Connect with us

Internacional

Enfermedades mentales y odio son las que aprietan el gatillo: Trump

Trump
Foto: Especial

Luego de que el pasado fin de semana se registraran dos ataques armados que al momento han causado un total de 29 víctimas mortales en El Paso, Texas, y Dayton, Ohio, el presidentre Donald Trump hizo un llamamiento para que Estados Unidos condene “el racismo, la intolerancia y el supremacismo blanco”.

Este lunes, en conferencia de prensa, el mandatario republicano declaró que son “las enfermedades mentales y el odio” los que conducen a abrir fuego contra civiles desarmados, y “no el arma” en sí.

De esta forma, aunque Trump eludió la propuesta de una reforma al control de armas, instó a través de Twitter a los miembros del Congreso para que aprueben cambios legislativos que permitan imponer y fortalecer los requisitos y procesos de verificación para adquirir armas de fuego.

Dichos cambios a la legislación, que por ahora permanecen en el campo de lo hipotético, estarían vinculados a una reforma en materia migratoria, cuestión que constituye “una prioridad absoluta de su agenda” y que, hasta la fecha, sigue siendo un punto crítico en sus roces con el Partido Demócrata, que desde enero de este año controlan la Cámara de Representantes.

En su discurso, apuntó que Patrick Wood Crusius, individuo de 21 años originario de la ciudad de Dallas identificado como el autor del tiroteo que saldó una veintena de muertos y varias decenas de heridos, estaba “consumido por el odio racista” al momento de escribir el manifiesto que publicó horas antes del ataque en el sitio 8chan, donde se refería a una “invasión hispana en Texas” como principal catalizador de la masacre.

Recientemente, Trump ha sido duramente criticado por alimentar el clima de odio en Estados Unidos, a través de la retórica con la que se conduce en redes sociales: entre mayo de 2018 y el primer fin de semana de agosto de este año, que será recordado como uno de los más violentos en la historia reciente de Estados Unidos, el presidente ha publicado cerca de 2 mil 200 mensajes en Facebook utilizando la palabra invasión, de acuerdo con datos del sitio Media Matters.

Las publicaciones del mandatario estadounidense suelen estar relacionadas a una de sus máximas promesas de campaña y puntos de anclaje con el voto republicano: la intención de su gobierno de construir un “impenetrable” muro fronterizo entre México y Estados Unidos a fin de contener el flujo migratorio.

Entre las acciones que planteó el republicano, afirmó que ha solicitado al Departamento de Justicia una propuesta en materia penal para que los crímenes de odio y tiroteos masivos como los de este fin de semana sean castigados con la pena máxima.

“Los republicanos y los demócratas deben unirse y lograr fuertes verificaciones de antecedentes para comprar armas, quizás uniendo esta legislación con la tan desesperadamente necesaria reforma migratoria, ¡debemos conseguir que algo bueno, si no grande, salga de estos dos trágicos eventos!”, publicó el mandatario a través de Twitter.

Asimismo reprochó a los medios de comunicación por la presunta difusión de fake news, a las que achacó “la ira y la furia que se han ido acumulando por muchos años” en el país: “la cobertura de noticias debe comenzar a ser justa, equilibrada e imparcial, ¡o estos terribles problemas solo empeorarán!”, advirtió.

En ocasiones anteriores, el presidente Donald Trump ya se había comprometido a endurecer los controles y los procesos de comercialización de armas de fuego, pero hasta la fecha no ha dado muestras de voluntad para avanzar en el caso.

En febrero de 2018, tras el atentado que dejó un saldo de 17 muertos en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, el regente se limitó a extender sus condolencias a los familiares de las víctimas y a “trabajar” para evitar incidentes futuros relacionados con el tráfico de armas.

Sin embargo, no en pocas ocasiones ha amagado con vetar proyectos de ley impulsados por los demócratas que perseguían dicho objetivo.

Este domingo, la policía anunció que se está investigando el atentado perpetrado este sábado en El Paso como un acto de terrorismo y, con base en el presunto manifiesto contra “la invasión hispana”, será tratado como un crimen de odio; por tal motivo, las autoridades han pormenorizado que buscarán que Crusius sea condenado a pena de muerte.

El Paso, escenario del que ya se considera el mayor crimen de odio contra la población de origen hispano en la historia moderna de Estados Unidos, ha sido también uno de los mayores focos del debate en torno a la actual crisis migratoria.

Frecuentemente, delegados del Partido Demócrata en la ciudad fronteriza han denunciado las condiciones en los centros de detención de la zona, que se encuentran saturados.

Por otra parte, El Paso experimentó durante junio un incremento exponencial en la tasa de detenciones de migrantes, en relación con el mismo periodo del año pasado; al frente del tabulador, los arrestos familiares ocupan un puesto alarmante al pasar de 6 mil 326 detenciones en 2017 a un total de 117 mil 612 en lo que va del presente año.

De acuerdo con cifras del sitio Data USA, la población de El Paso es mayoritariamente de origen mexicano y latinoamericano en general, misma que cuenta con ciudadanía estadounidense.

Medios locales aseguran que los residentes de Ciudad Juárez, ciudad vecina y hermanada a El Paso, visitan diariamente el centro comercial Cielo Vista Mall, ubicado a menos de siete kilómetros de la frontera con México.

Según la Asociación Estatal del Rifle de Texas, en los últimos siete meses el gobernador Greg Abbott ha signado al menos una decena de leyes aprobadas por el Congreso local que reducen algunas restricciones a la posesión de armas, y que han disminuido el control en centros educativos y laborales, así como en lugares de culto.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones