Connect with us

Cultura

Celebra Ciudad Universitaria 65 años de actividad

Foto: Twitter

Este viernes, el campus central de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Ciudad Universitaria, cumple 65 años de actividad casi ininterrumpida.

Fue un lunes 22 de marzo de 1954 cuando la nueva sede de la Universidad abrió sus puertas. Se trataba de un espacio amplio, con un cupo inicial de 25 mil estudiantes, y acorde con el proyecto de modernización nacional del entonces presidente Miguel Alemán Valdés, quien encabezaría en 1952 la llamada “Dedicación de la Ciudad Universitaria”, con la que se inauguraría de forma oficial.

Sin embargo, un segundo acto inaugural llevado a cabo en la Sala del Consejo Universitario de la Torre de Rectoría, presidido por Adolfo Ruiz Cortines (quien desde 1952 había asumido el mandato), marcaría la bienvenida a los cientos de alumnos, docentes y trabajadores de la primera generación de CU.

Antes de esta fecha, la Nacional de México, que para entonces celebraba 25 años de autonomía, se encontraba desperdigada en distintos complejos arquitectónicos del Centro Histórico de la Ciudad de México, el llamado Barrio Universitario, cuyos edificios coloniales albergaban las distintas escuelas y facultades de la UNAM.

Aquel 22 de marzo de hace ya 65 años, las primeras actividades académicas y docentes giraron en torno a las facultades de Filosofía y Letras y Ciencias, las escuelas nacionales de Arquitectura, Comercio y Administración, Ingeniería y Jurisprudencia, los institutos de Historia, Derecho Comparado, Geografía, Geofísica, Matemáticas, Física, Química, y el Instituto de Investigaciones Sociales y Estéticas, así como el Centro de Estudios Filosóficos. Cabe destacar la apertura de la Biblioteca Central, del Observatorio Astronómico Nacional, de los campos deportivos y del Estadio Universitario, al que más tarde se elevaría a la categoría de Olímpico.

Durante su primer año de labores, la Ciudad Universitaria de la UNAM registró una población de 6 mil 933 alumnos, de los cuales 5 mil 998 fueron hombres y sólo 935 eran mujeres. Finalizado este periodo, mientras las restantes unidades académicas eran reubicadas desde el Barrio Universitario, CU llegaba a 1955 al máximo de su capacidad, contando con 25 mil alumnos matriculados.

Dede su fundación, CU ha sido determinante para la vida diaria del sur de la capital mexicana: pieza clave sin la cual no podría concebirse el paisaje de los pedregales, además de figurar como punta de lanza del paradigma educativo de la nación, la Ciudad Universitaria de inmediato se convirtió en el centro de gravedad de un importante proyecto de urbanización en el entonces desolado paraje elegido para la construcción de la nueva sede de la UNAM, tan lejos del área metropolitana de la Ciudad de México.

Fue hacia 1943 cuando, durante la rectoría de Rodulfo Brito Foucher, se seleccionó una serie de terrenos ubicados en el pedregal de San Ángel, a raíz de la prosperidad que experimentó la idea de un par de estudiantes de la Escuela Nacional de Arquitectura, Mauricio de Maria y Campos y Marcial Gutiérrez Camarena, quienes en su tesis de licenciatura mencionaron por primera vez el término de “Ciudad Universitaria”, un proyecto dedicado a la construcción de un espacio digno para la UNAM que “además de descentralizar el barrio estudiantil en el Centro Histórico”, serviría a la creación de “una estructura de vanguardia para darle una proyección distinta a los estudios universitarios”.

También te puede interesar: ¡Felices 20 años al Vive Latino!

A finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta, la zona de Copilco y el pedregal de San Ángel era suelo llano, inundado por la hierba seca y el pedregal: era el escenario característico del sur profundo de la capital. Para llegar a él, el gobierno alemanista mandó a construir una vía de acceso que permitiera el transporte diario de cientos de jóvenes estudiantes. Se llamó avenida Universidad, e iría desde las inmediaciones de las colonias Álamos y Narvarte, hasta lo que hoy es su cruce con avenida Copilco, donde se ubica la entrada principal del campus.

Una vez delimitado el territorio destinado a la construcción de CU, el presidente Manuel Ávila Camacho decretaría oficialmente la expropiación de los terrenos de San Ángel. La minuta fue expedida el 11 de septiembre de 1946, durante el rectorado de Salvador Zubirán. Finalmente, en 1949, se cimentaron las obras de infraestructura, y para 1950 se colocaría la primera piedra en lo que hoy es la Torre II de Humanidades, entre la Facultad de Derecho y el Anexo de Arquitectura.

En la actualidad, la superficie de construcción de CU alcanza un total de 284 hectáreas, en contraste con los menos de 300 mil metros cuadrados que ocupaban las edificaciones durante sus primeros cuatro años de existencia.

Por otra parte, de los 349 mil 515 alumnos que cursan alguna de las 125 carreras que se imparten en la UNAM, 116 mil 506 realizan sus estudios en Ciudad Universitaria, cuya afluencia diaria se estima en más de 300 mil visitantes, alumnos, docentes, investigadores y trabajadores que dan vida a la Universidad, sumados a los más de dos millones de asistentes que cada año disfrutan de la amplia oferta cultural de la máxima casa de estudios.

65 años más tarde, Ciudad Universitaria continúa siendo el máximo exponente de la vanguardia arquitectónica mexicana de mediados del siglo XX, ejemplo de innovación en ingeniería que consiguió fusionar con armonía los elementos de la mexicanidad: la tradición prehispánica, el mestizaje y la modernidad que, al día de hoy, continúa vigente.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones