Connect with us

Nación

Frenar la caída, clave para el PRI: Héctor Gutiérrez de la Garza

Colocados como la tercera fuerza política a nivel nacional después de perder la Presidencia de la República en las elecciones de 2018, Héctor Gutiérrez, secretario de Organización del Comité Ejecutivo Nacional del PRI asegura que era fundamental para el tricolor detener la caída. Ahora como oposición, ven en el Senado de la República la única parada donde pueden detener el tren de Morena.
 
El dirigente priista considera que la fuerza mayoritaria de Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, y sus aliados en el Poder Legislativo obligan a la oposición asumir su nueva realidad y buscar en bloque sólo las batallas importantes.  
 
El PRI aún se soba los golpes que le dejó la derrota de julio de 2018, pero va a un proceso de renovación de su dirigencia nacional en medio de acusaciones de cargada. Con un padrón de 6 millones 764 mil 615 militantes, los priistas van a elegir a su dirigente entre Ivonne Ortega, ex gobernadora de Yucatán, y el gobernador de Campeche con licencia, Alejandro Moreno, Alito.
 
El PRI trata de blindar la elección del 11 de agosto con boletas foliadas, que se distribuirán, en las más de 6 mil secciones de acuerdo con el padrón electoral, sin embargo es difícil pensar en una elección limpia con un candidato que tiene tras de si a la cargada y operadores políticos expertos en trampas electorales.

—El PRI no está convertido en una oposición; se ve como un partido muy dispuesto a colaborar con el presidente López Obrador.
 
Hay que entender primero como se han ido procesando determinadas iniciativas de Morena o del propio presidente López Obrador, para el caso de reformas constitucionales que son clave, el Senado de la República ha sido realmente un equilibrio que ha podido ir analizando y depurando temas específicos.
 
Los votos no dan, puedes detener una reforma constitucional y proponer modificaciones y ser cuidadoso de lo que deliberas porque tienen la mayoría en ambas cámaras; para una modificación de una ley ordinaria, Morena o el Presidente no requiere de la concurrencia de las demás fuerzas políticas, por eso la importancia de que en la parte constitucional, siga habiendo este bloque que se ha constituido en el Senado para poder generar equilibrios como una voz del propio PRI.
 
La presidenta del partido ha sido muy clara en temas como Guardia Nacional o revocación de mandato, todas las fuerzas políticas del Senado de este bloque se han manifestado que no están a favor de la revocación de mandato, por poner un punto en específico en esta nueva realidad.
 
Si tenemos que hacer como partido político y hay una gran oportunidad: pasar lo más pronto los procesos internos de elección de dirigencias para presentar una oferta política al ciudadano que le sea atractiva.
 
Este año tuvimos elección en seis entidades federativas, originalmente eran cinco, derivado de la elección extraordinaria en Puebla fueron seis; en la que todavía tenemos la resaca de la elección de julio del 2018, es decir, lo que se buscó en ese momento era mantener una base de votación porcentual muy baja, nada satisfactoria, pero no seguir cayendo y el PRI no cayó y esa es una gran ventaja todavía con una resaca de 2018.

Te puede interesar: En la contienda en PRI, voy contra línea y cargada: Ivonne Ortega


 
—Usted nos habla del Senado, pero en la Cámara de Diputados están más suavecitos.
 
En la Cámara de Diputados no es un tema de suavecitos, pero no los necesitan numéricamente hablando, con los que se movieron del PRD, el PVEM que esta total y absolutamente entregado a Morena, con la suma de las demás fuerzas políticas necesitan uno o dos votos, esa es la realidad para formar una mayoría calificada.
 
Entonces es muy complejo el poder ser una oposición en un escenario donde no alcanzas ni siquiera a tener un número para detener una reforma constitucional o la designación de cualquier servidor público que lleve las dos terceras partes.
 
No hay un diseño constitucional, no está previsto para que una sola fuerza política tenga lo que en este momento tiene Morena y el presidente Andrés Manuel López Obrador.
 
—¿Es el mejor momento para una elección interna?
 
Es el momento que el Estatuto lo prevé, concluye un periodo de cuatro años que inició Manlio Fabio Beltrones y Carolina Monroy, en el que ha habido toda la disposición de esta dirigencia de Claudia Ruiz Massieu de concluir el 19 de agosto. Es un muy buen momento, para ya concluir con el proceso electivo.
 
Tenemos que garantizar la mayor certeza en este proceso, coadyuvar con la Comisión Nacional de Procesos Internos que es la responsable, pero para ir a presentar la oferta política, la verdad es que seguimos indebidamente discutiendo como son los espacios de dirigencia y no de oferta política que debemos presentarle al ciudadano.
 
—¿Es difícil combatir la cultura de la cargada?
 
Es difícil combatir la política de la desesperante institucionalidad y el que vayamos entendiendo como debemos de ser como oposición, una oposición crítica, constructiva, responsable con los que votaron por nosotros.
 
Debemos garantizar en el proceso de renovación de la dirigencia un piso parejo, que representantes de los candidatos estén presentes y sean parte de la toma de decisiones. Uno de los mayores problemas que se tuvo y fue público era el asunto del padrón hoy todos los candidatos tienen un padrón debidamente depurado por el INE y todos tienen el mismo padrón que se va a utilizar para la elección, se cerró desde el pasado 11 de enero, todos están tranquilos que no hay mano negra.
 
—Desde fuera se ve una oposición priista temerosa, como que tienen miedo de que les saquen los muertos del clóset y termine peor, ¿usted ve una oposición temerosa?
 
No, en absoluto, simple y sencillamente es una oposición que se está acomodando como oposición, que no es nada sencillo y me ha tocado vivirlo. Hay entidades federativas en las que jamás hemos sido oposición, Estado de México jamás ha tenido un gobernador distinto a alguien emanado por el PRI, Hidalgo es el mismo caso.
 
Lo primero es acomodarnos como oposición, debemos estar tranquilos al interior del partido, para poder presentar una oferta política, no se trata de oponerse a todo, hay que escoger y más en este caso como están los números en el Poder Legislativo, hay que escoger las batallas.
 
—El proceso interno es considerado por algunos como una simulación por esta cargada de fuerzas del priismo que arropan a un solo candidato.
 
Si todo fuera hacia un solo candidato no habría fórmulas, habría salido el candidato de unidad, ¿qué tenemos que hacer?, ir generando una dinámica donde garanticemos la libertad del voto que va a ser en urna, voto secreto, que quien cuente los votos haga su tarea, todo el proceso que corresponde para que sea total y absolutamente transparente el proceso electivo.
 
Es la primera ocasión que vamos a una elección de dirigencia nacional de consulta a la base militante con un padrón cerrado, un padrón que ya no se mueve no puede haber más travesuras.
 
Cada centro de votación va a tener el número de boletas preciso para el número de militantes priistas registrados en ese padrón ni una boleta más, ni una menos, asi de entrada. Todo el que vaya a votar ahí es porque le corresponde esa sección electoral.
 
—¿Y el PRI tiene una estructura que pueda ser imparcial para que pueda llevar a cabo este proceso, no que les gane el corazón por alguno de sus candidatos?
 
Vamos a tener muchos controles sobre el particular y yo vuelvo a señalar, la experiencia de Veracruz de hace muy poco tiempo, que nos dejó un grato sabor de boca, tuvimos información muy rápida, muy precisa, ese mismo día, que dio una gran tranquilidad de cual era el resultado numérico y no tuvimos casillas zapato que esa son las cosas extrañas y ya estaba debidamente depurado el padrón priista. Ya hay una experiencia de cómo llevar un proceso interno dentro del PRI con estas nuevas reglas.
 
—Los priistas son conocidos por sus prácticas en materia electoral, mapacherías, trampas, ¿no cree que se van a picar los ojos como lo han hecho en otras ocasiones con acarreo, movilización, compra de votos?
 
Hay una gran experiencia en materia electoral, entre gitanos no nos vamos a leer la suerte.
 
—Los ex presidentes de la República emanados del PRI de alguna manera pueden participar e incidir, ¿le ayuda al PRI o le afecta? Escuchamos a algunos aspirantes hablar sobre el daño que le hizo Enrique Peña Nieto al PRI y al país.
 

No puedo aceptar una situación de esa naturaleza, lo que si sé es que están todos en el padrón.
 
—¿Todos los ex presidentes de la República?
 
Sí, los ex presidentes están en el padrón de acuerdo con los datos que yo tengo y tienen derecho de ejercer su voto.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones