Connect with us

Internacional

Ante inmigrantes africanos no cabe el buenismo: PP Español

Twitter

El presidente del Partido Popular Español (PP), Pablo Casado, ha presentado su propuesta para poner freno a la inmigración africana: una especie de «Plan Marshall».

Así lo ha declarado desde la costa de Algeciras, en Cádiz, a donde acudió para saludar de mano a cada uno de los inmigrantes que llegaron la noche de ayer, provenientes de diversas partes de África y ayudados por elementos de Salvamento Marítimo, Cruz Roja y Guardia Civil.

«Apuesto por un Plan Marshall en África, donde los países europeos apostemos por un plan de ayudas que no vayan a parar a gobiernos corruptos sino a proyectos de institucionalización, educación, inserción de empleo u oficina de empleos que regulen una inmigración laboral de manera legal que permita a estas personas venir con todas las garantías a trabajar a campañas agrícolas o turísticas a nuestro país y que luego cuando acaben vuelvan a sus países con la posibilidad de repetir el año que viene», ha expresado y consignó la prensa española.

De la misma forma, declaró que en este tema «No valen ni ‘buenismo’ ni populismo, ni decir que hay papeles para todos y que el Estado de Bienestar es ilimitado», además de que hizo un llamamiento al Ejecutivo para que tome una postura de cooperación con los países de origen y de coordinación con los demás países europeos.

Casado afirmó que esto también serviría para que España «se de a respetar» en la Unión Europea, y para que los inmigrantes reciban un trato justo y no «arriesguen la vida».

Para el dirigente lo mejor sería continuar la «política de cooperación» que aseguró tenían con países como Senegal, Mauritania o Marruecos, que además de controlar los flujos de comunicación, servía para «formar a esas personas y darles oportunidades para un futuro mejor», así como para cooperar con las autoridades de esos países para que la cooperación llegara a todas esas familias.

Ante las declaraciones, el PSOE y Podemos ya han anunciado su postura, acusando al dirigente de tener «poca decencia y mucha demagogia» por ir a estrecharle la mano a los inmigrantes luego de asegurar que en España «no había papeles para todos».

Igualmente, estos partidos han comparado la política y las declaraciones de Casado, con las del dirigente de derecha italiano, Matteo Salvini, quien ya ha renegado de la actividad migratoria, así como se ha negado a recibir ciudadanos extranjeros como refugiados.

 

 

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones