Connect with us

Nación

Asilo a Evo, pese a diferencias en México y el extranjero, defienden AMLO y Ebrard

Foto: Cuartoscuro

En el marco de la llegada de Evo Morales para recibir asilo político en México, en canciller Marcelo Ebrard defendió que esta decisión no debe representar un enfrentamiento con Estados Unidos o con otros países de la región, lo que dificultó su salida de Bolivia. De igual manera, el presidente Andrés Manuel López Obrador se dijo orgulloso de la actual política exterior, pese al rechazo que ha generado en sectores de la población, particularmente de la oposición.

“Entiendo que haya ciudadanos que no estén de acuerdo con lo que está llevando a cabo el gobierno que represento. Respeto ese punto de vista, el derecho a disentir, pero también entiendan que estamos llevando a cabo una transformación […] con una nueva política exterior que retoma lo mejor de la historia de la diplomacia de México y se reconoce la importancia de garantizar el derecho de asilo”, dijo López Obrador en conferencia matutina

El primer mandatario se declaró orgulloso de la postura que el Estado mexicano asumió ante la crisis de Bolivia, asumiendo la responsabilidad de brindar asilo a Morales y reconociendo que fue él quien dio la instrucción de ofrecerle esta alternativa para salvaguardar su integridad. Postura respaldada por el canciller bajo el argumento de que “cuando el general Cárdenas dio asilo a Trotsky, México no se volvió trotskista”.

Ebrard, por su parte, aclaró que, en el plano internacional, “no hay tensión, hay diferencias. La base de la coexistencia es que se respeten las diferencias. México tiene su propia idea de la política exterior, siempre les ha dicho a los golpes militares, golpes, la interrupción del periodo de un presidente a petición del Ejército se llama golpe, no caben adjetivos sobre eso, independientemente de que haya una controversia electoral”. Refiriéndose a la decisión tomada.

En este sentido, el canciller defendió la postura del gobierno mexicano para brindar asilo político a Morales tras el golpe militar del domingo, algo que fue incluso celebrado por el presidente estadounidense Donald Trump. Al respecto, Ebrard insistió en que este no debe representar un punto de conflicto en la relación entre México y EU, ya que esta se basa en temas específicos en los que se puede estar o no de acuerdo, así como son independientes los unos de los otros.

Te puede interesar: Trump ve en Bolivia una señal a Maduro y Ortega

De igual manera, Ebrard describió la manera en la que el avión de la Fuerza Aérea mexicana logró recoger a Morales, pese a las dificultades para conseguir autorización de entrar al país dada la reorganización de Bolivia tras el golpe. Ya con el exmandatario, la aeronave se dirigió a Paraguay para cargar combustible y solicitar todos los permisos de espacio aéreo de regreso. Escala lograda por la intervención del canciller y Alberto Fernández, presidente electo de Argentina.

Además de las complicaciones iniciales, Bolivia denegó acceso para que la aeronave mexicana sobrevolara en su ruta de regreso. Lo mismo que Perú, país que inicialmente había permitido el acceso, pero lo revocó ya con Morales a bordo del avión. “De manera milagrosa”, Brasil permitió usar el espacio aéreo de su frontera con Bolivia para rodear el país y salir hacia Ecuador. Mismo que, según se le informó a Ebrard durante la conferencia, finalmente accedió a dar el permiso.

Respecto a las relaciones que México mantendrá con el gobierno de Bolivia, Ebrard recalcó que seguirán a detalle los hechos que se desenvuelvan en el día ya que, reiteró, nadie supo establecer cadenas de mando durante el día de ayer. Aunque agregó que “finalmente el comando de la Fuerza Aérea fue el que aprobó la orden para que pudiéramos ir, lo cual también dice quién tiene el poder ahorita en Bolivia”. Por lo que recordó que no se reconocerá un gobierno militar.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones