Connect with us

Cultura

Violín y acordeón agasajan el alma con recital a distancia

Foto: Especial

“Literalmente la música me salvó la vida. Yo considero a la música como algo que sana”, dice a La Hoguera.mx África Santiago, violinista mexicana y miembro del “Ensamble Iram Gallardo”, una comunión armónica que une violín y acordeón en una escena musical casi fantástica.

La agrupación, dice Iram Gallardo, es un lugar en donde se puede hacer realmente música de tal manera que se puede transmitir al público todos los géneros…, desde un tango hasta la música clásica o popular mexicana.

En esta nueva “normalidad” y con el fin de seguir enalteciendo la cultura, aun durante esta pandemia, el dueto se presentará el próximo miércoles 25 de noviembre en un concierto en que interpretará su música a través de los instrumentos a los que se han dedicado toda la vida.

“Este concierto se hace para no dejar de lado los eventos culturales. Sabemos que los músicos han sido de los más afectados por la pandemia y el confinamiento. Las instancias culturales están viendo alternativas para poder seguir brindando conciertos, cultura en general”, dice Iram Gallardo, amante del acordeón y quien se presentará junto a África en concierto virtual, que será transmitido a través de las redes sociales del Museo Nacional de las Culturas del Mundo el miércoles 25 de noviembre en punto de las 20:00 horas.

Foto: Especial

La artista África Santiago supo que se dedicaría al violín toda su vida desde los 12 años, pues, a pesar de haberse adentrado en la música mediante un corno francés, fue gracias a su tío, así como a varias circunstancias de la vida, que tomó esta decisión.

Luego de ingresar a la Escuela Nacional de Música, ahora llamada la Facultad de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y asistir a la Escuela Vida y Movimiento (EMVM) del Centro Cultural Ollin Yolitztli (CCOY), ahora la artista forma parte de la Orquesta Típica de la Ciudad de México, así como del “Ensamble Iram Gallardo”, entre otros.

Aunque su madre quería que ella fuera dentista, esta profesión jamás llamó tanto la atención de África como las emociones que podía transmitir mediante este instrumento que le dio la oportunidad de decir cosas que con palabras no podía decir en ese momento, cuando era pequeña.

Te puede interesar: ‘Buñuel en el laberinto de las tortugas’, un genio animado en dos dimensiones

Y aunque pensó en cierto momento tirar la toalla por algunos dichos de la sociedad como que se iba a morir de hambre si se dedicaba a la música, fue su misma madre y su abuela que le impidieron abandonar su sueño. Su camino.

Foto: Especial

“Veían que era algo que me llenaba, que dejaba mucha satisfacción, que me daba vida…, pues la música sana, la música toca corazones. Levanta almas y espíritus. Entonces la verdad yo por eso decidí dedicarme a esto”, dice firme la violinista.

Destaca que en su visión de vida, sobre la música, ellos prestan un servicio a la comunidad. Un servicio a la sociedad que no se ve ni que es tangible. Pues es un servicio que se le da al espíritu, al alma. “Creo que en un sistema como en el que actualmente vivimos, aquí lo importante es la materia y la verdad es que la música va más allá”, recalca.

El sueño que se convierte en meta y posteriormente en vida real solo se consigue con esfuerzo, así como con mucha disciplina. Aspecto en el concuerda totalmente Iram Gallardo, quien viene de una familia de músicos. No obstante, decidió también darle otro toque e irse por un instrumento diferente al que estaba acostumbrada su familia. Este es el acordeón.

A la edad de 15 años, Iram empezó a tener clases de guitarra en la zona donde vivía. Sin embargo a los 18 tuvo que iniciar una carrera totalmente diferente y esta fue ingeniería, sin dejar de lado su gusto por la música.

Foto: Especial

Al ser ya autodidacta decidió vivir de lleno de la música, pero para darle la vuelta a lo que normalmente tocaban sus hermanos y tíos, la guitarra, decidió irse por el acordeón, demostrando actualmente que dicho instrumento no solo se tocaba en grupo versátil y dedicado a tocar cumbias o música norteña.

En 2008, luego de salir de la carrera, comenzó sus estudios de acordeón clásico en la Escuela de Iniciación Artística No. 2 del INBA, y posteriormente realizó sus estudios profesionales en la Facultad de Música de la UNAM (antes Escuela Nacional de Música) en la carrera de Instrumentista con acordeón

“Cuando supe que en la Escuela Nacional de Música se podía estudiar el acordeón como licenciatura, acordeón clásico, fue un punto clave para decidir dedicarme de lleno a ese instrumento”, dijo Iram Gallardo en la entrevista con este portal de noticias.

Foto: Especial

El acordeonista destaca que en la actualidad este instrumento se sigue asociando solamente con la música popular, pero poco a poco a través de “Ensamble Iram Gallardo” la gente se ha dado cuenta que no es así.

“Desafortunadamente el acordeón sigue siendo un instrumento del que se tiene muy poco conocimiento de hecho hay mucha gente que no sabe que la Facultad de Música ofrece la carrera de licenciatura en acordeón, ¡sí hay un gran trabajo por hacer!, por mostrar a las nuevas generaciones que el acordeón es también un instrumento de concierto”.

Debido a la actual pandemia, la violinista señala que para ellos es un privilegio tocar para la gente, y así apoyarlos para despejar un poco su mente. “No solo es la cuestión de entretener, sino de hacer una introspección. En esta pandemia es lo que hemos visto, que es muy necesario el arte en nuestras vida porque no solo es una cuestión bonita o de entretenimiento.

La música hace milagros, dice África, y como esos le ha tocado ver. “Cuando inicié, algunos músicos y yo tocamos en hospitales y al interpretar ‘Dios nunca Muere’, un hombre que estaba en coma movió su mano y abrió los ojos su hija nos agradeció muy emocionada. Entonces fue eso lo que me impulsó más y más que tener un ídolo musical a quien admirar, de los cuales hay muchos, más que nada era ver que la música hacía milagros, en mi vida y en otras vidas”.

Foto: Especial

Iram aconsejó a aquellos que aman la música, “tienen que tirar el toro por los cuernos”, en caso de que realmente se quieran dedicar a la música, piensen bien la decisión a tomar, pues va a ser para toda su vida. Cabe decir que Iram, además es profesor de acordeón, sus lecciones son tanto presenciales como en línea.

La música es un camino difícil, no es tan sencillo, pero si tienen voluntad lo pueden hacer. Si eres apasionado, disciplinado. El instrumento que ustedes decidan es bueno, ya sea acordeón o violín o cualquier otro, aseguró el acordeonista.

Te puede interesar: Filmes de Godard, Dumont y Loach, en la 68 Muestra de Cineteca

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones