Connect with us

¡Qué espectáculo…!

‘Brozo’, la perversión del periodismo

Foto: Especial

Como bien recuerda, amable lector, en este espacio se ha dicho que Víctor Trujillo, y mucho menos su álter ego Brozo, puede ser llamado periodista cuando lo único que hace es imitar, en versión grotesca, a don Jesús Martínez Palillo.

Pues bien, resulta que a este señor se le calificó de “violador, acosador y misógino” por “utilizar” a mujeres con poca ropa como objetos sexuales en lo que era “El Mañanero”, lo cual, por supuesto, negó.

“No soy violador ni acosador ni misógino. Quienes me conocen en lo personal y lo profesional, lo saben. Interpreto personajes, soy actor. Repudio la campaña inquisitoria que pretende diluir la postulación de un presunto violador al gobierno de Guerrero”, escribió en Twitter.

Víctor Trujillo, y mucho menos su álter ego Brozo, puede ser llamado periodista cuando lo único que hace es imitar, en versión grotesca, a don Jesús Martínez Palillo. Foto: Especial.

Por supuesto que más de una persona salió en su defensa, como ocurrió con Lily Téllez, a quien muchos ilusos ya ponen como candidata a la presidencia (no se ría), la misma que califica de asesinas a las mujeres que eligen no tener a un hijo de manera legal, es decir, elegir sobre su propio cuerpo, pero que eso sí, le parece correcto y cómico que una chava aparezca semidesnuda a las 7 de mañana en televisión nacional para que ese “payaso tenebroso” la “empinara” sobre el escritorio, la alburearan y sirviera de objeto sexual.

Ahora bien, Trujillo se olvidó que él mismo hace esos juicios con lo que le dicen sus patrones, uno de ellos el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, quien hasta le presta parte de Guadalajara para que grabe sus cápsulas en contra de quien sea.

Ser un actor significa, precisamente, eso, interpretar personajes, no usar alguno del repertorio para enjuiciar a quien desee, y ahora que le tocó ser el acusado, se lava las manos y se pone como víctima.

«Ahora que le tocó ser el acusado, se lava las manos y se pone como víctima». Foto: Especial

La actuación y más en temas políticos, es uno de los oficios, dirían grandes como Héctor Suárez, más dignos del mundo siempre y cuando se haga la interpretación lo más apegado a la realidad para no resultar un comiquillo al que le pagan por soltar insultos.

Te puede interesar: «No soy violador, ni acosador, ni misógino», dice Víctor Trujillo tras exhibida a ‘Brozo’

Víctor Trujillo ha vivido de Brozo más de 25 años, desde aquella “Caravana” de Imevisión, lo cual es más correcto, vivir del trabajo. Lo lamentable no es que alguien le hiciera creer que es un “periodista crítico” al invitarlo a mesas de debate nocturnos, sino que el propio actor se lo creyera.

Hoy el histrión sale a aclarar que es tan sólo un “actor”, ojalá y el mismo lo acepte y se deje de mentadas de madre para todos lados, porque un periodista no es el que más grita, tiene más fans o se disfraza para insultar, sino el que critica con base en la información, no pesos en la bolsa, como la ha hecho en Latinus, sitio en donde trabaja junto a su patiño Carlos Loret de Mola, donde los que sueltan el varo son empresarios y políticos.
 
—000—

Brozo, personaje cuestionado por sus comportamientos. Foto: Especial
Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones