Connect with us

Nación

Romo es un hombre de “extrema derecha”, acusa Urzúa

Foto: Cuartoscuro

Carlos Urzúa dio a conocer su versión de los hechos que lo llevaron a renunciar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, comenzando por la relación con Alfonso Romo Garza, a quien considera un ‘hombre de extrema derecha’. De igual manera, ahonda en las acusaciones de conflicto de interés que levantó contra el jefe de la Oficina de la Presidencia, mismas que molestaron al presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Ideológicamente, Romo es un hombre de extrema derecha y en términos sociales oscila entre el Opus Dei y los Legionarios de Cristo. ¿Cómo un hombre así, que llegó a admirar a Augusto Pinochet y a Marcial Maciel acaba no solo siendo amigo de López Obrador, sino incluso como jefe de la Oficina de la Presidencia?”, reflexiona Urzúa en una entrevista con Hernán Gómez para el semanario Proceso luego de renunciar a la SHCP el martes pasado.

Te puede interesar: Choques de Urzúa fueron con AMLO, Romo y SAT por ‘inercia neoliberal’

A su consideración, el fin último de Romo Garza en el gobierno de López Obrador es ‘renacer’ como empresario luego de haber llagado, incluso, a las listas de ‘Forbes’. Reconociendo que fue a él a quien aludió en su carta de renuncia por presuntos conflictos de interés, Urzúa reconoce no tener información concreta de que esta clase de hechos hayan ocurrido en la presente administración, pero sí deja en claras sus sospechas.

“Dado que en la jefatura de la Oficina de la Presidencia se maneja a diario un cúmulo de información económica confidencial, uno quisiera que Alfonso Romo y sus familiares hasta de primer grado no tuvieran actualmente participación accionaria alguna en la Casa de Bolsa Véctor”, explica el exsecretario. Refiriéndose a la firma financiera del empresario, misma que es la única de origen mexicano en tener presencia en tres continentes —América, Europa y Asia—.

Te puede interesar: “No se toleran conflictos de interés”: Sandoval tras renuncia de Lomelí

Como lo dijo López Obrador en conferencia de prensa, Urzúa discrepó con él ya que Romo colocó a Margarita Ríos-Farjat y Eugenio Nájera, directores generales del Servicio de Administración Tributaria y Nacional Financiera, respectivamente. “Este último ha sido desde siempre su mano derecha en el sector empresarial. Mientras que, para que ella pudiera ser impuesta, se tuvo que cambiar la Ley del SAT”, critica.

Finalmente, Urzúa advierte que Romo Garza intentó, al inicio de la administración, hacerse con el control de las secretarías de Hacienda y Economía, que encabeza Graciela Márquez, reconociendo que, en su momento, López Obrador lo impidió. Incluso permitiéndole designar a Arturo Herrera, su sucesor, y a Victoria Rodríguez como sus subsecretarios de Hacienda y Egresos. Además de la de Raquel Buenrostro a cargo de la Oficialía Mayor. Negando la versión de sus roces con esta última y recordando que los tres fueron sus alumnos en El Colegio de México.

Comentarios

Leer más
Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones