Connect with us

Cultura

Se desata la fiebre por Caravaggio en México

Foto: Twitter/Munal

La exposición Caravaggio, una obra un legado se inaugura el jueves 22 de febrero en el Museo Nacional de Arte y ya desde días antes comenzó la expectativa de asistencia masiva, a pesar de que sólo se exhibirá una sola obra del pintor italiano hasta el 1 de julio próximo.

‘Buona Ventura’, Caravaggio. Foto: Twitter/Munal

La buona ventura (La buena suerte, 1594) es una de las dos versiones que pintó Caravaggio y procede de los Museos Capitolinos de Roma; la otra, mejor conservada, está en el Museo de Louvre, en París, y se le conoce como La diseuse de bonne aventure (1595).

El lunes pasado, el museo advirtió que sólo habrá acceso con boleto a la apertura y que se repartirán mil dobles, martes y miércoles. Es decir, quien no consiguió su pase doble a estas horas, quedó fuera. Todo por ver una sola pintura de Michel Angelo Merisi da Caravaggio, dentro de una exposición en la que en cambio se mostrará su influencia en artistas locales.

“Por protocolos de protección civil y en atención a la seguridad de los asistentes, el acceso a la inauguración de #CaravaggioMUNAL será ÚNICAMENTE con boleto de acceso. Habrá mil boletos dobles que se repartirán el martes 20 y miércoles 21, en un horario de 11 a 14 y 16 a 18 h”, se tuiteó en la cuenta del museo dependiente de la Secretaría de Cultura.

Es decir, en la noche de la inauguración darán acceso a ¡2 mil personas! en el Munal, obvio que mucha gente sólo va a los eventos del museo porque en la explanada se reparten cervezas.

Desde octubre pasado el embajador de Italia, Luigi Maccota, ya había difundido que entre las apuestas culturales de su país en México estaba una gran muestra del pintor Caravaggio en el Munal, aunque semanas después la información se tradujo en que sólo se iba a traer una pintura del célebre maestro barroco de las tinieblas y el tremendismo poético.

Caravaggio nació el 29 de septiembre de 1571 en Milán y murió en Porto Ércole 39 años después, el 18 de julio de 1610. Sólo sobreviven muy pocas pinturas del artista milanés, la mayoría en museos de Europa o en manos privadas, por lo que ver una ya es ganancia.

Entre sus obras más famosas están El amor victorioso (1602-1603), La flagelación de Cristo (1607), Judith y Holofernes (1598-1599) o La decapitación de san Juan Bautista (1608). Pinturas con una crueldad muy explícita para su tiempo, donde él era protagonista.

La buona ventura muestra a un joven quien se deja seducir por una gitana para que le lea la mano, mientras le arrebata un anillo.

Se cree que en una de las dos versiones el modelo masculino era Mario Minniti, la pareja del pintor, que mantenía relaciones indiscriminadamente con hombres y mujeres. El cuadro fue comprado por el banquero y mecenas de Caravaggio, Vincente Giustiniani, cuyo amigo, el cardenal Francesco María del Monte adquirió una segunda pintura sobre el mismo tema: Partida de cartas, de 1595, y después le encargó la segunda versión de La buona ventura, apenas restaurada en el Museo de Loucre en la década de los ochenta del siglo pasado.

La vida tormentosa de Caravaggio, realmente una novela de aventuras, excesos etílicos y sexuales, crímenes y persecuciones, ha sido abordada por numerosos artistas a lo largo de la historia. En el cine, por ejemplo, destaca la obra maestra de Derek Jarman, Caravaggio.

También en México contamos con una historia sui generis sobre el célebre pintor, la novela Muerte súbita (Anagrama, 2013), que narra una supuesta partida de tenis entre Caravaggio y el poeta del Siglo de Oro español, Francisco de Quevedo, con las pelotas del juego como leit motiv. La obra literaria hizo acreedor a su autor, Álvaro Enrigue, del premio Herralde.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones