Connect with us

A Fuego Lento

Al ‘Diablo’ con la buena relación entre el gobierno y las empresas

Al ‘Diablo’ con la buena relación entre el gobierno y las empresas
Foto: Captura de video

Cuando parecía que José Antonio ‘El Diablo’ Fernández y su FEMSA no podían doblar más las manos ante el gobierno de Andrés Manuel, desde Palacio Nacional les declararon la guerra, tanto dando la cara como ensarapados. Ya que no solo fueron nombrados en la impoluta mañanera como parte del BOA, sino que también se detonó una campaña en redes sociales de esas que tanto hacen enojar al presidente cuando está del otro lado de los twitts.

El martes pasado, por instrucción de Andrés Manuel, el vocero Jesús Ramírez leyó el documento constitutivo del BOA en donde FEMSA figuró como la única empresa privada señalada por nombre. Si bien también aparecieron otros organismos como el CCE y la Coparmex, así como las eternamente vilipendiadas empresas de medios de comunicación, al ‘Diablo’ le tocó que lo pasaran, solo, al centro de la pista de las mañaneras. Donde lo que no mancha, tizna.

Si este trago amargo no fuera suficiente, desde Palacio Nacional detonaron este fin de semana otra bomba contra el jerarca del empresariado regiomontano. Divulgando la versión en redes sociales que, tras acordar pagar casi 9 mil millones de pesos en impuestos atrasados, El Diablo se comunicó con líderes empresariales y del PAN para sentenciar que “le pagamos al SAT, pero vamos a pagar el doble para sacar a López Obrador en 2020”.

Ninguno de los que han publicado esta versión, como ‘Regeneración’, aporta evidencia de cuándo, dónde ni cómo sucedió, sólo replican la cita surgida a manera de ‘chisme oficial’. Lo que hizo estallar las cuentas de los simpatizantes de la cuatroté con ola tras ola de mensajes, etiquetas y tendencias contra El Diablo y su empresa. Al grado de que, cosa extraña en ellos, FEMSA publicó un comunicado institucional deslindándose de cualquier actividad política-electoral. Desatando más ira en las redes.

No se puede borrar el hecho de que El Diablo se portó como tal con Andrés Manuel durante su búsqueda de la Presidencia de la República. Fue, con Claudio X. González, Alberto Baillères y Germán Larrea, uno de los empresarios que más recursos aportó a las campañas en su contra en 2006, 2012 y 2018. Sin embargo, de este trabuco detractor, también fue el primero en intentar tender puentes para tratar de que la cuatroté no arrasara con su emporio.

Así, El Diablo buscó de ‘nadar de muertito’ durante el primer año y medio del nuevo gobierno. Sin ser parte de los empresarios presidenciales; como Carlos Slim, Ricardo Salinas, Daniel Chávez y otros; pero tampoco un declarado opositor, como los Claudios o, bajita la mano, Baillères y Larrea, quienes no dejaron de vincularse con los sectores más ‘anti-AMLO’ y, curiosamente, no aparecieron en el igualmente curioso documento del BOA. ¿Por qué habrá sido que se obviaron a estos notorios de la lista?

De poco le sirvió ponerle el pecho a las balas de los Claudios, Larrea, Baillères y otros, quienes exigieron en abril que el mucho más ofensivo Gustavo de Hoyos tomara el lugar de su alfil, Carlos Salazar, al frente del CCE. El Diablo aguantó y hasta puso el ejemplo pagando lo que FEMSA debía en impuestos. Además de sumarse a la estrategia ‘Juntos por la Salud’ del plenipotenciario canciller Marcelo Ebrard, todo con miras a que las aguas se volvieran a calmar a corto plazo.

Pero tal parece que don José Antonio tarde entendió que con Andrés Manuel no existe tal cosa como las ‘medias tintas’, ni aunque lo declare en actos públicos. Se está con él o se está contra él y, teniendo el historial de diabluras que el mandamás de FEMSA le hizo durante décadas al hoy primer mandatario, no se puede decir sorprendido de que en Palacio Nacional le hayan jalado la cola al tigre solo para echarle la culpa a él.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones