Connect with us

Cultura

Elisa Carrillo deslumbra en el Auditorio

Foto: Paulo García

Elisa Carrillo estrenó su premio Benois de la Danse 2019 en Ciudad México, con su participación en cuatro de las coreografías de la gala Elisa Carrillo y sus amigos, en el contexto de la segunda edición de Danzatlán, el festival internacional creado por la mexiquense con la intención de promover y difundir la danza clásica en el país y el resto del mundo y que por primera vez se llevó a cabo en el Auditorio Nacional, con lleno total.

Las cuatro coreografías en que intervino Elisa Carrillo fueron el pas de deux con Marcelo Gomes del ballet Amorosa, de Ricardo Graziano; dos más en compañía de su marido, el primer bailarín del Staatsballet Berlin, Mikhail Kaniskin, uno de ellos el tercer acto de Onegin, con el que cerró la gala, y el otro La creación, de Uwe Scholz; y All long dem day, de Marco Goecke y con música de Nina Simone, con el Ballet Juvenil de Berlín.

Grandes personalidades del medio dancístico, maestros, estudiantes, coreógrafos y bailarines de distintas compañías, además de un público deslumbrado por la elegancia y la belleza de la bailarina mexicana, se dieron cita en el emblemático recinto de Reforma que el año pasado había ya albergado Despertares, del otro Benois mexicano, Isaac Hernández, para vivir ahora el placer de ver bailar a la primera bailarina del Staatsballet Berlin junto a 12 de los mejores exponentes de la danza clásica del mundo. 

Bajo la dirección artística de Mikhail Kaniskin, en total, hubo 42 bailarines en escena, incluyendo la interacción que tuvieron en esta ocasión miembros de la Compañía Nacional de Danza (CND), de la que desde este año Elisa Carrillo es directora adjunta, con grandes figuras de compañías como el Bolshoi o el Mariinsky, además de los jóvenes talentos del  Berlin Youth Ballet. Con esto, la mexiquense refrenda su interés por promover la danza clásica entre los jóvenes, como lo hace a través de su fundación y becas.

Gala Elisa y Amigos 2019. Foto Paulo García.

El programa dio inicio poco después de las 20:30 horas del martes 2 de julio, con la presentación de un video. En él, una bellísima y sonriente Elisa Carrillo da la bienvenida al público y agradece su presencia, pero también cede la palabra para que otros bailarines hablen de su experiencia dentro del festival Danzatlán, que se llevará a cabo del 2 al 13 de julio en Ciudad de México y el estado de México.

En ese sentido, el testimonio del brasileño Marcelo Gomes (primer bailarín del Semperoper Dresden Ballett) describe muy bien la personalidad tanto de Elisa Carrillo como del festival Danzatlán, donde se experimenta un espacio incluyente y generoso.

Pasado este primer momento, dio inicio la danza, con un programa equilibrado y cuidadosamente seleccionado, que conjugó pinceladas de la más alta tradición del ballet, con propuestas coreográficas entre el neoclásico y la danza contemporánea.

Así, con su interpretación, los bailarines volvieron a dar vida a las coreografías de grandes figuras como Marius Petipa, Geoge Balanchine, Agrippina Vaganova y Michel Fokine, para después transformarse y mostrarnos la versatilidad de los cuerpos que cuentan historias mientras el movimiento los atraviesa. 

Marcelo Gomes y Jovani Furlan. Foto: Paulo García

Luego de la obertura y ante la expectación del público que llenó el Auditorio, Elisa Carrillo hizo su primera aparición en el escenario para interpretar, junto con Marcelo Gomes, el extraordinario pas de deux del ballet Amorosa, del muy joven coreógrafo Ricardo Graziano (Brasil, 1986).  

En silencio, y bajo la suave caída de pétalos rojos al fondo, aparecieron las dos figuras que por momentos parecían una sola. En complicidad y plena sincronía, con movimientos sutiles que por su continuidad sin tropiezo se imaginaron infinitos. Por ahí quizá, una imagen que podría recordarnos a La petite norte, de Jiři Kylián, con su juego de cercanía y tensión entre dos cuerpos.

Te puede interesar: Premios en artes escénicas reúnen a Elisa Carrillo y Javier Camarena

Al final, nuevamente el silencio, ante la mirada del público, esta vez conmovido por el precioso momento que Elisa y Marcelo le obsequiaron.

La primera bailarina del Ballet Estatal de Berlín, nacida en Texcoco, ganó ya los tres premios más importantes de Rusia: el Dance Open del Festival Internacional de San Petersburgo y el Alma de la Danza, que recibió a fines de abril en Moscú, y el último de ellos, el Benois 2019, que obtuvo el 21 de mayo pasado en una ceremonia en el Teatro Bolshoi, en la capital rusa.

La gala continuó con 11 coreografías más de entre las que destacó de manera importante All long dem day de Marco Goecke al haber sido interpretada por Elisa Carrillo y bailarines del Berlin Youth Ballet. Ami, de Marcelo Gomes, por haber sido estrenada en México la noche de ayer y el pas de deux del tercer acto del ballet Onegin, interpretado por la pareja en la danza y en la vida, de Mikhail Kaniskin y Elisa Carrillo, quien ya desde el video introductorio expresó el amor que para ella representa esta pieza, compartida por su esposo ruso y asesor honorario de la Compañía Nacional de Danza.

A manera de epílogo, coda en términos del ballet, todos los bailarines atravesaron el escenario para despedirse de un público emocionado y agradecido, cautivado por la experiencia de haber vivido la danza desde la mirada de Elisa Carrillo. 

Y así, entre aplausos, lágrimas y ovaciones, se cerró el telón de la primera función del Danzatlán, en su nuevo templo, el Auditorio Nacional, que reunió a 8 mil 200 personas para rendir culto a su nueva sacerdotisa. 

Un espectáculo que no sólo reunió a grandes figuras del ballet en el mundo, sino que además, se caracterizó por dar espacio a jóvenes talentos que comienzan de la mejor manera en el ámbito profesional, como el caso del Berlin Youth Ballet, y que también busca perfilar a los bailarines mexicanos hacia el horizonte internacional con la aparición de la Compañía Nacional de Danza.

Entre las figuras estuvieron Kristina Kretova, del Ballet Bolshói; Yoel Carreño, del Ballet Nacional Noruego; Julian Mackay, del Ballet del Teatro Mijailovsky, y a la regiomontana Katia Carranza Cantú, del Ballet de la Ciudad de Miami. 


Yolanda Correa y Yoel Carreño. Foto Paulo García

También la misma Elisa Carrillo Cabrera, Yolanda Correa Frías, Mikhail Kaniskin y Dinu Tamazlacaru, del Ballet Estatal de Berlín; Jovani Furlan, del Ballet de la Ciudad de Nueva York; Timur Askerov y Kristina Shapran, del Ballet del Teatro Mariinsky, y Marcelo Gomes del Ballet, de la Ópera Semper de Dresden. 


Elisa tiene muy claro, como lo decía en conferencia de prensa semanas atrás de la gala, que “a muy corta edad uno puede pisar el escenario y hacerlo brillar”. Bajo esta premisa, su Festival Internacional de la Danza se ha convertido ya en una plataforma para llevar al más alto nivel la experiencia dancística en todas sus aristas. 

La gala presentó coreografías nunca antes vistas y estrenos en el país. En esta edición fueron el tercer acto de Onegin, obra que Elisa Carrillo y su esposo Mikhail Kaniskin protagonizaron en 2018 como parte de su compañía, el Ballet Estatal de Berlín, y el montaje, por primera vez en México, de Ami, coreografía del brasileño Marcelo Gomes.  

Elis Carrillo Y Mikhail Kaniskin. Foto: Paulo García.

Otras piezas fueron La muerte del cisne, de Michel Fokine, que estelarizó Kristina Shapran, del Ballet del Teatro Mariinsky, y All long dem day, de Marco Goecke y con música de Nina Simone, a cargo de Elisa Carrillo, junto con el Ballet Juvenil de Berlín, perteneciente a la Escuela Estatal de Ballet de la capital alemana.

Para los mexiquenses, en el estado de México donde nació Elisa Carrillo habrá dos presentaciones más. Una de ella será hoy mismo, 3 de julio, en el Teatro Morelos, en Toluca, y la segunda, el día 6 en el Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, en Texcoco. Ambas con localidades agotadas.


Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones