Connect with us

Estados

Giran orden de aprehensión contra Mario Marín y Kamel Nacif

Mario Marín orden de aprehensión
Foto: Cuartoscuro

Giran orden de aprehensión en contra de Mario Marín y Kamel Nacif. En el marco del 488 aniversario de la fundación de la capital poblana y las campañas electorales, se ha filtrado que una magistrada federal de Quintana Roo ha ordenado la captura del ex gobernador poblano.

La magistrada federal María Elena Suárez Préstamo, del Primer Tribunal Unitario de Cancún, ordenó que el político poblano y el empresario del ramo textil sean apresados junto a Juan Sánchez Moreno y Hugo Adolfo Karam Beltrán, quienes fungieron como director de Mandamientos Judiciales y jefe de la Policía Judicial de Puebla, respectivamente, durante el gobierno marinista.

Según detallan algunos medios poblanos, esta medida habría sido girada desde el pasado 11 de abril con base en las recomendaciones emitidas por el Comité de Derechos Humanos de la ONU; tras ello, señalan, Marío Marín, a través de sus abogados, habría interpuesto una solicitud de amparo para evitar ser detenido. Dicho recurso aún no es respondido para saber si favorecerá o no al ex titular del Ejecutivo poblano.

El delito por el que se les acusa es la presunta tortura en contra de Lydia Cacho en diciembre de 2005. Este habría sido cometido cuando fue detenida por autoridades poblanas en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, bajo el argumento de haber cometido “difamación y calumnia” por el contenido de su libro Los Demonios del Edén, en el que se acusaba a políticos y empresarios poblanos de participar en la explotación sexual de menores de edad.

Te puede interesar: Tras 13 años, detienen a presunto torturador de Lydia Cacho

De acuerdo con los hechos relatados por la CDH y Artículo 19, la periodista habría sido detenida en las Oficinas del Centro Integral de Atención a la Mujer por 10 personas, entre las cuales se encontraban 5 empleados de Kamel Nacif, trasladándola a Puebla vía carretera en un trayecto de aproximadamente 20 horas.

En este traslado no se le permitió ingerir alimentos, medicamentos ni dormir, siendo víctima de tortura psicológica y física, tocamientos e insinuaciones sexuales, amenazas de muerte y violencia verbal y física, tanto durante el trayecto como durante su detención.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones