Connect with us

Internacional

Fitch Ratings baja la calificación crediticia de México a “BBB”

Foto: Instagram

Esta tarde la calificadora Fitch Ratings actualizó a la baja la calificación crediticia de México. Fitch Ratings cambió la calificación crediticia de México a “BBB” desde “BBB+” y modificó la perspectiva de «estable» a «negativo». Mediante un boletín, esta argumentó que existe un deterioro del perfil crediticio de Pemex que estaría afectando a la calificación de México.

«Los diferenciales de la deuda de Pemex sobre la deuda soberana aumentaron sustancialmente en el 1T19, lo que llevó al gobierno a aumentar el apoyo. El costo fiscal de ese apoyo hasta la fecha representa el 0.2% del PIB en inyecciones de capital y menores impuestos efectivos, pero a juicio de Fitch no son suficientes para brindar una solución a largo plazo o evitar un deterioro continuo en el perfil crediticio de Pemex», señala en el boletín publicado esta tarde en su página.

Este panorama de la empresa paraestatal estaría mermando el accionar de Pemex, puesto que le impediría invertir lo suficiente para mantener su producción y las reservas, esperando que la primera se contraiga en 5% en 2019 y 2020.

También en La Hoguera: Se está progresando, pero no lo suficiente: Trump sobre reunión Pence-Ebrard

Además, la calificadora advirtió que el crecimiento continúa por debajo de su desempeño y los riesgos a la baja son magnificados por las amenazas del presidente Donald Trump de imponer aranceles a México a partir del 10 de junio para obligar a que detenga el flujo de migrantes que a través de su territorio busca llegar a los Estados Unidos.

Fitch dijo esperar que el crecimiento se acelere a partir del segundo trimestre del 2019, sin embargo, a pesar de ello esto solo permitiría que el crecimiento anual de 2019 se sitúe en 1%.

«La menor inflación y los salarios más altos deberían respaldar el consumo pero el sector energético, caracterizado por una tendencia a la caída de la producción en Pemex y niveles de inversión más débiles que reflejan una menor confianza empresarial, continuarán afectando el crecimiento», precisó sobre las causas.

Te podría interesar: Ebrard: aún no hay acuerdos, pero “hay voluntad”

Finalmente, en cuanto a los objetivos fiscales, esta opinó que se volverá más difícil cumplirlos hacia 2020, pudiendo generar esto una política más estricta que genere un nuevo obstáculo para el crecimiento puesto que el presidente se comprometió a no aumentar impuestos antes de 2021.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones