Connect with us

A Fuego Lento

Como Peña, AMLO le alzará el brazo a Trump en plena campaña

Foto: Cuartoscuro

Hace 4 años, el último día de agosto para ser exactos, el entonces presidente Enrique Peña Nieto cometió uno de los grandes errores de su gobierno al recibir en Los Pinos al aún candidato republicano Donald Trump. Hoy, en los tiempos revueltos que nos ha traído el Covid, Andrés Manuel (AMLO) tuvo a bien revolverlos un poco más anunciando que, por primera vez, invitó al millonario para reunirse en persona. Coincidiendo que, una vez más, será en pleno periodo electoral.

Andrés Manuel recurre a una de esas jugadas riesgosas que solo él se atrevería. Sea en junio o en julio, en México o en EU, otra vez le regalará a Trump, de nuevo candidato, la oportunidad de tener bajo su sombra al presidente de aquellos que uno llama ‘héroes vivientes’ y el otro ‘bad hombres’. Ya sin polémica por el muro, porque hay 27 mil elementos de la Guardia Nacional resguardando la frontera. Ya sin hostilidades, solo con agradecimiento por los actos de solidaridad del míster.

En 2016 la apuesta de Peña Nieto —y de Videgaray, aún ocupando la vicepresidencia desde Hacienda— fue invitar al candidato para extender un puente de comunicación tras un año de polémica campaña en la que México había resultado un daño colateral. Y hablando de daños, esta movida no hizo más que eso en el disminuido gobierno peñista, costándole el puesto al intocable de Malinalco para evitar una ruptura total del gabinete.

Sin embargo, para Trump dio dividendos ya que en EU se destacó lo ‘presidencial’ que lució en la cita. Un detalle que, sin duda, contribuyó a que dos meses después de su visita a México se impusiera en las elecciones de noviembre. Aunque para diciembre Videgaray ya había vuelto a la vicepresidencia, esta vez desde la Cancillería, la relación con Peña Nieto nunca mejoró. Tanto que la única reunión que acordaron en los 2 años que coincidieron como mandatarios fue cancelada en medio de polémica, ¿de qué otra forma?

Por eso Andrés Manuel se atreve, porque él y su gente, léase Marcelo Ebrard, son infinitamente más fieros en eso a lo que le llaman política que Peña Nieto y Videgaray. Para nada será el Trump que llamó a los mexicanos violadores y asesinos, sino el Trump que le garantizó a México todo el equipo médico para enfrentar al coronavirus; el que metió las manos a la lumbre por Pemex ante el cártel petrolero árabe; el que no mandó a los marines tras la masacre de los LeBarón porque confía en la 4T.

Y es que el aún abstracto encuentro donde Donny y Andy por fin estrecharán manos servirá de escaparate de la relación simbiótica que han forjado. De alguna manera, le dará puntos a Trump en el escenario electoral para recuperarse por los efectos que ha tenido el coronavirus en su gobierno. Mientras que Andrés Manuel podrá presumir que respondió de manera global a una crisis global. En una de esas, hasta un cachito de la rifa sin avión presidencial le vende.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones