Connect with us

A Fuego Lento

El presidente dialoga con todo mundo, menos con el canciller

El presidente dialoga con todo mundo, menos con el canciller
Foto: Cuartoscuro

AMLO promete dialogar con el presidente Trump, aunque este no quiera y prefiera atacar vía Twitter. De igual manera, aplicará la misma estrategia con los mandatarios de Centroamérica, sin pedirles de manera expresa que lo apoyen a contener el flujo migratorio. Es decir, diálogo con todo mundo, pero no con el canciller Ebrard, según mostró en la mañanera.

En repetidas veces se le preguntó a Andrés Manuel sobre la estrategia de Ebrard y la comisión que encabeza en Washington. Puntos clave para las reuniones entre sus secretarios de Estado y los de Trump. Avances en los apoyos para su plan de desarrollo integral para el sureste del país y el triángulo norte centroamericano. Lo que sea.

Sin embargo, una y otra vez el presidente bateó lo cuestionamientos durante la mañanera. Siempre con la excusa de que Ebrard ya había ofrecido su ‘morningera’ desde la capital de Estados Unidos, la cual no siguió desde Palacio Nacional, por lo que no tenía información que aportar. En Salón Tesorería, en los comentarios en las redes sociales, en las redacciones, en todos lados hizo eco la pregunta: ¿no habló con el canciller?

Después de todo, no sería la primera vez que Ebrard se va por la libre sin consultar a Andrés Manuel. Hace unos meses, fue él quien solucionó el malentendido fronterizo en el que soldados mexicanos apuntaron sus armas a oficiales estadounidenses. Días después, cuando Trump lanzó un berrinche twittero al respecto, el presidente reaccionó estupefacto al ser cuestionado. De nuevo, no sabía nada.

La pregunta del millón es si esto jugará a favor o en contra de Ebrard y el que, de facto, se ha vuelto su gabinete una vez se sienten a la mesa con la administración Trump. Sus homólogos tendrán que reportar y pedir el visto bueno al presidente, mientras que la delegación mexicana responde al canciller, quien deberá asumir los costos de todo lo que suceda. Pareciera que el canciller ya está presidiendo.

Sheinbaum no quiso escuchar; los taxistas habían advertido

Como ya es costumbre, el día de hoy la ciudad era un caos. Sin embargo, éste se multiplicó por los diversos bloqueos que los taxistas tradicionales hicieron. La manifestación de este lunes no debió ser una sorpresa para las autoridades capitalinas, pues desde hace al menos 3 semanas (si no es que el mes) el gremio de taxistas buscó por cielo, mar y tierra a la jefa de Gobierno con el fin de encontrar respuesta a sus demandas.

De hecho, los conductores amagaron desde hace dos semanas con una huelga general para el día de hoy si no tenían respuestas favorables a: 1. Regulación justa, 2. eliminación de servicio aplicaciones telefónicas y 3. seguridad.

Pues nada. Sheinbaum no atendió (al menos personalmente) a los taxistas, pues eran recibidos por funcionarios de Gobierno y Movilidad (aunque muchos taxistas aseguraron que Andrés Lajous tampoco los quiso recibir). Fue Rosa Icela Rodríguez la que se cargó el paquete al hombro, pero ella poco pudo hacer nada ante los taxistas enfurecidos por los topes de un Gobierno, “que en campaña prometía ser abierto”.

Y la bomba estalló: ¿Qué fue lo que dijo Sheinbaum? La jefa de Gobierno mostró un rechazo a las prácticas de los taxistas. Y afirmó que “ellos a lo mejor quieren generar una provocación para desatar alguna confrontación, y nosotros no vamos a caer en ninguna provocación”.

Y sí, nadie niega que haya intereses políticos ocultos en esas manifestaciones, pero en el terreno del quizá, quizá Sheinbaum pudo haber evitado los bloqueos con el simple hecho de reunirse personalmente con los taxistas.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones