel dijo en la videoconferencia que representa el “soundtrack de nuestras vidas” y que el compositor es una gran persona y amigo de él y la Phil LA.
 
También reiteró, como hizo cuando vino hace un año, que la música debe ser “una filosofía de vida, algo más que un mero entretenimiento”, un derecho de las personas, y que tiene un poder transformador.
 
“La gente que viene a escuchar la música se transforma; la música tiene un poder transformador. El arte tiene que ser esencial en el pensamiento del hombre”, expuso Dudamel.

Los conciertos de la LA Phil en el Palacio de Bellas Artes, y en el Auditorio Nacional forman parte de la gira por su centenario, así como del programa de celebraciones del 50 aniversario del hermanamiento de la Ciudad de México y Los Ángeles, ocasión en la que la agrupación californiana reafirmará su compromiso con las comunidades latinas, lo que ha sido el sello distintivo de Dudamel durante la década que ha fungido como titular de la Orquesta.
 
Fundada en 1919 por William Andrews Clark Jr., LA Phil es una de las orquestas más importantes del mundo. A lo largo de su historia, se ha distinguido por su compromiso a favor de la música nueva, la diversidad, la inclusión y el desarrollo de iniciativas digitales innovadoras. Esta visión la comparte el propio Gustavo Dudamel.
 
Defensor constante de la educación musical y del desarrollo social a través del arte, Dudamel se formó en el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, en el programa de capacitación musical de inmersión que José Antonio Abreu inició en 1975.

En su decimonoveno año como director musical de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, Dudamel continuó con la labor de su fallecido mentor a través de su compromiso permanente con El Sistema –como se le conoce– y con numerosos proyectos inspirados en éste alrededor del mundo, como la Orquesta Juvenil de Los Ángeles (YOLA).
 
En el marco de los conciertos, y derivado de la enorme importancia que tiene la Educación Artística como uno de los objetivos torales del INBAL, se incorporará un componente educativo a través de un conjunto de actividades organizadas de la mano de la Fundación Dudamel, entre las que sobresale un ensayo general abierto al público bajo la dirección del maestro, el miércoles 13, en el que participarán jóvenes músicos de la YOLA, junto con alumnos de las escuelas de música del Inbal y del Sistema Nacional de Fomento Musical de la Secretaría de Cultura.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones