Connect with us

Deportes

“Estoy en mi momento, no le regalaré nada a Yuriorkis Gamboa”: Isaac “Pitbull” Cruz

“Estoy en mi momento, no le regalaré nada a Yuriorkis Gamboa”: Isaac “Pitbull” Cruz
Fotos: Pedro González Castillo

Justo antes de poner pie en los escalones que conducen al ring, Isaac “Pitbull” Cruz se detiene un poco. Se concentra. Está listo. Ante la mirada expectante de los asistentes al gimnasio de la Casa Popular en la Magdalena Contreras cruza las cuerdas y entra al centro del cuadrilátero. Saluda. Levanta los guantes. Es justo el momento para iniciar uno de sus entrenamientos más duros, el del mediodía, para reafirmar y corregir la técnica. Los cuatro sparrings que lo ayudarán le esperan. Suena la campana. Está listo para iniciar los 12 rounds del día de hoy.

Conforme avanzan los asaltos, el boxeador va intensificando su esfuerzo. Una vez que se encuentra sobre el cuadrilátero, el “Pitbull” sólo tiene un pensamiento: llegar en la mejor forma al combate contra Yuriorkis Gamboa, su próximo rival, al que enfrentará el 16 de abril en el AT&T Stadium, en Arlington, Texas. Sabe que un triunfo le dará mayor impulso a su ascendente carrera. Un futuro promisorio se encuentra en sus puños y no lo piensa dejar ir. “Es mi momento”, afirma convencido.

Cuatro sparrings en fila

El primer sparring lo enfrenta tres rounds. Lo sustituye un segundo. Isaac continúa lanzando uppercuts, una combinación de gancho al hígado y jabs. No se cansa. Tiene un sólo objetivo en la mente y va tras él.

El "Pitbull" antes de subir al ring a enfrentarse con sus cuatro sparring

El «Pitbull» antes de subir al ring a enfrentarse con sus cuatro sparring. Foto: Pedro González Castillo.

Han pasado 16 años desde la primera vez que el boxeador pisó el gimnasio de la Casa Popular y de ponerse los guantes por vez primera con el único objetivo de destacar entre los demás. Actualmente el objetivo sigue siendo el mismo: “no ser uno más del montón”.

El mexicano nacido en la Magdalena Contreras acaba de vivir una de sus mejores peleas, el 5 de diciembre del año pasado, frente al campeón invicto estadounidense Gervonta Davis, pupilo del multicampeón Floyd Mayweather, quien desde pequeño fue entrenado como parte del “Money Team”. Pese a que perdió por decisión, Cruz sabe que “se ganó el cariño, confianza y admiración de la gente”, lo que aprecia más porque “es más difícil de conseguir”.

Te puede interesar: Debes saber trabajar cuando estás abajo: Isaac “Pitbull” Cruz

Inicia el lapso para el tercer sparring, mismo que entra “con todo”, fresco, lanzando golpes contra el cuerpo del “Pitbull”, que esquiva, con gran técnica, dos de tres envíos. Realiza un fino movimiento de cintura. Recibe indicaciones de su equipo. Y aunque mantiene el ritmo de combate, gradualmente resulta notorio el esfuerzo de los seis rounds anteriores.

El mismo hecho de que Davis se haya negado a darle la revancha le dio más confianza, confiesa el púgil mexicano, porque la negativa dice mucho más de lo que pudo haber expresado con palabras. Sin embargo, mantiene abierta la posibilidad de enfrentarlo de nuevo, misma que aprovecharía para prepararse aún más duro y no dejar margen de duda de su victoria a los jueces.

Una promotora que lo cuida

Tras ser fichado como parte de MP Promotions, promotora fundada por el multicampeón filipino, Manny “Pac-Man” Pacquiao, Cruz subraya la gran diferencia que existe entre las empresas de representación mexicanas y las extranjeras. En su experiencia, las nacionales utilizan a los boxeados “como carne de cañón”, mientras que las otras buscan ser más especializadas, tienen mayor empatía con ellos, los cuidan y les buscan peleas con mejores rivales que les permitan mayor proyección, como es el caso de los filipinos.

Es gracias a su contrato con MP Promotions, que el “Pitbull” —apodo que, por cierto, nació de manera natural entre el público de las peleas que disputó en la Arena Coliseo de la Ciudad de México, debido a su estilo—, tiene la oportunidad de enfrentar al Campeón Olímpico en Atenas 2004, el cubano Yuriorkis Gamboa, quien le lleva 17 años de edad, diferencia que podría resultar decisiva a la hora del combate.

El "Pitbull" Cruz frente a su tercer sparring

El «Pitbull» Cruz frente a su tercer sparring. Foto: Pedro González Castillo

Su actual preparación le permitirá hacer un combate “round a round”, sin descartar el impulso de buscar el nocaut desde el primer asalto en el cuadrilátero, “Pitbull” tiene presente que lo único seguro es que lo dejará “todo” por salir con la victoria y darle a México un triunfo más en el deporte que ha dejado numerosos campeones mundiales.

“Nos estamos preparando al máximo, como en todas las peleas, para dejar todo arriba y que la gente pueda apreciar una gran pelea, un gran evento, porque él ya tuvo su oportunidad y yo lo que he hecho no se la voy a ir a regalar”, asegura con determinación.

Pese a la exigente preparación que ha realizado a lo largo de las semanas, Cruz no se confía “del poder de los puños”, consciente que su rival ha sido cuatro veces campeón del mundo en tres categorías diferentes, por lo que no lo subestima, pero insiste en que “su momento ya pasó” y que “ahora yo estoy en mi momento”.

Por un título del mundo

Finalmente salta al cuadrilátero el cuarto y último sparring, con el que remata el esperado entrenamiento al que decenas de hombres, mujeres, niños y jóvenes boxeadores amateur se dieron cita, antes de que el “Pitbull” asista a una de las más importantes peleas de su vida deportiva.

Su objetivo es claro: salir triunfador para poder optar por disputar un campeonato mundial este año y más tarde, poder unificar el título en distintas asociaciones. Por el momento, el boxeador mexicano se concentra en ganar la pelea inmediata e ir paso a paso, sabedor de que en este deporte hay riesgos, pues en los enfrentamientos “puedes subir por tu propio pie, pero no sabemos si podremos bajar. Y como dicen: Dios guarde la hora”, advierte con seriedad.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones