Connect with us

Especiales

“Hay que tener mucho cuidado y no creer todo lo que se afirma en las redes sociales”

“Hay que tener mucho cuidado y no creer todo lo que se afirma en las redes sociales”
Foto: Especial

“¡Narcotraficante mexicano!, ¡regrésate a tu país!”, era un grito entre muchos otros de racismo y chovinismo recurrente que Óscar López Peralta escuchaba en distintas partes de los Estados Unidos simplemente por hablar inglés con acento, particularmente durante el anterior gobierno de Donald Trump.

“Inmediatamente te identifican como mexicano y hay gente que lamentablemente todavía tiene ese modo de pensar”, explica el productor televisivo.

“Hay que tener mucho cuidado y no creer todo lo que se afirma en las redes sociales”

Y eso le ha ocurrido sin importar que haya ganado dos veces el premio EMMY —otorgado por las tres academias televisivas estadounidenses— en la categoría de Outstanding Morning Program in Spanish, en 2017 y 2019, además de otras dos nominaciones en esa misma categoría, en 2016 y 2019, que resumen exitosamente una trayectoria de dos décadas como trabajador de la cadena hispana Univisión, en las áreas de deportes, entretenimiento y en el noticiero U-News, en Miami.

Pero a la par de haber sufrido la discriminación por ser mexicano, el realizador, videofotógrafo y videoeditor, además de iluminador y operador de unidad portátil, encuentra otro riesgo para su profesión: la gran rapidez con que la televisión ha evolucionado en los últimos 10 años, además que si bien los teléfonos inteligentes se han vuelto una herramienta que le permite a la gente hacer muchas denuncias y reportar injusticias no siempre resultan tan confiables.

Televisión en las redes sociales

Existen diferentes señales al respecto, la primera de ellas es la incorporación de conductores mucho más jóvenes en las estaciones locales y nacionales con los que buscan, precisamente, atraer a las nuevas audiencias. En Univisión, ejemplifica crearon el Noticiero Edición Digital, pensado para el público millennial y se compone de videos y noticias tomadas de las redes sociales digitales para las que no se necesitan ni siquiera camarógrafos o reporteros cubriendo las calles, sino el contenido que el propio público envía al canal, con diálogos y posturas muy distintos a los ortodoxos por parte de los conductores cuya vestimenta inclusive es más informal, además de un equipo dedicado únicamente a responder los comentarios e interacciones.

“Cada vez menos gente consume menos contenidos realizados para televisión abierta sino el mercado comercial de las plataformas. Ahora puedes informarte antes de llegar a tu casa consultando las redes y tu televisión se convierte en un aparato para escuchar música, excepto por las generaciones mayores. Los canales de televisión ya han abierto sus cuentas en plataformas como YouTube, Instagram, Facebook y muchas más, tantas que no acabaríamos si enumeráramos todas y son su nueva apuesta”, explica López Peralta.

“Hay que tener mucho cuidado y no creer todo lo que se afirma en las redes sociales”

Pero también ocurre que momentos como el presente con un conflicto armado que ocurre entre Rusia y Ucrania, o la aparición de una pandemia como la del Covid-19, e incluso en la información noticiosa de deportes o espectáculos, corren demasiadas noticias falsas, por lo que previene al público de mantenerse prevenido al respecto.

“Hay que tener mucho cuidado y no creer todo lo que se afirma en las redes sociales porque es una gran responsabilidad el mantener la información veraz en un momento como el actual en que cualquiera puede decirse que es periodista por estar en el sitio indicado haciendo un reportaje y con las herramientas individualizadas. Pero siempre hay que tener cuidado de no malinformar a la gente”, piensa el periodista.

De contador a periodista

Originario de la Ciudad de México, el especialista en noticias televisivas estudió contaduría pública, gracias a su padre, que trabajaba en el Bureau de Univisión en la Ciudad de México, que logró ser invitado a colaborar y asistir, detrás de cámaras, en los distintos requerimientos de los enviados estadounidenses de la empresa, desde técnicos y camarógrafos hasta productores.

Eran las décadas previas a la transición del video al digital, en las que con gran rapidez se cambió de la Betacam, el Betacam digital, el video 3/4, el casete de DV-Cam, el minitape, el disco DVD y el proceso de edición desde las islas no lineales hasta realizarlo en el teléfono mediante una app, y el medio estaba estructurado para que un especialista manejara cada área,: operara la cámara, la iluminación, la isla de edición, etcétera.

Gradualmente, la adrenalina de la televisión en vivo y de la señal al aire lo fue atrapando:  “me encantaba, yo veía cómo corría el rundown, el control room, la unidad móvil, los ingenieros, todo eso me empezó a llenar de  una emoción tal que decidí que tenía que dedicarme a esto”.

“Hay que tener mucho cuidado y no creer todo lo que se afirma en las redes sociales”

Para cuando los ingenieros de Univisión regresaron a los Estados Unidos, Óscar ya había tomado la decisión de enfocarse en la televisión y en el cambio de siglo fue invitado a trabajar en la cadena, cubriendo el día a día y enviando noticias para distintas coberturas urgentes, bien fuera una explosión, una balacera, un conferencia de prensa o las declaraciones presidenciales. Para ese momento, los camarógrafos ya comenzaban a realizar la edición, ser los sonidista, tender la línea de video para conectarla a la unidad móvil o volverse el iluminador.

“Son muchos años de andar cargando fierros, como decimos en la industria de la televisión, en la que tenemos una larga trayectoria pero atravesamos un momento en que este mundo ha cambiado y se ha fusionado con las nuevas tecnologías en los teléfonos inteligentes hasta las redes sociales digitales y audiovisuales en los que tenemos contenidos diversos”, rememora López Peralta.

Alrededor del globo

Esta profesión le ha permitido no sólo viajar por todo el mundo o conocer gente importante, entrevistar a algún presidente o miembro de la realeza, aunque también le ha privado de una mayor vida social. En estos años ha realizado coberturas del Mundial de Sudáfrica (2010); la Copa América Centenario (2016); la Boda Real del príncipe Harry y Meghan Markle (2018); la Guerra contra el Narcotráfico y la captura de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo” y la de Benjamín Arellano Félix; además de desastres naturales como terremotos en Colima, Michoacán, Jalisco, o huracanes como Irma (2017) o Dorian (2019), además de la Caravana Migrante (2018), que le “hizo vivir en carne propia el dolor de esa gente”.

“Hay que tener mucho cuidado y no creer todo lo que se afirma en las redes sociales”

Para volverse un buen periodista, concluye, es muy importante estudiar e informar con calidad, sino cuidarse de no mal informar porque “lo único que tienes en esta profesión es tu prestigio. No puedes sentarte a hablar ante la audiencia y decir cualquier barbaridad que se te ocurra o con total desinformación. Si comparas a una persona que sabe hablar ante una cámara con un vocabulario fluido y amplio. E incluso quienes tienen canales de YouTube y logran muchos likes y pueden monetizar es porque llevan años trabajándolos y porque se han procurado y alimentado su credibilidad”.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones