Connect with us

A Fuego Lento

Creímos que con un gobierno de izquierda no tendríamos que luchar tanto

Martha Tagle, una de las personalidades que hoy se manifestó también en Palacio Nacional
Foto: Twitter / Martha Tagle

El Día Internacional de la Mujer llegó en un momento incómodo para Andrés Manuel. En el marco de sus 100 días y con la popularidad a tope, pero resaltando el tacto que el presidente ha tenido para tratar temas del movimiento feminista que siempre ha sido uno de los pilares de la izquierda. El manejo de la situación dejó insatisfechas a más de una, tanto en la oposición como en el mismo gobierno.

Tras el desayuno especial en Palacio, en el que varios contingentes feministas se manifestaron no contra Andrés Manuel, sino contra su discurso, el consenso fue que este estuvo particularmente vacío. Por lo que las reacciones iban desde la decepción hasta la vergüenza, pasando por el enojo por la manera en la que el presidente se refirió a la causa.

“Nosotras siempre hemos estado luchando, estuviera quien estuviera. Creíamos que con un gobierno de izquierda no tendríamos que luchar tanto”, criticó una de las líderes de las protestas, quien con orgullo presumió que Andrés Manuel no se podía molestar con ella por manifestarse “si me conoció marchando en la Secretaría de Gobernación”.

Hubo molestia porque no se mencionó la violencia de género, un tema que hasta hace pocos días Andrés Manuel vio por encima, incluso respondiendo, cuando se le preguntaba sobre los feminicidios, que “ahí están las cifras de todos los homicidios, de hombres y mujeres”. Pero lo que despertó la cólera de las mujeres fue su insinuación de que someterá a consulta el aborto. Algo que vieron como un retroceso en derechos ganados propio de cualquier gobierno conservador del mundo.

El mismo equipo del presidente se sentía incómodo con la situación. Cuando se le reguntó a una de las cabezas de la dirección de comunicación social que lidera Jesús Ramírez “¿Entonces? ¿Nos vamos a consulta?”, una mueca que pretendía ser una sonrisa pero se quedó corta respondió “los derechos nos se consultan” antes de poner pies en polvorosa. Misma consigna con la que la diputada Martha Tagle, quien estuvo al frente de una de las protestas, usó para rechazar la intención de Andrés Manuel.

Barbosa “el perverso”

En el desayuno que este viernes ofreció Alejandro Armenta, senador con licencia y precandidato de Morena a la gubernatura de Puebla, este acusó una injerencia del PRIAN en una de las candidaturas, de la cual no dijo nombres pero la referencias dirigían a la figura de Barbosa y sus nuevos “aliados”.

Tras decir que no hacía injurías contra nadie y en el momento en que hablaba de cómo se habían realizado ataques en su contra, al grado de bajarlo de la contienda para colocarlo como supuesto candidato del PAN, Armenta comentó “eso no creo que lo haga Barbosa, honestamente, él no es tan perverso, perdón, él no es perverso”.

Y es que Armenta no querrá bajarse de la contienda al ser el candidato opositor más fuerte de Barbosa rumbo a la gubernatura, incluso considerando a los pertenecientes a otros partidos políticos, dado que en las últimas encuestas, el senador originario de Izúcar de Matamoros es el único que ha sido capaz de superarlo en intención de voto.

Sheinbaum se sube al Metro

Por redes sociales corre una imagen de Sheinbaum en un vagón del metro de la Ciudad de México. Se presume que pudieron ser la 5 o 5:30 de la mañana cuando se dirigía a su Audiencia Pública. Ante la pregunta sobre cuánto tiene que empezó a usar el servicio del metro, la mandataria respondió:“Ya tiene rato que me voy en el Metro, dos o tres días a la semana, dependiendo”.

Según la política capitalina, viajar en el metro es algo constructivo y es una forma de “supervisar cómo está el metro”: “me interesa mucho viajar en… bueno, no es que nunca haya viajado en Metro, eh, pero me interesa supervisar cómo está el Metro, cuál es la circunstancia, pues hay muchos problemas que tiene el Metro todavía, desde un problema de limpieza general, que lo está atendiendo la directora general.

Ante la pregunta de por qué no viajaba en el vagón de las mujeres, la mandataria respondió que porque a la hora que lo ha usado, aún no hay división y agregó que el mejoramiento del servicio tomará bastante tiempo: “ojalá pudiera ser de la noche a la mañana”, lamentó.

Sheinbaum comentó en entrevista que se sube al metro en la estación Tasqueña o General Anaya, dependiendo del tiempo para llegar a su rutina diaria: “(uso) la línea dos porque a veces me llevan, como supervisión, o a veces también tomo un taxi o el micro si hace falta”.

-¿Y si no llega, doctora?

  • Si no, ya no llega a la…
    Por cierto, otra respuesta muy semejante a las que suele dar su jefe, perdón el presidente.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones