Connect with us

Estados

AMLO y Silvano mano a mano con la CNTE en Tierra Caliente

CNTE AMLO silvano
Especial

Andrés Manuel López Obrador viajó a la Tierra Caliente de Michoacán en medio del conflicto entre el gobernador Silvano Aureoles y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. Mientras el presidente presumió el haber acudido a la cita sin guardaespaldas, el mandatario estatal iba preparado para los jaloneos, como él mismo dijo.

Los primeros augurios de tormenta se dieron antes del mediodía por los miembros de la CNTE, que hace 25 días bloquearon las vías ferreas de Michoacán al grado que el gobernador tuvo que viajar a la Ciudad de México con su equipo a negociar. Los maestros entreron al Recinto Ferial de Huetamo, al que López Obrador acudiría para dar inicio a su programa de apoyo a campecinos Producción para el Bienestar. Protagonizando, a la postre, un enfrentamiento con la policía estatal.

Con la llegada del presidente programada para la 1:30 de la tarde, los maestros —portando playeras con la leyenda “Me Canso Ganso”— bloquearon el camino a la espera de que los atendiera. A la vez que lanzaban ronda tras ronda de ataques, insultos y consignas en contra de Aureoles. A quien tachaban de “rata” por el problema del pago salarial que llevó a la toma de las vías y la intervención del gobierno de México.

Pasó la hora marcada y otra más, espera que, junto al calor del día, mitigaron la protesta y parte del contingente que se había dado cita para ver a López Obrador. Finalmente, cerca de las 3:30, el presidente llegó a bordo de su camioneta negra y acompañado de su ayudantía. La cual pronto se vio superada por la euforia de los michoacanos y la ira de los maestros.

Ni siquiera los elementos que escoltaron a Aureoles para entrar, incluso cuidándole que no se ensuciara la camisa, bastaron para organizar el tumulto. El gobernador, sabiendo que “iba a haber jaloneo”, optó por portar una protección para la espina dorsal, de la que fue operado antes de asumir el cargo, que le cubría el torso completo. Por lo que muchos presentes consideraron que portaba un chaleco antibalas.

A medida que López Obrador avanzaba por el pasillo rumbo al presídium, su ayudantía montaba una barricada tras otra para impedir que la multitud lograra alcanzarlo. Al ver su paso bloqueado, las partes discordantes recurrieron a los empujones, insultos, lanzamientos de botellas de plástico. Conato de bronca no observado por el presidente.

Finalmente inició el evento, 2 horas tarde, con la bienvenida de Aureoles, siendo recibido por un duelo de porras a favor y en contra suya, el gobernador recitó su discurso sin inmutarse, ausente de la lucha de masas frente a él. Además de una andanada de protestas, Aureoles se puso a disposición del presidente porque “queremos así alcanzar soluciones de fondo, asuntos añejos que requiere resolver Michoacán, sobre todo, en materia de seguridad y en materia educativa”.

Tocó el turno a López Obrador quien, tras una ovación que sacudió Tierra Caliente, enfrentó la situación haciendo un llamado a la unidad y recurriendo a una consulta a mano alzada. “Que levante la mano el que quiera pleito. Que levante la mano el que quiera reconciliación. Hay que unirnos. Si queremos pleito, hay que declararle el pleito a la corrupción, acabar con la corrupción, desterrar la corrupción y lo vamos a lograr. Me canso ganso”.

Con Huetamo de su lado, el presidente ofreció disculpas por la demora. En pie de guerra porque “estoy en Tierra Caliente, caliente, caliente y me estoy calentando”, dijo haber venido para dialogar de frente. En vez de “quedarme en la Ciudad de México en una reunión controlada en la que solo entran los aplaudidores”. De paso, mencionando que, demás de viajar por carretera, lo hace sin guardaespaldas.

Para concluir su discurso, López Obrador aseguró que “no se puede ser rebelde sin causa. Nada de intransigencias y que estén esperando que así me van a provocar y que voy a usar la fuerza pública para que me acusen de represor, de autoritario. No, yo no soy lo mismo”. Agregando que “esos que se les dan de muy radicales, si se analiza bien son muy conservadores, porque no quieren la transformación”. Desatando cánticos de “¡Fuera CNTE!”

Así culminó el arranque de Producción para el Bienestar de López Obrador, el cual complementó con el Programa Nacional de Fertilizantes. El cual presentó unas horas después en Ciudad Atamirano, Guerrero, en la misma región de Tierra Caliente. En donde el gobernador Héctor Astudillo, quien hace unas semanas fue abucheado hasta que el presidente lo rescató, fue aplaudido y celebrado.

Comentarios

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones

Copyright © 2017 - 2018 La Hoguera