Connect with us

Cultura

España entrega Casa Luis Buñuel a México

La Casa Luis Buñuel, ubicada en la colonia Del Valle, fue dada a México por el gobierno de España. El embajador de España en México, Luis Fernández-Cid de las Alas Pumariño, entregó el documento de comodato al subsecretario de Desarrollo Cultural, Saúl Juárez Vega. El inmueble será sede de la Federación Iberoamericana de Academias de Cine (FIACINE) y de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC).

El cineasta español habitó la casa apartir de 1952, tras naturalizarse mexicano en 1949.

En la casa se gestaron los proyectos de varias películas; El ángel exterminador (1962), entre ellos. Y fue lugar de reunión de personalidades de la época, como Silvia Pinal y María Félix.

El embajador aseguró que Luis Buñuel era «un español mexicano y un mexicano español que a través de su obra dio dimensión a sus ideas y creatividad en esta casa, misma que será un refugio para los cineastas».

La casa vuelve a cobrar vida debido a las distintas actividades que se desarrollarán como talleres, seminarios, proyecciones y actividades que beneficiarán a personas interesadas en el séptimo arte, afirmó Saúl Juárez.

La presidenta de la AMACC, Dolores Heredia, insistió en el compromiso que mostró la representación del gobierno de España, de la mano con la Secretaría de Cultura y el Instituto Mexicano de Cinematografía,para que el inmueble ahora albergue la FIACINE y la AMACC.

Luis Buñuel Portolés (1900-1983) fue un director de cine que, tras el exilio a causa de la Guerra Civil Española, se hizo ciudadano mexicano. Dentro de sus obras se encuentran: Un perro andaluz (1929), Los olvidados (1950), Viridiana (1961, El discreto encanto de la burguesía (1972). Recibió un Óscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa por El discreto encanto de la burguesía en 1972, además de distintas distinciones en Festivales de cine como en Cannes y San Sebastián.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones