Connect with us

Nación

…Y ahora OCDE baja su pronóstico de crecimiento para México a 1.9%

OCDE estima contracción de 4.5% en el PIB mundial
Foto: Especial

Luego de que ayer el Banco Mundial recortara su expectativa de crecimiento del Producto interno Bruto (PIB) de México, ahora es la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que baja a 1.9 por ciento la proyección de crecimiento de la economía del país para 2022 que de acuerdo con su estimación de diciembre pasado esperaba que México alcanzara 3.28 por ciento.

En tanto que la previsión de alza de la inflación, la OCDE estima que pase de 4.4 por ciento a 6.9 por ciento para lo que resta de 2022, esto es consecuente a lo que estiman otros organismos económicos y el propio Banco de México (Banxico) en que los precios del mercado continuarán por encima de lo planteado a finales de 2021.

“La turbulencia geopolítica, producto de la guerra en Ucrania, ha generado una nueva fuente de incertidumbre para la economía mexicana. Si bien los lazos comerciales y financieros con los países en conflicto son débiles, las exportaciones mexicanas se verán afectadas indirectamente, principalmente a través de la economía estadounidense”, puntualizó la OCDE en su actualización de ‘Proyecciones de crecimiento anual del PIB’ de junio 2022.

E hizo hincapié que la única manera de reactivar la economía nacional será logrando mayor consumo interno, y a ello se sumará la recuperación del sector turístico de manera sostenida, pues durante la pandemia fue una de las áreas económicas que más disminución padeció.

Te puede interesar: Banco Mundial recorta de 2.1 a 1.7% pronóstico de crecimiento de PIB de México para 2022

Respecto a la proyección de crecimiento mundial se prevé que se “desacelere bruscamente” hasta situarse en 3 por ciento este 2021 y 2.8 por ciento en 2023, cifras muy por debajo de lo proyectado en diciembre de 2021 cuando se pronosticaba 4.5 por ciento.

«Esta desaceleración es directamente atribuible a la guerra de agresión no provocada e injustificable de Rusia, que está ocasionando un descenso de los ingresos reales, una desaceleración del crecimiento y menos oportunidades de empleo en todo el mundo», dijo Matthias Cormann, secretario general de la OCDE.

Por ello, advirtió que muchas economías de bajos ingresos y emergentes “se verán particularmente afectadas” por el aumento de los precios de los alimentos y de la energía, la ralentización del crecimiento de la demanda en sus mercados de exportación y la posibilidad de sufrir salidas de capitales, en la medida que suban los tipos de interés en los países avanzados.

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad


Publicidad

Recomendaciones