Connect with us

Estados

Zamarripa y Cabeza de Vaca, los ‘superpolicías’ del bastión panista

Foto: Twitter Carlos Zamarripa

Ostentando credenciales de ‘superpolicías’, Carlos Zamarripa y Alvar Cabeza de Vaca son los encargados de la seguridad en Guanajuato, el bastión del Partido Acción Nacional, desde hace una década. Durante sus gestiones en la Fiscalía General de Justicia y la Secretaría de Seguridad Pública, la violencia ha ido al alza en la entidad y se consolidó la organización criminal del Cártel de Santa Rosa de Lima, hoy un objetivo prioritario del gobierno federal.

Zamarripa Aguirre es licenciado en derecho por la Universidad La Salle Bajío y maestro en Ciencias Jurídico-Penales por la Universidad de Guanajuato. También es egresado de la Academia Nacional del Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, siendo certificado por la Agencia Antidrogas (DEA) y recibiendo capacitación en Israel, Chile y Colombia. Credenciales que le han valido el respaldo de 3 gobiernos panistas.

Te puede interesar: AMLO acusa ‘ineficiencia y corrupción’ en liberación de madre de ‘El Marro

En febrero de 2009, el procurador general Daniel Chowell dejó el cargo para ser candidato del PAN a la alcaldía de Guanajuato, por lo que el gobernador Juan Manuel Olivas designó a Zamarripa, en ese entonces subprocurador, como encargado de despacho, ratificándolo como titular de la PGJ posteriormente. En 2012, Olivas dejó el gobierno para ser subsecretario general adjunto del PAN y su suplente, Héctor López, mantuvo el gabinete intacto por los meses restantes de administración.

El gobernador entrante, Miguel Márquez, mantuvo a Zamarripa en la PGJ y, como secretario de Seguridad Pública, nombró a Cabeza de Vaca Appendini. Licenciado en Derecho Privado por la Universidad Iberoamericana en León y maestro en Derecho Fiscal por la Universidad de Guanajuato, se desempeñó como consultor privado en materia de seguridad, habiendo ya desempeñado cargos tanto en la SSP como en el Ministerio Público a nivel estatal.

Menos de un año después de asumir Zamarripa la titularidad de la PGJ, en 2009, la dependencia registró 395 homicidios dolosos. Para 2018, al concluir el sexenio de Márquez Márquez y ya con Cabeza de Vaca en la SSP, el número se había incrementado a 2 mil 290. Siendo 2015 el año en el que los conflictos entre bandas criminales comenzaron el despunte de los indicadores de violencia e inseguridad.

Te puede interesar: Cártel de Santa Rosa de Lima ‘se dejó crecer’ en Guanajuato, señala AMLO

El mismo Márquez reconoció, apenas horas antes de concluir su mandato el 24 de septiembre de 2018, que “claro que en este tema se pudo haber hecho mucho más y he insistido en el tema de impunidad, eso se ha generalizado en todo el país y Guanajuato no fue la excepción”. Si bien defendió su gobierno invirtió en incrementar y mejorar el sueldo de la fuerza policial, apuntó que “la ley no te ayuda” para evitar el fenómeno de la ‘puerta giratoria’ en materia de detenciones.

Pese a estas cifras, el gobernador entrante, Diego Sinhue Rodríguez, decidió ratificar en el cargo tanto a Zamarripa como a Cabeza de Vaca. Diciendo que “metía las manos al fuego” por su procurador, ponderando que este “cuenta con la confianza de organismos internacionales, es parte del Plan Mérida, está sentado en la mesa donde se bajan los recursos […] la gente del Plan Mérida está consciente del reto que hay, pero también recomiendan el modelo que ha hecho”.

Te puede interesar: Ebrard pide a EU, por segunda vez, aclarar operativo ‘Rápido y furioso’

Al respaldo de Sinhue se sumó el del PAN, cuya mayoría en el Congreso estatal nombró a Zamarripa como titular de la Fiscalía General de Justicia, dependencia autónoma, por los próximos 9 años. Sobre esta polémica, el diputado local Miguel Ángel Salim declaró, en diciembre del 2018, que “en este momento, un cambio en ese sentido sería muy riesgoso para Guanajuato, porque coincidiría con el cambio de gobierno”.

De igual manera, tanto Salim como Alfredo Ling, presidente del Comité Municipal del PAN en León, recalcaron que Zamarripa no sería un ‘fiscal carnal’ ya que, como Cabeza de Vaca, no es militante panista, así como que Olivas, quien lo nombró procurador 10 años antes, “hace mucho que dejó de ser gobernador”. Esto en respuesta a las quejas del Movimiento Regeneración Nacional y los partidos Revolucionario Institucional y Verde Ecologista de México.

Te puede interesar: “No intervenimos para quitar funcionarios”: AMLO sobre separación de Winckler

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones