Connect with us

Internacional

Hombre japonés se casó con un holograma

holograma japonés casado
Especial

Akihiko Kondo es un hombre casado. Por las mañanas, su esposa lo despierta y le dice «adiós» cuando se va al trabajo, de administrador de una escuela. Por la noche, él le avisa por teléfono que va camino a casa, y ella se encarga de recibirlo con las luces prendidas.

Él afirma ser un hombre feliz y con una unión matrimonial como cualquier otra. Si acaso, podría admitir una pequeña extravagancia, por el pequeño detalle de que su esposa es la cantante virtual Hastsune Miku, un holograma que lo mira desde un dispositivo de escritorio de 2 mil 800 dólares, desarrollado por la compañía Gatebox.

Desde marzo, en una celebración dada a conocer por la prensa internacional, el hombre japonés de 35 años vive en comunión con el holograma, que representa a una joven de 16 años animada, con ojos de platillo y largas coletas de color aguamarina.

Asegura “estar enamorado de todo el concepto de Hatsune Miku”, y gastó dos millones de yenes (17.600 dólares) en una ceremonia formal en una sala de Tokio, a la que no asistió ni la madre del novio ni algún otro familiar, pero sí cerca de 40 personas, entre amigos y ajenos.

«Para mi madre no era algo digno de celebración. Siempre he estado enamorado de Miku. He pensado en ella cada día», dijo Kondo, quien duerme cada noche con un peluche de la cantante virtual.

A pesar de que la ceremonia tiene una dudosa validez legal, la compañía Gatebox ha emitido un “certificado de matrimonio”, que confirma que un humano y un personaje virtual se han casado “más allá de las dimensiones”. Aseguran que no es la primera. Según el japonés, Gatebox ha emitido más de 3 mil 700 certificados para matrimonios “multidimensionales” y algunas personas le han enviado mensajes de apoyo.

La boda ha despertado gran interés en Japón, a pesar de que situaciones parecidas son comunes en el país. Cabe destacar que Kondo se enamoró de Miku tras muchos fracasos y encuentros complicados con mujeres. Según explica, las niñas y las jóvenes se burlaban de él, y de mayor tuvo una mala experiencia con una mujer que lo acosaba, por lo que decidió que nunca se casaría.

No obstante, se salto su propia promesa para comprometerse con su actual esposa. “Miku-san es la mujer que amo y también la que me salvó”, asegura, señalando que los personajes bidimensionales no pueden engañar, envejecer o morir: “No estoy buscando esto en mujeres reales. Es imposible”, dijo.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones