Connect with us

A Fuego Lento

El arte de esconderse a la vista de todos

El arte de esconderse a la vista de todos AMLO
Foto: Cuartoscuro

Andrés Manuel está perfeccionando el arte de esconderse a la vista de todos, estando siempre presente, a unos metros, en persona, en vivo y a todo color, pero rodeado por una burbuja que lo hace intocable la mayor parte del tiempo. Muestra de esto son las últimas mañaneras que han coincidido con algunos asuntos por demás adversos y que no son fácilmente achacables a la oposición.

Discretamente, Andrés Manuel ha logrado poner una barrera espacial y temporal entre los reporteros y él. Ya que, en 4 de sus últimas 5 mañaneras, ha tenido invitados especiales que ocupan las primeras filas y, claro está, no le van a increpar ni cuestionar acciones. Además de que ellos, a diferencia de lo que tanto lastimó los sentimientos de Peña Nieto, sí aplauden. Por mero compromiso, pero el aplauso queda en video.

El viernes pasado organizó el festival de Día de las Madres. El lunes, recibió a los altos banqueros nacionales e internacionales para su plan de rescate a Pemex. El miércoles, Día del Maestro, llevó a miembros del magisterio para ser reconocidos y celebrar el génesis de su reforma educativa. Mientra que hoy, jueves, hubo representantes de las instituciones y organizaciones que colaborarán en su campaña antidrogas.

Sumando a que en 2 de estos 4 casos la ceremonia protocolaria consume el tiempo del diálogo circular con los medios, en todos las ocasiones se disminuyó la cantidad de preguntas y se amplió la duración de las respuestas, aunque estas aportaran mucho o poco a la información solicitada. Dándole a Andrés Manuel más control del micrófono y libertad de movimiento para posicionar su agenda sin cuestionamientos.

El martes, el único día que los medios tuvieron acceso a las primeras filas, la mañanera se convirtió, en esencia, en dos conferencias. La primera, sobre los avances en cuanto al descubrimiento de fosas clandestinas, la identificación de restos humanos y la búsqueda de desaparecidos. Información que debería haberse dado una semana antes, pero la presencia de Alejandro Encinas se fue aplazando ya que, pareciera, su agenda no coincidía con la del presidente en lo más mínimo.

En segunda instancia, el vocero Jesús Ramírez presentó la campaña en contra de las adicciones entre jóvenes. Sí, la misma que volvió a ser presentada con público en vivo el jueves. La mezcla de temas sensibles le permitió a Andrés Manuel concentrar las preguntas de los reporteros. Además de que el escenario se prestó para denunciar una vez más los males del neoliberalismo, dándose el lujo de cerrar la mañanera con una consulta a mano alzada que, como era de esperarse, solo su elenco de base acató.

La gravedad del asunto radica en que las mañaneras se han convertido en el único canal de discusión con el presidente que asegura estar abierto a cualquier debate, crítica o comentario. Ya que, terminando las conferencia, Andrés Manuel se refugia en los confines de Palacio donde nunca tiene nada importante, Ramírez dixit, pero ha sido anfitrión de figuras como gobernadores, expresidentes, actores de Hollywood y hasta la familia Slim. O bien, continúa con su gira perpetua por el país, donde es apapachado por el pueblo y pobre de quien cuestione al supremo.

En este periodo, Andres Manuel logró mantener a raya a los medios. Contestando a regañadientes las preguntas sobre la crisis ambiental de la megalópolis, las cuales se tuvieron que hacer a grito de los reporteros, causando la ira de los fanáticos del presidente ante tal falta de respeto. Claro, también evitó que se ahondara en temas como el de su decreto mediático para renunciar a facultades constitucionales, o sea, una faramalla. Un ejercicio de esconderse a la vista de todos.

Las contradicciones en la Semarnat

Vaya choque de declaraciones que se llevó a cabo esta semana en la Semarnat. Mientras el subsecretario de Gestión para la Protección Ambiental, Sergio Sánchez Martínez, comentó el lunes que el recorte presupuestal hecho por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador pegó en el área que se encarga de prevenir, estudiar y combatir los incendios forestales, la titular de la Secretaría, su jefa, Josefa González Blanco, aseguró, luego de dar rodeos y rodeos al tema, que dicho recorte no ha afectado a las tareas de la dependencia.

Pero la realidad es que los incendios forestales, esos a lo que el gobierno de la CDMX ha culpado también de la contaminación, han aumentado. De acuerdo con el reporte de Bomberos y de la Dirección General de la Comisión de Recursos Naturales y Desarrollo Rural de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), hasta el corte de las 18:00 horas de este miércoles 15 de mayo, se registraron 22 incendios, de los cuales seis corresponden a incendios urbanos y 16 a forestales; 16 ya fueron extinguidos.

Con datos del gobierno federal, este jueves se registraron 71 incendios en 18 entidades. “Pero también estamos actuando en una forma muy coordinada con Protección Civil, con los gobiernos del estado. La Marina nos ha prestado helicópteros, y está también la Sedena”, dijo este jueves Josefa González Blanco.

Lo curioso es que este mismo jueves, Sergio Sánchez Martínez y su jefa, Josefa González Blanco, estuvieron en la misma mesa.
A todo esto, ¿quién tendrá la razón? ¿El recorte afectó o no afectó?, pregunta que, por supuesto, no quiere iniciar un incendio.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones