Connect with us

Nación

ONU-DH respalda la autoconsulta de comunidades mayas para rechazar granjas porcícolas en Yucatán

Foto: Cuartoscuro

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) mostró su apoyo a la organización de una autoconsulta donde comunidades mayas de los municipios de Kinchil, Maxcanú y Celestún, en Yucatán, se posicionaron sobre un proyecto de granjas porcícolas.

La ONU-DH calificó como importante el ejercicio de autoconsulta consolidado el pasado 25 de julio por comunidades mayas. Esta resaltó que las comunidades organizadoras del proceso decidieron hacer uso del instrumento ante la falta de procesos de consulta acordes a los estándares internacionales que les ha privado de la posibilidad de participar en la toma de decisiones.

Por ello, dijo que este tipo de mecanismos sirven para ejercer el derecho a la autonomía y libre determinación de los pueblos indígenas, pues deciden, con base a sus usos, costumbres y sistemas normativos, realizar un diálogo interno sobre una medida que puede afectarles.

La Oficina reiteró también su disposición a acompañar estos ejercicios. Para esta ocasión, la autoconsulta maya tuvo también el apoyo de instituciones y personas defensoras de derechos humanos en la región, como ‘Indignación AC’, organización no gubernamental que desde 1991 se ha dedicado a la defensa de los derechos humanos desde una perspectiva pluricultural. Estas acompañaron a las comunidades en su organización para la autoconsulta, orientándoles respecto de sus derechos.

Te puede interesar: Llama AMLO a participar en la Consulta Popular el próximo domingo

Finalmente, la ONU-DH también ofreció al Estado mexicano asistencia técnica para construir políticas, planes y leyes que incorporen las propuestas, prioridades y preocupaciones de los pueblos indígenas en relación con el desarrollo de sus territorios.

Fue el pasado 13 de julio cuando pobladores de Kinchil, Celestún y San Fernando, municipio e Maxcanú, anunciaron su intención de someter a una autoconsulta un proyecto de la industria porcícola. Este consta de 3 granjas que de acuerdo a los exponentes conlleva riesgos y consecuencias que el Estado pasó por alto.

De esos tres puntos, la votación a favor de una granja se consolidó únicamente en Kinchil, donde 576 habitantes votaron por el ‘Sí’ y 423 por el ‘No’. En Celestún el ‘No’ fue mayoritario con mil 101 votos y solo siete por el Sí, mientras que en San Fenando 59 personas se opusieron a la granja de cerdos y 58 votaron a favor de permitir su instalación.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones