Connect with us

Metrópoli

Discapacitados y ancianos sufren con escaleras del Metro

Foto: Captura de Pantalla

Ancianos, discapacitados y mujeres embarazadas o con bebés son quienes más padecen las constantes fallas y del rampante mal servicio en el Metro de Ciudad de México. Y no sólo por fallas, los responsables de las estaciones, incluso sin razón apagan las escaleras eléctricas en perjuicio de los usuarios más vulnerables.

La escaleras eléctricas de la estación Miguel Ángel de Quevedo, en la línea 3 del Metro, por ejemplo, tienen una larga tradición de fallas, a pesar de que el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera prometió mejorar este transporte público cuando aumentó de tres a cinco pesos el boleto hace cuatro años.

 

Y cuando no hay fallas en esas escaleras, los responsables de esa estación, una de las más concurridas del Sistema de Transporte Colectivo Metro, simplemente cortan el servicio de las escaleras eléctricas, con lo que afectan no sólo a los usuarios que con problema pueden subir o bajar los 61 escalones fijos.

La noche del martes 23 de enero, un hombre en muletas debido a la amputación de una de sus piernas, se vio obligado a subir a saltos la larguísima escalera, en el acceso de la dirección Universidad-Indios Verdes, ante el desdén de los policías que cotidianamente son responsables, junto con el jefe de estación, de mantener en operación las escaleras eléctricas durante todo el horario de servicio, de 5 a 24 horas.

Sin embargo, apenas dan las 22:00 horas, sin mediar explicación alguna, los responsables de la estación cortan el servicio de las escaleras eléctricas, cuando faltan por lo menos dos horas para que el Metro cierre sus puertas hasta el día siguiente.

 

*videos tomados de redes sociales

A finales de 2016, esas escaleras se convirtieron en un vía crucis cotidiano para ancianos, discapacitados, mujeres embarazadas o con bebés. Durante semanas -si no meses- no funcionó la escalera eléctrica de la estación del Metro Miguel Ángel de Quevedo, dirección Universidad-Indios Verdes.

El personal en la estación decía que la escalera eléctrica estaba fuera de funcionamiento porque le faltaba una pieza que sólo se podía comprar en Francia; coincidentemente, justo en esa época el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera se encontraba de viaje en París.

Ancianos, personas con discapacidad motriz o visual, embarazadas o con niños pequeños son quienes más sufren las fallas en el equipo del Metro. Cada día deben bajar con gran esfuerzo los 61 escalones de cemento en Quevedo, que sin ser estación de correspondencia, registra un fuerte número de usuarios, una buena parte ancianos y gente con discapacidad que toman afuera de ahí el trolebús que los lleva gratuitamente a Taxqueña y a Tláhuac o, en sentido inverso, a Ciudad Universitaria.

 

Foto tomada en 2016

Foto tomada en 2016

Foto tomada en 2016

En abril de 2016, en esa misma estación Quevedo de la Línea 3 (Verde) se registró un percance en las
escaleras eléctricas. Se reportó que cinco mujeres resultaron lesionadas cuando las escaleras se detuvieron y dieron marcha atrás provocando que las cinco personas cayeran.

Una semana después, ya en mayo, otro percance con las escaleras en esa estación dejó dos lesionados.
Ese mismo mayo, el director del Metro, Jorge Gaviño, dijo a la prensa que las fallas en las escaleras
eléctricas se cuentan por cientos, con por lo menos un reporte de accidentes a diario en promedio: en 2013, 531 fallas; en 2014, 486; en 2015, 503, y hasta mayo de 2016 iban 320 fallas.

 

Foto tomada en 2016

Foto tomada en 2016

Gaviño dijo entonces que de las 466 escaleras eléctricas en la red de transporte, 89 estaban en estado crítico y requerían reparación o sustitución urgente. Añadió que había 120 millones de pesos para su mantenimiento y que ya se habían invertido 100 millones para reparar 62 equipos. No obstante, advirtió que se necesitaban 35 mil millones para tener al Metro en óptimas condiciones.

Foto tomada en 2016

Hace cuatro años, el 13 de diciembre de 2013, Mancera subió el costo del pasaje del Metro de tres a cinco pesos, con el pretexto de mejorar las instalaciones y el servicio, principalmente.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones