Connect with us

A Fuego Lento

En Michoacán: alianza PRD-PRI-PAN o ‘candidato-carnal’, las dos no se pueden

Silvano, Aureoles, Michoacán, Gobierno, Candidato, Hermano, Carnal, Prd, PAN, PRI, Morena, Morelia, Michoacán,

Aunque a muchos no les gusta admitirlo, ya estamos en campaña para 2021, la fecha marcada para que Andrés Manuel y Morena consoliden la toma del poder teniendo la friolera de 14 gubernaturas en juego y pudiendo mandar a la guillotina al desconocido PRD, cuyos líderes ya maquilan que hacer para mantener el registro nacional. En este escenario, los ojos se posan sobre sobre Michoacán, la última trinchera del Sol Azteca.

Es en el estado gobernado por Silvano Aureoles donde la otrora impensable alianza PRD-PRI-PAN se ha ido desenvolviendo con mayor facilidad. Es la única gubernatura que le queda al Sol Azteca, pero el mandamás es bastante cercano al tricolor local y nacional, tanto que, para lograr su asunción en 2015, le prestó a sus satélites de entonces, el PES y PANAL, para completar su coalición junto al acomodaticio PT.

Además de que este es el estado natal del jerarca de Acción Nacional, Markito Cortés, quien es el primero en reconocer la falta de cartas fuertes en el estado. Principalmente porque la mayoría de los panistas michoacanos pertenecían al bloque de Felipe Calderón, al que le mantiene lealtad en su experimento llamado México Libre, mientras que otros que podrían salir al quite hoy están en el Senado posando junto a Ricardo Monreal y Cristóbal Arias.

Estos ingredientes se suman a la necesidad imperiosa de impedir que Morena sume lo que a todas luces pinta como una victoria fácil, lo que desemboca en que las pláticas para consagrar aquella megacoalición prometida en 2011 por Gustavo Madero, Jesús Zambrano y Humberto Moreira. Pero, como en aquella ocasión, llega el impedimento es que el gober en turno quiere llevar mano en la elección de su sucesor.

Tal vez priistas y panistas aceptarían un dedazo de Silvano con tal de amarrar un frente único anti-Morena, pero la intención de Aureoles es la imponer a su hermano, Antonio García Conejo, como su sucesor. Si bien en ninguno de los tres partidos se espantan por las monarquías republicanas en las que gobernadores les dejan los cargos a sus familiares, Toño no es del agrado de nadie al verlo como un personaje poco rentable y sin muchas posibilidades.

Incluso en el PRD tienen el amargo recuerdo de que, por cumplirle el caprichito a Silvano de nombrar a sus ‘candidato-carnal’ al Senado, solo hicieron enfurecer a Carlos Torres, uno de sus cuadros locales con mayor estructura territorial y quien, despechado por no ser ungido por su partido, encabezó una desbandada a Morena. Solo para que el gober les pagara despreciando al candidato panista-perredista para elogiar al no-priista José Antonio Meade.

Si algo nos enseñó ese pasaje de la historia electorera michoacana es que para Silvano están primero sus dientes, después sus parientes y hasta el final su partido. Quien sabe, puede ser que, para sus adentros, ya hasta le haya encontrado el abolengo a ser identificado como ‘El Último Gobernador en la Historia del PRD’. Porque la idea de que su hermano tiene madera de gobernador nadie se la va a quitar, y nadie se la va a poner a quienes maquilan el mega-frente anti-Morena.

🔥 También en La Hoguera:

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones