Connect with us

Incendiario

¿Quién vigila a los vigilantes?

Qué relajo armó Álvaro Delgado al exponer que detrás de LatinUs están el clan Madrazo y el grupo allegado a Silvano Aureoles. Con su reportaje, disipó las pocas dudas que quedaban en torno a que la plataforma fue creada con intenciones estrictamente opositoras al gobierno lopezobradorista. Aunque a muchos les cause rasquiña, fue una acción no solo necesaria, sino urgente para la vida pública de México al tomar en cuenta los goles que Loret de Mola y compañía han anotado.

Con un “al poder se le vigila, no se le aplaude”, Víctor Trujillo, perdón, Brozo, porque son personas completamente distintas al parecer, defendía su postura ante el naciente régimen de la cuatroté. Y es verdad, al poder solo le aplauden los aplaudidores, esos que no reconocerían la dignidad ni aunque se las dibujaran. Pero también es verdad que eso que se llama ‘el poder’ no es solo el gobierno en turno o un partido. El poder tiene muchas variantes y personificaciones.

Te puede interesar:Brozo’, la perversión del periodismo

También tiene cierto grado de razón el propio López Obrador al señalar que en México, como en muchos otros países, los medios de comunicación son parte de grandes conglomerados empresariales. Todos sabemos que los dueños de Televisa, TV Azteca, Imagen, Milenio-Multimedios, UNO y Radio Fórmula son de los hombres más ricos del país. No hace falta mencionar nombres como Azcárraga, Salinas, Vázquez, Slim.

El mismo Álvaro Delgado pondera la importancia de tratar al poder económico con la misma minucia con la que se atiende al político. Ya ni hablar de otros como el eclesiástico, el militar, el criminal y, claro está, el mediático. Respecto a este último, además de que los grandes medios del país son tentáculos empresariales, tienen la particularidad de ser “una subclase de la subclase política”, como describió Jorge Zepeda Patterson en un reportaje que publicó como novela.

Estas condiciones parecen cumplirse al pie de la letra en LatinUs. Resulta que es un parapeto de intereses políticos y económicos con un fin claro: pegarle, y pegarle duro, a la cuatroté. Lo que han hecho de las mil maravillas. En general, todos los escándalos que han hecho mella en el actual gobierno han salido de esta plataforma y, cuando no, fueron publicados por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, la organización de Claudio X. González.

Te puede interesar: «A AMLO le duele que lo exhibamos», dice Loret, sin aclarar sus ligas con Aureoles y Madrazo

Esto sirve para hacer un buen contraste. Mientras que siempre se han sabido los vínculos económicos y políticos de MexiClaudios, LatinUs permanecía en una incógnita. Casi como si el puro recelo y molestia que causa López Obrador hubiera materializado una plataforma innovadora dedicada a exponer los errores de su gobierno. Ahora, con este reportaje de Delgado, se sabe que no es así, es una avanzada de uno de los adversarios históricos del hoy presidente.

El haber descubierto las fuentes de financiamiento que empujan a LatinUs no demerita lo que han expuesto. Son cosas tan reales que hasta el gobierno tuvo que retirar los contratos de Pemex a Felipa Obrador o David León tuvo que dar las gracias, por ejemplo. Que son golpes políticos, lo son, pero eso no les resta realidad ni peso en la vida nacional. Al igual que los videoescándalos de 2004 fueron un dardo político, pero mostraron lo que sucede a puerta cerrada en los partidos.

Te puede interesar: Sólo se investigaría a ‘Latinus’ si incumple con el SAT: AMLO

Por el contrario, contribuye a que la ciudadanía tenga mayor conocimiento de los actores del debate público, provengan del poder que provengan. Lo que es crucial para, en esencia, construir ciudadanía. Aprender a tomar con pincitas, sin llegar a desacreditar por adelantado, lo que publica LatinUs, así como lo que dice López Obrador en sus mañaneras. Al fin y al cabo, ambos juegan sus juegos acorde con sus intereses y proyectos.

Esto puede, a la larga, ser benéfico para el proceso de maduración ciudadana. Aprender como sociedad que no todo lo que dice LatinUs es una verdad abnegada y todo lo que se dice en las mañaneras son mentiras electoreras, o viceversa. Sino que la realidad de México va más allá de las disputas de grupos. Dada la reacción que generó el reportaje de Delgado, este ideal sigue estando muy distante, se vería inalcanzable, pero no es excusa para no tenerlo como meta.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones